La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha informado esta noche de que los alrededor de mil ciudadanos españoles que están en Túnez, entre residentes y turistas, se encuentran bien y no está planeado evacuarlos al no haber por el momento riesgo para su integridad física.

Jiménez ha asegurado que todos los españoles están localizados y se les ha recomendado permanecer en sus casas u hoteles durante el toque de queda y extremar las precauciones hasta que se restablezca la calma después de los disturbios de los últimos días que han obligado al presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Alí, a abandonar el país después de 23 años en el poder.

La ministra ha hecho estas declaraciones a los periodistas al término de un acto en la Embajada de Polonia en España. Ha advertido que "las circunstancias pueden cambiar de un momento a otro", pero ha insistido en que por ahora "no hay riesgo" y no está previsto ningún plan de repatriación de los españoles, medida que tampoco han tomado otros países de la UE.

La titular de Exteriores ha señalado que en caso de que se tuviera que activar un plan de emergencia, se trataría de hacer de forma coordinada entre los socios europeos. Del millar de españoles unos 600 son residentes y el resto turistas.