Entre las seis víctimas del ataque de este sábado en un acto político de los demócratas en Tucson, Arizona, figura el juez federal John Roll también perdió la vida durante el tiroteo. Roll había participado en varios casos sobre inmigración y también había recibido amenazas. En este sentido, fue amenazado de muerte en 2009 tras dictaminar que una demanda 32 millones dólares (24,8 millones de euros) presentada por varios inmigrantes ilegales en contra de un ranchero de Arizona podía seguir el trámite judicial.

Durante una tarde, Roll llegó a recibir más de 200 llamadas telefónicas en las que las personas al otro lado de la línea amenazaron al juez y su familia. Asimismo, estas personas colgaron datos personales sobre Roll en Internet. En una entrevista con el diario 'The Arizona Republic' a mediados de 2009, Roll dijo que tanto él como su mujer estuvieron bajo protección policial desde hacía un mes. "Fue enervante e invasivo, pero así debía ser", agregó Roll. A finales de ese mes, Roll aseguró que cuatro hombres habían sido identificados como los responsables de las amenazas.

"Creo firmemente que no hay nada en contra de criticar una decisión judicial, pero cuando se llega a las amenazas, es un asunto totalmente diferente", puntualizó Roll. En principio, la muerte de Roll en el tiroteo se habría debido a la mala suerte, ya que paró en el acto político por casualidad. Roll salió de un supermercado cercano cuendo vio al ayudante de la congresista Gabrielle Giffords, Ron Barber, y se paró a saludarle, según ha señalado la portavoz de Giffords. Poco después, el pistolero abría fuego contra la masa, hiriendo a Giffords y Barber y matando a Roll.

"Desgraciadamente se encontraba en el lugar equivocado en el momento equivocado", ha asegurado una fuente judicial que ha hablado bajo la condición de anonimato ya que la investigación todavía está en curso, según recoge el diario estadounidense 'The Washington Post'.

Roll comenzó su carrera como agente judicial en el Tribunal Superior del Condado Pima. Fue un abogado asistente de la ciudad de Tucson y trabajó como fiscal penal en el Condado de Pima antes de unirse a la oficina del Fiscal de Estados Unidos en 1980, donde se especializó en la persecución de casos de drogas.

Posteriormente, fue designado en la Corte de Apelaciones de Arizona en 1987 y sirvió hasta que fue nombrado para el Tribunal Federal por el presidente George H. W. Bush en 1991. Comenzó a trabajar como juez presidente en 2006.

Muere una niña nacida el 11-S

Por otra parte, otra de las víctimas mortales del ataque ha sido una niña de nueve años de nombre Christina Taylor Greene y cuya corta vida ha estado marcada al inicio y al final por la tragedia, dado que nació el 11 de septiembre de 2001.

Según declaraciones que hoy recoge la prensa local, sus familiares vieron su nacimiento como un signo de esperanza en medio de la tragedia que invadió Estados Unidos con motivo de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, en Washington.

Inteligente y preocupada por su entorno, la pequeña había sido elegida recientemente presidenta del Consejo Estudiantil de la Escuela Elemental Mesa Verde, un hecho que le despertó su interés por la política, según dijo su padre, John Greene.

"Era muy buena hablando en público. La veía fácilmente dedicándose a la política", dijo su padre a los medios.

Este sábado, decidió acudir con un vecino a escuchar a la congresista de su estado, Gabrielle Giffords, que sufrió un disparo en la cabeza y se encuentra en estado crítico.

La pequeña también resultó herida en el ataque y falleció en el hospital, en tanto que la persona que la acompañaba, y que sufrió cuatro disparos, ha sobrevivido.

La niña, según palabras de su madre, Roxanna Greene, "sólo quería ayudar a la gente e involucrarse en los temas que le interesaban". "Es muy trágico. Acudió al acto porque quería aprender, pero alguien con mucho odio en su corazón decidió quitar la vida a personas inocentes", agregó.

La niña procedía de una familia vinculada al béisbol. Su abuelo, Dallas Greene, fue un jugador de las Grandes Ligas, y posteriormente fue director de los Philadelphia Phillies en la época en que el equipo ganó la Serie Mundial, en 1980; y su padre está vinculado a Los Angeles Dodgers.