Kostunica acusó a la OTAN de "aplicar una política de fuerza contra Serbia", en referencia a los enfrentamientos de hoy entre tropas de la KFOR y grupos de serbios en la localidad de Mitrovica, en el norte de la provincia, los incidentes más graves desde la proclamación unilateral de independencia.

"Hemos iniciado las consultas necesarias con Rusia sobre la reacción conjunta necesaria para detener todas las formas de violencia contra los serbios", indicó Kostunica, quien también explicitó la posibilidad de invitar en misión de paz al norte de Kosovo a un contingente militar ruso.

Kostunica expresó su "dura condena al uso de la fuerza contra los serbios de Kosovo que se oponen a la creación de un estado falso en el territorio de Serbia" y recordó que el Consejo de Seguridad de la ONU "tiene la plena responsabilidad de garantizar la seguridad de los serbios de Kosovo de acuerdo con la resolución 1244".

Rusia considera un acto ilegal la declaración de independencia de la provincia y asegura que no se quedaría de brazos cruzados si los serbios de Kosovo eran atacados.

Hoy mismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso pidió contención a la Policía de la misión internacional tras los incidentes de Mitrovica. "Un giro de los acontecimientos que lleve a la violencia y los enfrentamientos no puede permitirse", explica el Ministerio. "La presencia internacional debería mostrar contención y actuar estrictamente en concordancia con su mandato" de Naciones Unidas, agrega.

Los incidentes de hoy son, según el comunicado, la consecuencia directa de la "ilegal" declaración de independencia y el rechazo a que los serbios vivan allí.