El ministro de Asuntos Europeos, Frans Timmermans, trasladó al embajador que el "Gobierno holandés está extremadamente preocupado por las informaciones que indican que mucha gente ha sido asesinada en los choques entre manifestantes tibetanos y autoridades chinas", según un comunicado del Ministerio.

Pidió por ello al Gobierno chino "más apertura sobre la situación actual en el país, por ejemplo, permitiendo el acceso a la prensa internacional"

Timmermans, en nombre del ministro de Exteriores, Maxim Verhagen, explicó que Holanda querría ver a las autoridades chinas "buscar soluciones pacíficas a los problemas que están en la raíz de la inquietud actual", y subrayó "la importancia del respeto a los derechos humanos."

Por su parte, el embajador evocó en la reunión los incidentes acaecidos en la sede la embajada de China en La Haya ayer, domingo, cuando un centenar de manifestantes que protestaban por la situación en Tibet atacó la legación y produjo daños en su valla.

Timmermans aseguró que Holanda cumplirá sus obligaciones internacionales, garantizará la seguridad de la embajada, y afrontará los daños ocasionados "de la manera habitual y en consulta con las autoridades chinas", según la nota.