"Dejamos la mayoría", "la experiencia de este centro-izquierda se ha acabado", declaró el ministro dimisionario en el marco de una conferencia de prensa, durante la que oficializó la salida definitiva de su partido de la coalición política que actualmente forma Gobierno.

Mastella dimitió el jueves pasado tras el arresto domiciliario de su mujer, Sandra Lonardo, que es la presidenta del Consejo Regional de la región de Campania (Sur de Italia), en relación con un caso de corrupción y 'clientelismo' en el ámbito de la sanidad pública y en cuya lista de investigados también figura el ex ministro.

En un primer momento, la Udeur confirmó su apoyo "externo" al Ejecutivo Prodi, a pesar de haber quedado fuera del Gobierno. No obstante, esta decisión empezó a tambalearse cuando la formación condicionó su apoyo a una moción de reconocimiento a Mastella que deberá votarse mañana en el Parlamento.

Finalmente, llegó el 'no' definitivo de la formación a seguir apoyando al Gobierno, en caso de que éste sea sometido a una moción de confianza, cosa que, con toda probabilidad, podría tener lugar este mismo miércoles con ocasión de la moción de confianza contra el ministro de Medio Ambiente, Alfonso Pecoraro Scanio, por la crisis de las basuras de Nápoles.

Mastella, que ha enviado una carta a Prodi comunicándole su decisión, señaló que ahora, el objetivo de su partido es ir a las elecciones. "Doy las gracias a Prodi por el espléndido y prestigioso encargo de ministro y a pesar de que haya sido dramático. La relación humana con él permanecerá siempre, pero la experiencia política con el centro-izquierda está cerrada", manifestó.

Desde hacía ya tiempo, la Udeur y sus amenazas de crisis se habían convertido en uno de los principales quebraderos de cabeza para el ya inestable Ejecutivo de Roma. A pesar de que sólo obtuvo el 1,4% de los votos en las pasadas elecciones, este pequeño partido cuenta con tres senadores y 14 diputados en el Parlamento.

Con todo, el posicionamiento de Mastella abre el camino hacia una verdadera crisis de Gobierno. Tanto es así que, nada más conocer la noticia, Prodi convocó a algunos de sus máximos colaboradores a una reunión de urgencia que está teniendo lugar a estas horas en la sede del Gobierno italiano.

Por su parte, los partidos de la oposición no tardaron en pedir la dimisión de Prodi y la intervención del Presidente de la República, Giorgio Napolitano, ya que "la salida de un partido de la mayoría es un hecho que tiene relevancia institucional", señaló el líder de la Unión de Demócratas Cristianos (UDC), Pierferdinando Casini.