A ello también ha contribuido un cambio de dirección de esos vientos lo que ha permitido la entrada en la zona de brisas más frescas procedentes del mar.

Sin embargo, las autoridades advirtieron de que muchos de los siniestros aún persisten y que están lejos de estar totalmente controlados.

En el condado de San Diego, uno de los siete más afectados por las llamas que han arrasado una superficie de más de 1.800 kilómetros cuadrados y destruido miles de viviendas, los incendios seguían avanzando, señalaron.

Ante el mejoramiento de las condiciones climáticas, las autoridades cancelaron la orden de evacuación para algunos sectores de San Diego y el alcalde de la ciudad, Jerry Sanders, ordenó hoy el cierre mañana del estadio Qualcomm, que en los últimos días albergó a más de 10.000 personas desplazadas por los siniestros.

Pero las buenas noticias se vieron enfriadas por el hallazgo de cuatro cuerpos carbonizados cerca de la frontera con México, lo que elevaría a 14 las muertes causadas por los incendios

Un portavoz del Servicio Médico del condado de San Diego dijo que los cadáveres fueron descubiertos en una zona de Barrett Juction, junto al límite fronterizo y a unos 15 kilómetros de la ciudad mexicana de Tecate. Se trata de tres hombres y una mujer.

Añadió que hasta el momento no se ha determinado cuándo murieron o si fueron víctimas de los incendios.

Sin embargo, Matthew Johnson, portavoz de la Patrulla Fronteriza, señaló que los cuerpos fueron descubiertos cerca de uno de los focos de incendio.

Las muertes "parecen estar vinculadas" a los incendios, señaló el portavoz, quien agregó que los cuerpos serán entregados a las autoridades del condado para su identificación.

Pero fuentes de la Patrulla Fronteriza no descartaron que se trate de inmigrantes ilegales porque la zona es considerada "un corredor" para quienes entran furtivamente al territorio estadounidense.

"No se sabe cuándo murieron y es posible que hayan estado allí algún tiempo", dijo una fuente de la Patrulla.

Hasta ahora, las autoridades han confirmado la muerte de tres personas como consecuencia directa de los incendios y de siete más durante las operaciones de evacuación.

Paralelamente, las autoridades anunciaron hoy que recompensarán con hasta 150.000 dólares cualquier información que conduzca a la captura de los autores de los incendios.

El jefe de bomberos del condado de Orange, Chip Prather, informó de que la recompensa fue ofrecida tras constatarse que al menos uno de los incendios, en la zona de la localidad de Santiago, fue provocado deliberadamente.

"Se trata de un caso confirmado de piromanía. Se encontraron las pruebas en el sitio", indicó.

Prather explicó que a la recompensa contribuirán la oficina del gobernador Arnold Schwarzenegger, la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos y la Oficina Federal de Investigación (FBI) con 50.000 dólares, cada una.

Para recibir la información las autoridades estatales abrieron una línea telefónica gratuita y Schwarzenegger advirtió de que cualquiera que sea declarado culpable de ser autor de los incendios recibirá un duro castigo de la justicia.

Entre tanto, las autoridades del Departamento de Bomberos de Los Ángeles investigaban a un hombre, identificado como Catalino Pineda, que habría causado uno de los incendios en el valle de San Fernando al noroeste de la ciudad.

La portavoz de ese departamento, Kate Lopez, dijo a la cadena de televisión CNN que Pineda fue arrestado el miércoles después de que testigos dijeron haberlo visto cuando prendía fuego a una ladera y se alejaba del lugar.