El ataque más mortífero tuvo lugar en un mercado chií de Sadriya, donde un coche bomba estalló, matando a al menos 112 personas e hiriendo a otras 115, según indicó un responsable del hospital Al Kindi, Raad Muhsin, hasta donde fueron trasladadas las víctimas.