Según el sacerdote Martinho Gusmao, portavoz de la Comisión Electoral Nacional, Ramos Horta encabeza los votos en Dili, la capital del país, donde viven unos 160.000 habitantes del total del país, con un censo de alrededor de un millón.

Gusmao declaró que en Dili siguen al primer ministro a una distancia muy corta el líder del gubernamental Fretilin, Francisco Guterres, así como Fernando Araujo, del Partido Democrático, y Francisco Xavier do Amaral, de la Asociación Social Democrática Timorense.

A partir de estos datos, el religioso mostró sus dudas de que esos candidatos consigan más del 50 por ciento de los votos válidos emitidos, por lo que dentro de 30 días debería celebrarse una segunda ronda entre los dos más votados.

Gusmao desmintió también las informaciones aparecidas hoy en el "Timor Post" y en el "Suara Timor Lorosae", los dos diarios más importantes del país, en el sentido de que Ramos Horta obtendría la mayoría de los votos capitalinos.

"Desconozco de donde obtuvieron su información esos dos diarios, pero son inexactos y poco fiables, porque nuestros datos muestran muy poco margen entre los candidatos citados", señaló el portavoz a los periodistas.

Añadió que sus datos provienen de un escrutinio de 108 colegios electorales de los 113 instalados en Dili, lo que supone el 80 por ciento del recuento de la capital.

Esas cifras fueron rechazadas después por Mari Alkatiri, ex primer ministro y secretario general del Fretilin, que indicó por teléfono a Efe que no son extrapolables al conjunto de la nación.

"No podemos tomar a Dili como un barómetro para buscar un ganador de las elecciones", señaló Alkatiri, que se mostró convencido de la victoria de Guterres y de que no se requerirá una segunda vuelta.

"Lu-Olo (el alias de Guterres durante su época de guerrillero contra la ocupación indonesia) no necesita una segunda ronda porqué él y el Fretilin ganarán de forma absoluta", indicó Alkatiri.

El Fretilin, el partido que lideró la lucha por la independencia de Indonesia, cuenta con un mayor número de simpatizantes en las áreas rurales, pero sufrió cierto desgaste político en Dili tras los violentos sucesos de mediados de 2006.

La ola de violencia se originó tras la orden de Alkatiri, entonces primer ministro, de expulsar a unos 600 militares que se habían declarado en huelga para denunciar el nepotismo en el Ejército.

La expulsados comenzaron entonces una serie de manifestaciones en Dili que fueron reprimidas por las fuerzas del orden, a lo que siguió una fase de violencia que provocó la muerte de unas 30 personas y el abandono de sus hogares de más de 100.000.

La crisis se atajó en parte tras la dimisión de Alkatiri, que fue sustituido por Ramos Horta, un aliado del actual presidente, Xanana Gusmao.

Está previsto que los resultados preliminares de las elecciones presidenciales se conozcan este miércoles, mientras que la Comisión Electoral Nacional planea anunciar el resultado oficial el 19 de abril.

Tanto si se produce una segunda vuelta o los comicios se deciden en la primera, deben de ir seguidos de unas legislativas en junio o julio, de las que saldrá un primer ministro.

A ellas ha anunciado su candidatura Xanana Gusmao tras formar su propio partido, el Congreso Nacional de la Reconstrucción Timorense, que cuenta con el apoyo Ramos Horta, que se presenta a las presidenciales como independiente.

Según los analistas, ambos buscan acabar con la mayoría que tiene el Fretilin en el Parlamento y conducir al país por una senda alejada de la tradicional agenda de izquierda de ese partido.