"Con el fin de mostrar la clara resolución de la comunidad internacional contra el desarrollo nuclear de Corea del Norte, continuaremos aplicando las sanciones financieras de forma firme", apuntó Omi, según la agencia local Kyodo.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó por unanimidad hace un mes la resolución 1718 tras la prueba nuclear realizada el 9 de octubre por Corea del Norte.

De acuerdo con esa resolución, los miembros de la ONU pueden imponer sanciones diplomáticas y económicas al régimen de Pyongyang, entre las que se incluye el veto a las exportaciones de productos de lujo, algunas armas convencionales y armas de destrucción masiva.

El pasado día 15, el Gobierno japonés aplicó una orden que prohíbe exportar 24 productos de lujo a Corea del Norte, por los que el año pasado se ingresaron 1.100 millones de yenes (9,3 millones de dólares).

Entre otros, el embargo incluye productos como carnes, atún, caviar, cigarrillos, artículos de piel, automóviles, motocicletas, joyas, relojes, electrodomésticos y objetos de arte.

En la actualidad, el negociador de EEUU en el diálogo multipartito sobre la crisis nuclear norcoreana, Christopher Hill, trata de alcanzar en Pekín un acuerdo con las autoridades chinas para convocar una nueva fase de conversaciones multipartitas sobre Corea del Norte.

El diálogo a seis bandas (entre ambas coreas, EEUU, Japón, Rusia y China) está estancado desde hace un año y el pasado 1 de noviembre Corea del Norte afirmó que su regreso a esa conversaciones depende de las sanciones financieras que le impuso Washington.

Pyongyang abandonó el diálogo a seis bandas hace un año como boicot por las sanciones unilaterales impuestas por Washington a diversas entidades norcoreanas acusadas de blanqueo y falsificación de dinero para la venta de armas no convencionales.