Al menos 48 empleados de Agip, compañía subsidiaria de la petrolera italiana Eni SpA, permanecían bajo cautiverio en el sur del país desde que un grupo de protestantes armados tomaran la refinería de la empresa situada en la región de Tebidaba el pasado lunes, cancelando la producción de 50.000 barriles de petróleo diarios.

Un portavoz de la compañía bajo el anonimato declaró que seis de los rehenes escaparon ayer y consiguieron llegar a una localidad vecina, donde fueron atendidos por miembros de la empresa. Posteriormente, la compañía informó en su página web que los seis trabajadores llegaron a las instalaciones de la empresa en Puerto Hartcourt, mientras que informó de otros dos rehenes que también habían conseguido escapar y volver a sus hogares.

Según el comisario de Policía de Bayelsa, Hafiz Ringim, los secuestradores exigían un rescate de 58.000 dólares para liberar a los rehenes. "Las negociaciones prosiguen, pero esta gente siempre pide dinero", afirmó Ringim. "La mayoría de estos secuestros siempre tienen que ver con el dinero", concluyó.