La fosa fue descubierta el lunes en la zona de Bab Tueg, en el centro de Kerbala, a unos 500 metros de los santuarios chiíes, explicaron las fuentes, sin dar a conocer más detalles.

Esa ciudad acoge, entre otros lugares venerados por los chiíes, la tumba del imán Ali, yerno y primo del profeta Mahoma.

Esta es la última de las cerca de 300 fosas comunes descubiertas en Irak tras la caída del régimen de Sadam Husein, en abril de 2003.

Por otro lado, la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica (ASRI), el principal partido chií de Irak, anunció hoy que uno de sus miembros fue asesinado esta mañana en la ciudad de Nayaf (sur), también de especial importancia para la comunidad chií.

Por su parte, el ministro iraquí de Interior, Baquer Yabr, anunció hoy la puesta en libertad de 76 personas que habían sido detenidas por su presunta relación con acciones de violencia, pero que "no se han encontrado pruebas en su contra".