El presupuesto total para la defensa de Japón bajará en un 0,9 por ciento, hasta los 4,8 billones de yenes (40.108 millones de dólares).

Aunque el gasto de defensa para el año próximo supone el cuarto recorte consecutivo anual, no incluye la reorganización de las bases estadounidenses en Japón y se prevé que el gasto final supere al del 2005, según Kyodo.

El Gobierno japonés pedirá un presupuesto adicional de defensa donde se cuenten los gastos de un plan que está pendiente de la aprobación final entre Tokio y Washington en marzo.

El presupuesto de defensa aprobado hoy por el Consejo de Ministros superó en unos 2 millones de dólares el borrador del ministerio de Finanzas, pero no alcanzó el aumento anual del 1,2 por ciento pedido por la Agencia de Defensa.

Para el gasto para el escudo de misiles que Japón desarrollará con Estados Unidos y el despliegue este año de proyectiles tierra-aire para interceptar, las autoridades de Defensa habían pedido inicialmente 150.000 millones de yenes (1.250 millones de dólares).

En esa partida se incluyen 3.000 millones de yenes (25 millones de dólares) para el desarrollo del Standard Missile 3 con poder de interceptar y 18.900 millones de yenes (157 millones de dólares) para el FPS-XX sistema de radar de misiles.

En el gasto militar de 2006 se contabilizan además unos 123 millones de dólares para mantener las tropas japonesas en Irak hasta fin del año, un monto similar al del ejercicio en curso.

Los presupuestos totales del Estado japonés, que bajaron un 3 por ciento anual y serán de 79,68 billones de yenes (664.000 millones de dólares), deberán ser aprobados en las sesiones parlamentarias que comienzan en enero.