Proyectos Municipales 2020

Mazarrón centra sus inversiones en su patrimonio histórico-cultural

El Ayuntamiento de Mazarrón pretende resaturar dos de los edificios más simbólicos del pueblo: el Casino y la Casa de la Cañadica

03-03-2020Meneame
Ginés Campillo, primer teniente de Alcalde
Ginés Campillo, primer teniente de Alcalde. Ginés Campillo
.

L. O. Recientemente, Mazarrón aprobó sus presupuestos generales para el ejercicio 2020, un caso atípico ya que la mayoría de los municipios de la Región gobernados por una coalición no cuentan con esta garantía de estabilidad. El primer teniente de Alcaldía de Hacienda y portavoz del grupo de Unión Independiente en el consistorio, Ginés Campillo, nos ha detallado las acciones y proyectos puestos en marcha tras sacar adelante las cuentas municipales que se ajustan, por primera vez en Mazarrón, a su año natural y de ejecución.

¿Cómo ha sido posible en Mazarrón el acuerdo para aprobar los presuspuestos en un gobierno de coalición?

Negociación, consenso y sentido común. Esa es la fórmula. Nada más acceder al gobierno municipal el pasado junio, empezamos a trabajar en la elaboración de unos presupuestos generales con vistas, no a un año, sino a toda una legislatura, y sobre todo que tuvieran en cuenta la participación de todos los grupos políticos que forman la corporación municipal.

De este modo, sentaríamos las bases para que, gobernara quien gobernara en el futuro, los proyectos tuvieran una continuidad en el tiempo en beneficio del desarrollo permanente de Mazarrón.

¿Cuáles son los proyectos más destacados que contemplan los presupuestos 2020?

En concreto, este 2020 arranca con una fuerte apuesta por la recuperación del patrimonio histórico y cultural, con el rescate de los proyectos de restauración de dos edificios decimonónicos de gran simbolismo para los mazarroneros. Hablo del Ateneo Cultural, o Casino, y de la Casa de La Cañadica. Cada uno de estos programas cuenta con una dotación que ronda el millón de euros, necesarios para salvarlos de su estado de ruina y adecuarlos a la vida sociocultural del municipio.

Posiblemente, el Casino se reconvierta en un espacio para la tan necesitada juventud, mientras que la mansión solariega será un museo etnográfico y de interpretación de la minería. Evidentemente, esos son los proyectos más cercanos y visibles a la fecha, pero no los únicos.

¿Qué otras inversiones de calado se realizarán en los próximos meses?

Por ejemplo, también contemplamos la redacción, por un valor de 150.000 €, del proyecto del museo que se construirá en el entorno del faro y que albergará el Mazarrón II, el pecio fenicio cuya extracción está siendo valorada por la comisión que integramos las administraciones local, autonómica y estatal. En este sentido, hemos aumentado nuestro apoyo financiero a las campañas de arqueología subacuática ante las continuadas evidencias del gran tesoro que el mundo fenicio dejó bajo nuestras aguas.

No suele ser habitual encontrar una apuesta tan fuerte por el patrimonio histórico en un gobierno, ¿por qué seguir esta línea?

Hay quien piensa que apostar decididamente por el patrimonio y la cultura es tirar el dinero. Sin embargo, ahí tenemos el resultado de confiar durante décadas la economía local a un turismo de sol y playa. Como consecuencia, hoy tenemos una población que, en su mayoría, depende de un sector servicios que no logra escapar de la estacionalidad.

Ya es hora de que demos un giro y marquemos el nuevo rumbo llenando de contenido nuestra oferta como destino turístico. Pero nuestra apuesta es, en general, de lavado de cara del municipio a través de actuaciones como el diseño de un Plan de Choque que lleve a las calles de Mazarrón, Puerto y Pedanías al siglo XXI.

¿A qué se refiere exactamente con lavar la cara al municipio, y en qué consiste ese Plan de Choque?

Hay un clamor social en Mazarrón, ya que es una realidad evidente, de que la localidad está sumida en un atraso desde hace bastantes años en cuanto a asfaltado, aceras y alumbrado. De manera que, según dónde te ubiques, encuentras distintas y contrastadas caras de Mazarrón cuando todos los vecinos pagan justamente sus impuestos.

Por ello, hemos dotado este primer año los presupuestos con 120.000 € para la redacción de un proyecto de reposición de vías y espacios públicos y con otros 95.000 € el desarrollo de otro programa para la remodelación de parques y jardines. Todo esto se irá haciendo realidad una vez conozcamos el cierre del ejercicio 2019.

Hablemos de Cultura. Como concejal del área, ¿qué importancia se le da a la cultura desde el Ayuntamiento y qué actividades culturales se van a poner en marcha?

Desde que Unión Independiente entró en la política municipal en 2011, nuestra acción de gobierno ha tenido un marcado carácter cultural. Precisamente esta semana presentamos ‘Mares de papel’, un evento de pensamiento y literatura que va a convocar el encuentro con autores de máximo nivel. En los meses de marzo y abril tendremos en el Centro Cultural a Luis Alberto de Cuenca, Fernando Schartz, Santiago Posteguillo y Marta Robles.

Otra de las líneas maestras en las que trabajamos en la concejalía es llevar la cultura a la calle, limitando el número de exposiciones que se hacen en sala y abriéndonos a eventos en el exterior. Muy pronto, podremos dar más detalles de lo que estamos preparando. También estamos diseñando, junto a los centros escolares del municipio, una serie de cursos formativos en historia y estenografía para que los más jóvenes conozcan sus raíces e identidad.

Urbanismo es otra de las delegaciones que ostenta, ¿qué ambiciona en esta materia tan importante para un municipio como Mazarrón?

Sin duda, la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana. Sin eso no es factible el desarrollo del municipio, ni la gran mayoría de las inversiones que se quieran realizar. Lograr este fin pasa por la remodelación de la propia concejalía a nivel administrativo, dotándola de una figura tan necesaria como la de Jefe Coordinador de Urbanismo, cuyas bases saldrán muy pronto.

Igualmente, la apuesta por proyectos razonables, algunos de ellos muchos años paralizados por la inacción, como la ejecución de las fases 3 y 5 de Bahía, vendrán a cambiar, radicalmente, la localidad en cuanto a imagen y oferta de plazas hoteleras. Aunque esto no es flor de un día, espero y confío en que al final de la legislatura sea una realidad.