AgroEX
laopinióndemurcia.es >AgroEX>

«La tentación de arrancar cepas y plantar almendros es muy grande»

Entrevista

«La tentación de arrancar cepas y plantar almendros es muy grande»

Francisco Carreño Sandoval, Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bullas

22-09-2015TuentiMeneame
Francisco Carreño Sandoval, Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bullas
Francisco Carreño Sandoval, Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bullas

JOAQUÍN VALLÉS Entre estudiantes y cepas. Durante los próximos cuatro años, Francisco Carreño volverá a compaginar su trabajo de profesor en la facultad de Economía y Empresa de la UMU con la presidencia del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de Bullas. Recuperar el apoyo de la Administración regional, conservar el patrimonio natural que suponen las cepas centenarias del Noroeste o incentivar el relevo generacional en el campo son algunos de los objetivos que se ha marcado.

Productores de uva y bodegueros han vuelto a confiar en usted para llevar las riendas del Consejo Regulador de la denominación de origen Bullas durante los próximos cuatro años. ¿Qué retos se plantea en esta nueva etapa?
Por un lado, continuar luchando por defender la necesidad de conservar las figuras territoriales de calidad, como lo es la denominación de origen Bullas, figuras que fuera del Mediterráneo cuestan digerir ante la creciente tendencia global de liberalizar los mercados; de conservar un producto, como es la uva Monastrell y el vino como elementos vertebradores del medio rural, valorizar su cultura y hacer que sean motores de otras actividades como el turismo enológico. Por otro lado, impulsar la promoción de la D.O. dentro del país, objetivo para lo que necesitamos recuperar el apoyo de la Administración regional...

De momento, el grifo de la Comunidad sigue cerrado...
A consecuencia de la crisis, la Comunidad, de la noche a la mañana, anuló los fondos para el sector vitivinícola murciano, ayudas que suponían el 60% de los ingresos del Consejo Regulador. En la toma de posesión de mi cargo aproveché la presencia de la consejera de Agricultura para insistir en la necesidad de recuperar dichas ayudas, que en su día jugaron un papel fundamental para el posicionamiento de la denominación de origen. Martínez-Cachá se ha comprometido a hacerlo.

La puerta de las ayudas sí se ha abierto en Europa...
En este aspecto, los grupos de Acción Local están haciendo un gran trabajo para la consecución de Fondos Agrarios de Desarrollo Rural y que Europa respalde proyectos de promoción al sector, como en su día lo fue la construcción del Museo del Vino. En breve comienza un nuevo periodo de programación en el que se contemplan varias líneas estratégicas relacionadas con el vino.

Sin financiación, ¿cómo se las han apañado para promocionar el vino de Bullas?
A pesar del escaso presupuesto, con una gota en el océano se pueden hacer muchas cosas. Hemos sacado cada año nuestro Certamen de Calidad, nos hemos unido a otras denominaciones de origen de la Región, no solo de vino sino de otros productos, para acercarnos al ciudadano a través de ferias. Mediante esta fórmula hemos podido estar este verano en el Certamen del Cante de las Minas o en la Semana de la Huerta del Mar. También contamos con la buena disposición de los ayuntamientos de los municipios que abarca el área geográfica de la denominación de origen.

A pesar de estos esfuerzos, los vinos regionales siguen sin ser profetas en su tierra...
Desgraciadamente, los vinos murcianos son más apreciados y premiados fuera que dentro del país. Quizás por la abundancia en esta tierra tan generosa de productos de alta calidad nos hace que no seamos capaces de valorarlos en su justa medida. A mi me han puesto verde y he sido duramente castigado en los medios por decir que en los actos oficiales de la Administración se debería servir exclusivamente vino de la tierra. Algo que desde fuera lo verían obvio. Da vergüenza que cuando recibimos a delegaciones extranjeras y visitamos un restaurante, éste no tenga en su carta vino de nuestras denominaciones de origen.

¿Cuál es el principal problema que tienen los productores en estos momentos?
La liquidación. Tenemos que aspirar a que el precio de la uva cubra el coste de producción. Muchos productores están teniendo la tentación de arrancar viñedos y plantar almendros en su lugar, con los que se están obteniendo mayores ganancias. Hemos construido un edificio espectacular con los vinos y ahora los cimientos, que son las uvas, se están desquebrajando. La calidad de nuestras viñas se fundamenta en sus años, ya que las cepas viejas producen menos uva pero de mayor calidad. Por tanto, arrancar un viñedo antiguo es cargarse parte de nuestro patrimonio. Hay que intentar evitar esta hemorragia. Desgraciadamente, en Caravaca o las zonas altas de Lorca ya se está viviendo este cambio de cultivos.

Es un gran defensor del movimiento cooperativista. ¿Qué importancia tiene esta fórmula empresarial para el sector ?
Las cooperativas han sido la punta de lanza de todo lo que se ha conseguido en la denominación de origen Bullas. Sin embargo, tenemos que dar un paso adelante. Cada vez se hace más necesaria una nueva redimensión para ser más competitivos.

¿Está asegurado el relevo generacional en el sector?
Hace falta un relevo. Los jóvenes tienen una visión perversa sobre el trabajo en el campo. Incluso los familiares les animan a abandonar el pueblo y dedicarse a otra cosa. Esto está pasando en toda la agricultura. Tenemos un ganado extensivo excepcional, como es el cordero segureño, pero está desapareciendo por falta de pastores. Esto no ocurre en otros países como Francia, donde la gente prefiere vivir en el campo e incluso surgen importantes movimientos políticos en el medio rural. A pesar de esta dramática situación soy optimista y creo que pronto se va a producir un cambio de mentalidad de la sociedad española respecto al mundo rural. Esperemos que cuando se produzca no sea ya demasiado tarde.

¿Qué proyectos plantea para remarcar el carácter diferencial de la D.O. Bullas?
Una de mis propuestas es que en las botellas de nuestra denominación de origen se especifique que el vino está elaborado con uva que ha sido vendimiada a mano, algo que nos distingue de otras regiones productoras. Es un valor diferencial puesto que los métodos de recogida manual permiten que la uva llegue intacta a la bodega, mientras que la mecanización daña el grano y provoca que el mosto que se desprende comience a fermentar. Como siempre, esta indicación en el etiquetado merecerá la pena si somos capaces de trasladar este valor añadido al consumidor.

Como presidente de la Asociación Ruta del Vino de Bullas, ¿qué nuevas acciones se plantea?
El año pasado, junto a mis colegas de Jumilla y Yecla, con los que hay una buena sintonía, organizamos la I Feria del Enoturismo de Murcia. Ahora queremos repetir la experiencia y hacer una segunda edición en Cartagena.

¿Qué valoración hace de la presente vendimia?
Esperamos recoger más de cinco millones de kilos de uva. Esta campaña será muy buena en comparación con el año pasado, que fue dramática por la extrema sequía que hubo. Sin embargo, en el aspecto productivo seguimos estando por debajo de la media.