28 de noviembre de 2019
28.11.2019
CABECERA ENERGÍA
Especial

Diez claves para mejorar la eficiencia energética

Ser más eficientes permite reducir el consumo de energía necesario para fabricar un producto o para realizar un servicio sin llegar a disminuir la calidad del mismo

28.11.2019 | 04:00

La eficiencia energética es un reto que nos afecta a todos, a los ciudadanos en particular y a la sociedad en su conjunto. Consumir energía de forma responsable para garantizar que las reservas de la misma perduren en el tiempo y que la contaminación derivada de su utilización repercuta de forma mínima en el entorno.

Según datos emitidos, el consumo de energía previsto para 2030 supera en un 30% al del año 2010. La necesidad de alcanzar un nivel de seguridad energética que permita garantizar un suministro para todos y la creciente preocupación por el Cambio Climático nos obligan a encaminarnos hacia un nuevo modelo energético. La eficiencia energética constituye una valiosa herramienta para abordar estos retos, dado que la energía más limpia es aquella que no se consume. Ser más eficientes nos permite reducir el consumo de energía necesario para la fabricación de un producto o para la realización de un servicio sin disminuir la calidad del mismo. Es decir, gestionando de una forma eficiente la energía podemos mantener nuestro confort y calidad de vida, respetando a su vez el medio ambiente. Al disminuir la cantidad de combustible utilizado reduciremos las emisiones de gases de efecto invernadero y seremos menos dependientes de los, cada vez más escasos, recursos fósiles.
En este artículo se aportan algunos consejos prácticos que nos permitan ser más eficientes desde el punto de vista del uso de la energía.

Utilizar electrodomésticos eficientes

La eficiencia energética de un electrodoméstico es la capacidad del mismo para la realización de su función con un consumo de energía menor. La etiqueta energética de los electrodomésticos es una herramienta informativa que permite saber de forma rápida y sencilla la eficiencia energética de este tipo de aparatos.

Para ello, se basa en una escala de clasificación por letras y colores, que va desde la A y el color verde, para los equipos más eficientes, a la D y el color rojo, para los equipos menos eficientes.

Uso responsable del aire acondicionado y la calefacción

El aire acondicionado durante el periodo estival y la calefacción en el invierno pueden ser directamente responsables del 60 al 70% del gasto de electricidad en el hogar. Para que el sistema de calefacción o el aire acondicionado sea todavía más eficiente, es necesario que aísle su vivienda; y tape las grietas en techos, paredes y suelo (en ese orden). Asimismo, es conveniente instalar un termostato en la calefacción y regularlo para una temperatura de no más de 20º C en invierno; por cada grado adicional gastará aproximadamente un 5% más de energía.

Trasladarse de forma eficiente

No podemos usar el coche para todo. Movernos de un lado a otro es algo en lo que se gasta más energía y en lo que más se contamina. Si es a un sitio cercano lo mej0r es andar. La bicicleta es una buena alternativa en las distancias medias. A la hora de adquirir un vehículo, lo ideal es que sea eléctrico de cara a contribuir al descenso de emisión de gases invernaderos.

Cambiar a tecnología LED's

Cambiar las bombillas incandescentes y fluorescentes por LED's de bajo consumo ofrece ventajas. Son más seguras y menos contaminantes. Duran mucho más y aportan un notable ahorro energético (gastan hasta un 85% menos que las bombillas tradicionales).

Lavar en frío

Según los expertos, alrededor del 90% de la energía que se utiliza para lavar la ropa en una lavadora se gasta al calentar el agua. Pero se puede reducir usando menos agua o empleando agua más fría. A no ser que haya que lavar prendas muy sucias, con manchas de grasa, el agua templada o fría es suficiente.

Paneles solares y acumuladores

La instalación de paneles solares permite un uso más eficiente, limpio y sostenible de la energía. Es una fuente no contaminante capaz de proveer de toda la electricidad que es necesaria para cubrir las actividades del hogar o de una empresa.

Instalar sensores

Los sensores de ocupación son capaces de detectar el movimiento en las estancias y encienden o apagan la luz en función de si hay o no personas. El ahorro y la eficiencia son notables.

Empleo de controles

Usar controles de tiempo en aparatos como los de aire acondicionado es útil porque activan y desactivan los sistemas en función de un horario previamente fijado.

Viviendas eficientes

Al comprar una casa o al reformar la que se tiene hay que informarse de la eficiencia energética del futuro hogar, o de que tras arreglarla el nivel de eficiencia de la vivienda aumente.

Reducir, reutilizar y reciclar

La práctica de la denominada economía circular (reducir, reutilizar y reciclar) se ha convertido en una de las formas más efectivas que tenemos de contribuir a la eficiencia energética a nivel global.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook