04 de abril de 2019
04.04.2019
CABECERA ENERGÍA
Anpier

Martínez-Aroca: "El autoconsumo es una obligación; el sol debe ser irrenunciable"

Anpier lucha por los intereses de más de 60.000 familias españolas que invirtieron en el desarrollo de la producción de energía fotovoltaica y han soportado más de una década de recortes. El sol permite un suministro limpio, barato y autóctono por el que trabaja la asociación

04.04.2019 | 10:04
Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier

Representar y defender los intereses de los pequeños y medianos productores de energía solar fotovoltaica. Ese es el objetivo de la asociación de ámbito estatal Anpier. La entidad, presidida por Miguel Ángel Martínez-Aroca, ofrece a sus más de 5.000 asociados información esencial para la correcta gestión de estas instalaciones y promueve la estabilidad regulatoria frente a los cambios y recortes retroactivos que ha encajado el sector durante los últimos diez años. Por eso, su principal objetivo es garantizar la seguridad jurídica en el sector de las energías renovables, empezando por tratar de restaurar progresivamente los derechos de los productores fotovoltaicos, promoviendo avances y mejoras como punto de partida, en una situación crítica para nuestro colectivo.

¿Cuál es la situación de los productores de energía solar fotovoltaica en España?
Es difícil resumir todo lo que le ha ocurrido a este gran sector, formado por 60.000 familias españolas, en la última década. Hace 12 años, atendiendo un llamamiento del propio Estado, decidieron destinar sus ahorros e hipotecar sus bienes para emprender una inversión ética: el desarrollo y la producción de energía fotovoltaica. Dos años después de iniciar esta aventura empezaron a sufrir recortes draconianos, y, en la actualidad, acumulamos recortes de hasta el 50% de la tarifa regulada que el Estado calculó como razonable y que, en efecto, lo era.

Sin embargo, ahora los ingresos no alcanzan para amortizar las instalaciones en los plazos marcados por el propio Estado y la refinanciación en masa ha sido la única salvación para evitar las quiebras. Gracias a este esfuerzo inversor, y al que se hizo en otras tecnologías también renovables, el precio de la energía en el mercado no se ha disparado a niveles insoportables para las familias y la economía española. Las renovables han evitado alzas insoportables en nuestra factura. Pero, además, tenemos la llave que nos permite evitar los efectos más catastróficos del cambio climático; gracias a la fotovoltaica, el progreso se podrá mantener sostenible en el tiempo y con una energía infinitamente más barata que la que hemos tenido hasta ahora que, por si fuera poco, ha llevado al límite no solo a nuestros bolsillos sino a nuestra casa común, el planeta.

Denuncian que los recortes en los últimos años han llevado a la ruina a miles de familias que apostaron por la energía fotovoltaica. ¿Cómo lucha Anpier por estas familias? ¿Cuál es la situación para las empresas extranjeras que invirtieron en nuestro país?

Nuestro colectivo merecía un reconocimiento social, por su visión y por el riesgo que supone cualquier actividad de generación de energía; sin embargo, nos han premiado con algo impensable en cualquier país desarrollado, democrático y de derecho, nos han procurado, en primer lugar, una estigmatización social (que ya nadie se cree) culpándonos de todos los males del sistema eléctrico, para luego aplicarnos recortes retroactivos insoportables, para, finalmente, expulsarnos del sistema.

Sin embargo, nuestro sector es diferente en muchos sentidos, un colectivo pionero y, en cierta manera, revolucionario está siempre formado por personas que no se amedrentan fácilmente y hemos logrado organizarnos y combatir todas las falacias que vertían sobre nuestro sector, una vez desmontadas todas las falsedades, que mucho nos ha costado, es el momento de que se haga justicia y se restauren nuestros derechos, en ese punto estamos ahora los inversores nacionales, a la espera de soluciones.

Los inversores internacionales han tenido más suerte, sus derechos se están viendo reconocidos en las Cortes de Arbitraje internacional, a día de hoy España es el Estado con más pleitos por quebrantar el Tratado de la Carta de la Energía a causa de estos disparatados recortes a las renovables, de las 39 demandas que hay en el CIADI, órgano de resolución de conflictos del Banco Mundial, se han conocido ya ocho Laudos y todos han sido condenatorios para nuestro Estado español, lo que supondrá que a los inversores extranjeros se les tiene que compensar el daño, mientras que a los españolitos nos han dejado absolutamente en la cuneta. Esperemos que, tal y como solicita el Defensor del Pueblo, se nos otorgue, finalmente, una justicia, al menos igual que la que están recibiendo los foráneos. Este agravio es un escarnio adicional que estamos soportando.

¿El autoconsumo es una opción en España?

En absoluto. No es ninguna opción, sino una obligación y más para las regiones del sur peninsular como la Región de Murcia. El sol ha de ser un activo irrenunciable porque nos permite un suministro limpio, barato y autóctono. Nos evita dependencia del exterior, se nos va en comprar energía fósil y contaminante en el extranjero tanto como ingresamos en España por las ventas en el exterior de nuestra potente industria agroalimentaria. Cuando tenemos el doble de horas de sol que en Alemania, los alemanes cuentan con diez veces más potencia fotovoltaica instalada que España. Es otro gran sin sentido.

Tenemos la tecnología madura, el sol y apetencia por producir y auto consumir; pero la normativa no había llegado, sorprendentemente, y lo que nos encontrábamos eran trabas legales que, en la práctica, evitaban el progreso de esta modalidad de generación. Ahora ya contamos con una base legal adecuada y la última barrera a derribar es la sicológica, es preciso que la gente se persuada de que todo lo que consume electricidad se puede alimentar con fotovoltaica para lograr en un tiempo corto, de cuatro o cinco años, una vez amortizados los equipos, disponer de energía prácticamente gratis, si estamos desconectados de la red general, o ahorros muy significativos en la factura, si contamos con suministro de red.

El próximo año entra en vigor un nuevo recorte a la retribución de los productores fotovoltaicos. ¿Considera que el reciente anuncio de cinco partidos políticos de unirse para buscar una solución tendrá buenos resultados?

Es una situación tan escandalosa que no hay ni un solo grupo parlamentario, ni un solo partido político de ámbito estatal o autonómico que no quiera dar una solución urgente y evitar ese recorte adicional que no tiene ningún tipo de justificación, salvo una saña irracional por destruir a un sector. La norma nos atribuye una rentabilidad del 7,39%, pero sobre una valoración manipulada a la baja de nuestros activos, que en la práctica no superan el 3,5% de rentabilidad, lo cual, para una actividad con mucho gasto, financiación al tipo elevado y una fecha en la que el activo generador, la planta queda inservible, es una rentabilidad exigua. Si nos impusieran ese recorte adicional del 20% sería una debacle. Por ello, pedimos evitar ese disparate para luego equilibrar nuestra situación con la que la justicia internacional otorgue a los inversores internacionales. Fíjese que la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, se ha producido respecto a esta cuestión y asegura que un retorno por debajo del 7,09% real no sería suficiente para que estas inversiones tuvieran un retorno justo y qué lejos estamos de ello...

¿Qué medidas propone Anpier para combatir el déficit de tarifa?

Sencillamente, actuar sobre las causas que lo generan. A nosotros nos han querido cargar con todos los males del sistema y el déficit de tarifa es el peor de los lastres del sistema eléctrico. Para finales de 2008 se preveía un déficit acumulado de 12.000 millones de euros y nuestras instalaciones no estaban conectadas. Que cada cual saque sus conclusiones. Desde luego la Unión Europea emitió un informe con las suyas y atribuyó este déficit a las sobre retribuciones que recibían centrales nucleares e hidráulicas. Según el expresidente de Red Eléctrica Española, Jorge Fabra, los precios percibidos por las centrales nucleares se llegaron a situar entre un 180% y un 227% por encima de sus costes remanentes, y las centrales hidroeléctricas percibían precios por encima de sus costes remanentes que se sitúan entre un 480% y un 600%. Esto lo hemos pagado en la factura de la luz todos españoles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook