06 de enero de 2014
06.01.2014
Especial Emprendedores
Nuevas Medidas de Apoyo

Emprendedores para el futuro

El movimiento emprendedor se ha convertido por méritos propios en una válvula con la que sortear los momentos económicos más difíciles de los últimos 20 años

06.01.2014 | 13:53
Emprendedores para el futuro

Instrumentar medidas de estímulo para los emprendedores, crear un marco favorable para la creación de nuevas empresas y favorecer la consolidación y el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas (pymes). Estos son los tres objetivos principales de la Ley de Apoyo al Emprendedor y a la Competitividad e Internacionalización de Pymes, con la que los Gobiernos central y autonómico buscan el fomento de la cultura emprendedora y el apoyo a los nuevos empresarios.

Destinada a autónomos, microempresas, jóvenes empresas innovadoras, emprendedores y reemprendedores, la Ley dispone de cuatro estrategias de actuación diferenciadas. Por un lado, el texto busca el fomento de la cultura emprendedora a través de la dignificación del empresario, el fomento del espíritu emprendedor en el ámbito educativo, la promoción de emprendedores en la Universidad y el impulso de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa.

Por otro, como medidas de apoyo al emprendedor, la Ley busca la agilización de la creación de empresas, infraestructuras de apoyo a emprendedores, medidas de apoyo financiero y medidas fiscales. Asimismo, el documento marco también ampara la coordinación del sistema regional de emprendedores, mediante los órganos del Consejo del Emprendimiento, el Plan cuatrienal de apoyo a los emprendedores y la cooperación con municipios de la Región. Finalmente, en el marco del impulso a la competitividad de las pymes, la Ley incide en la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (I+D+i), la internacionalización y la cooperación empresarial.

Cuatro campos para motivar a nuevos empresarios para poner en marcha sus ideas como base dinamizadora de la economía regional. Aunque sin duda, el más jugoso para los emprendedores es aquel que versa sobre las medidas de apoyo a los nuevos empresarios en materia financiera y fiscal.

Y es que la Ley establece una ´tarifa plana´ para los emprendedores de nueva creación, con descuentos en la cuota mensual durante el primer año y medio. Así, durante los seis primeros meses el nuevo empresario podrá contar con una reducción del 80%, pasando al 50% en los seis meses siguientes y al 30% en los últimos seis. Además, para aquellos emprendedores menores de 30 años, esta última bonificación se mantendrá durante 15 meses más. Así, la menor tarifa de un autónomo, unos 256 euros al mes, se traduciría en alrededor de 52, 129 y 180 euros durante el periodo de bonificaciones.

Este marco económico, ligado a las medidas de exención de hasta quince tasas autonómicas, hace de la Ley un texto base para asentar sobre el emprendimiento un modelo de negocio futuro, a corto plazo, que ya ha dado resultados con registros favorables.

Tarifas para emprendedores autónomos
80% - Durante los seis primeros meses. Con la cuota mínima, de 256 euros, el nuevo autónomo pagaría cerca de 52 euros.
50% - Durante los seis meses siguientes, donde el emprendedor abonaría unos 129 euros, en base a la cuota mensual.
30% - Durante los últimos seis meses de bonificación, con una cuota de unos 180 euros. Además, si el autónomo cuenta con menos de 30 años, esta reducción se amplía durante 15 meses más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook