19 de mayo de 2019
19.05.2019
Política-ficción

Así sería Murcia... si ganaran todos las elecciones

La campaña electoral es tiempo de presentación de proyectos para los próximos cuatro años, unos más llamativos que otros. ¿Qué pasaría si todas las formaciones políticas pudieran hacer realidad sus promesas?

19.05.2019 | 04:00
Recreación de la ciudad con todo, si se cumpliesen las promesas...

Pasen y vean: así sería la capital del Segura en 2023

Como el día de la marmota. Todas las elecciones municipales los murcianos vuelven a vivir lo mismo, una retahíla de promesas electorales por parte de los partidos que aspiran a gobernar en el Ayuntamiento. A sabiendas de que, de todo lo que se promete, con suerte, solo se verán realizados unos pocos proyectos del ganador, la imaginación nos permite vislumbrar cómo quedaría la ciudad de Murcia si ganaran todos los partidos. Y no solo eso. Además, contando con que cumplan todo lo que han prometido.

Antes de 2023, año en el que se volverían a celebrar elecciones municipales –salvo susto durante la legislatura–, el AVE soterrado, prometido por PP y PSOE aunque el primero lo quería introducir antes en superficie, ya llega a Murcia. Sin embargo, a falta de adjudicar la última fase del soterramiento, aún no hay fecha para la nueva estación del Carmen. Los mal pensados vislumbran ya la inauguración dos semanas antes de las elecciones. Sea como fuere, la Alta Velocidad no será la única que salga por el barrio del Carmen. Una estación intermodal se ubicará junto a la futura estación de Adif y tendrá una superficie de 10.000 metros cuadrados divididos en dos plantas. Albergará trenes de cercanías y larga distancia, el AVE, la futura estación de autobuses, un aparcamiento subterráneo, parada de taxis y bancadas de bicicletas públicas. Este es el proyecto Conexión Sur que presentó el alcalde José Ballesta el pasado mes de febrero.

Otra de las novedades en el transporte es el Tranvibús. Es el nombre que le ha dado el Gobierno saliente del Consistorio a este autobús moderno, más rápido y más limpio, que tendrá conexión directa con el tranvía, cruzando por la Gran Vía y la Alameda de Colón –aprovechando los carriles bus ya existentes– hasta la Arrixaca. La idea original era que fuera el mismo tranvía el que hiciera el recorrido pero, tras comprobar que el Puente Viejo no sería capaz de soportar el paso diario de este medio de transporte, optaron por el Tranvibús, un vehículo que, además, cuesta la mitad. Podemos, por su parte, insiste en llevar el tranvía por todo el eje Norte-Sur del municipio, «cubriendo los principales polos generadores de tráfico, como son la Universidad de Murcia, el Polígono Industrial Oeste y la Arrixaca». Teniendo en cuenta que el Puente Viejo no es una opción, cabe preguntarse si veremos un tranvía cruzando por la pasarela Manterola.

Los aparcamientos siempre han sido un comodín muy socorrido. Pero el parking de los parkings se lo ha llevado de calle el Partido Popular. 8.000 nuevas plazas bajo tierra, de las cuales 1.660 tendrán un precio reducido. La Plaza Circular, en pleno centro de Murcia, se va a convertir en el parque de atracciones del transporte. Nuevas áreas de estancia, peatonales y de recreo, paradas directas del tranvía y el Tranvibús, y el nuevo sistema de alquiler de bicicletas, patinetes y motos eléctricas. No faltarán las «zonas verdes con sombra, juegos infantiles y wifi». Va a quedar irreconocible.

Para quien se maree con tanto trasbordo, que coja la bicicleta. Aún quedan kilómetros y kilómetros de carril bici por construirse en los próximos cuatro años. Cambiemos Murcia propuso un carril bici que una Puente Tocinos con el centro. Pero el socialista José Antonio Serrano no tardó en envidar y dice que va a conectar todas las pedanías mediante este sistema. Una vez que los murcianos tengan más carriles para bicicletas que para vehículos, entrará la otra medida estrella del PP: implantar un sistema de alquiler de motos, bicicletas y patinetes eléctricos en todas las pedanías. Andar nunca ha estado tan mal visto. Pero lo esperpéntico está aún por llegar. Mientras todos los grupos se pelearán entre ellos por ver quién coloca más metros para los ciclos, Vox los irá quitando: entre las ideas que marcan su programa político se encuentran la «eliminación del actual carril bici» de la ciudad y sustituirlo por una «solución adecuada y segura para la circulación». Lo comido por lo servido.

José Antonio Serrano, candidato socialista a la Alcaldía de Murcia, sabe qué hacer con la actual estación de autobuses, que quedaría en desuso cuando se inaugure la nueva estación del Carmen. En 2023, San Andrés albergará un centro cultural y de arte en el que los artistas murcianos no solo podrán exponer sus obras, sino también crearlas en directo. Los actuales locales comerciales servirían como espacios de administración, gestión y creación artística, mientras que las dársenas y resto de espacios se usarían a modo de galerías de exposición.

Al Cuartel de Artillería también se le va a dar una vuelta. Cs propone hacer allí la Ciudad de las Artes y las Ciencias, no de Valencia. El candidato Mario Gómez cree que las instalaciones del antiguo cuartel «deben servir para combinar los actuales usos por instituciones de enseñanza con actividades culturales y científicas».

Si hay un nicho que siempre triunfa en campaña electoral es el de los bebés, de 0 a 3 años. Faltan guarderías públicas, lo saben todas las madres y padres de la ciudad, algunos de los cuales se dedican a la política. Será por eso que todos llevan en su programa el incremento de plazas. Desde el PSOE, que se ha visto capaz de asegurar una nueva guardería pública por cada año de legislatura; hasta Podemos, que va a triplicar las plazas en escuelas infantiles: de 300 a 900 en 2023.

Ciudadanos quiere ganarse a la Tercera Edad, por eso les va a poner una ciudad –ya llevamos dos–. El candidato a la Alcaldía Mario Gómez Figal aboga por la creación de un concepto catalogado como 'ciudad sénior', un espacio de ocio y comercial en el que los mayores «disfrutarían de una atención integral». Una propuesta tan inconcreta como el 'Pasaporte Cultural' de ocio para jóvenes de Podemos. Esta iniciativa pretende ofrecer «alternativas a los salones de apuestas que están inundando el municipio». Les van a decir a los jóvenes dónde encontrar una bolera.

Los estudiantes tienen el estudio asegurado con Ballesta, ya que se ha comprometido a que haya salas de estudio en cada pedanía si gana las elecciones del próximo 26 de mayo. Arriesgada propuesta, puede que sean justamente estos jóvenes los que hayan decidido, visto lo visto, no votarle.

En la Región

Fernando López Miras ha prometido un plan de salud bucodental gratuito para todas las personas mayores y, para los que no lo son tanto, hasta mil euros para costear la guardería a niños de 0 a 3 años. Es la nueva edad dorada y Diego Conesa también lo sabe: se compromete a crear 9.000 plazas de educación para niños y bebés de esta edad en cuatro años. El candidato socialista también quiere abrir los centros de salud de atención primaria hasta las nueve de la noche si su partido gana las elecciones. Óscar Urralburu, de Podemos-Equo, regulará la implantación de salones de juegos cerca de colegios o centros culturales si gana los comicios del 26 de mayo –una normativa que ya existe, por cierto–. Asimismo, apuesta por «bajar el IVA del 21% al 10% en los servicios veterinarios», la misma propuesta de María Sheeran, del PACMA. En materia de empleo, Ciudadanos propone el contrato único indefinido como medio «para consolidar un empleo estable». En sanidad, apuestan por implementar la hospitalización a domicilio de los niños. Cambiar la Región se ha comprometido a impulsar la agricultura ecológica, «más respetuosa con el medio natural, asegurando el papel de los pequeños agricultores».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones en Murcia

Domingo 26 de Mayo de 2019

Murcia, España