24 de mayo de 2019
24.05.2019
Discriminación

LGTBI, políticamente incorrectos

Con la ultraderecha a punto de entrar en las instituciones, los colectivos No Te Prives, de Murcia, y Galactyco, de Cartagena, exigen a las instituciones que se aplique de una vez la Ley de Igualdad de 2016

24.05.2019 | 04:00
LGTBI, políticamente incorrectos

Jesús Costa, presidente de No Te Prives

"Si en Madrid Vox quiere meter el Orgullo en la Casa de Campo, ¿a nosotros dónde nos van a mandar, al Malecón?", se pregunta el activista Jesús Costa.

Los derechos LGTBI podrían verse amenazados tras las elecciones de este domingo. Nadie duda de que Vox, el partido de Santiago Abascal, entrará en la Asamblea Regional y en los principales ayuntamientos de la Región. Y eso significa que la Ley de Igualdad LGTBI aprobada en 2016 en el Parlamento autonómico podría estar en peligro si la extrema derecha consiguiera entrar en un Gobierno con el Partido Popular y Ciudadanos. «Cuando pida que coloquen una bandera gay, me van a decir 'Una mierda 'pa' ti, maricón'», comenta con humor y resignación Jesús Costa, presidente del colectivo No Te Prives de Murcia. «Y cuando les llegue con la organización de las fiestas del Orgullo, si en Madrid los quieren meter en la Casa de Campo, ¿a mi dónde me van a mandar, al Malecón?», se pregunta.

Aunque cabe la posibilidad de que se avecinen tiempos duros, una cosa está clara: «Miedo no tenemos, estamos donde estamos porque no hemos tenido miedo». En su opinión, la sociedad murciana puede vivir un retroceso porque antes había gente «que no se atrevía a decir ciertas cosas al ser políticamente incorrecto». Con un partido como Vox, lo políticamente incorrecto puede llegar a ser el colectivo LGTBI.

Para Mar Tornero, vicepresidenta de Galactyco, asociación que defiende los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Cartagena y comarca, «el voto de Vox es contra la inmigración –xenófobo–, el feminismo –machista– y el movimiento LGTBI –homófobo–». Por eso se han reunido con todos los partidos con representación en el Ayuntamiento de Cartagena y les presentaron un documento en el que les exponían las reivindicaciones del colectivo. PP, PSOE, MC Cartagena, Ciudadanos y Cartagena Sí Se Puede firmaron. Todos. «En el Consistorio experimentamos un cambio radical –para mejor– desde que llegaron al Gobierno local José López y Ana Belén Castejón».

Una situación distinta vive No Te Prives con el Ayuntamiento de Murcia y con el Gobierno regional desde que se convocaron las elecciones hace unos meses. El presidente de este colectivo se ha podido reunir con PSOE, Podemos, Ciudadanos, Somos Región, Cambiar la Región y Cambiemos Murcia. «No nos hemos visto con el Partido Popular, a pesar de los mails y las llamadas que les he hecho desde hace varios meses».

A este plantón, hay que sumar que este año no se celebró, como en años anteriores, ningún acto institucional ni se izó la bandera arcoíris en el Consistorio el 17 de mayo, día contra la LGTBIfobia. Poco antes, el 26 de abril, Jesús Costa pidió al Ayuntamiento hacer un acto en la plaza Santo Domingo por el Día de la Visibilidad Lésbica. Les negaron el espacio porque podía «estorbar el libre ejercicio de los actos de la iglesia de al lado», denuncia. Eso sí, «a las 12 de la mañana, horario de misa, he visto una exposición de motos, con todo el ruido que supone y, encima, con un concierto». De cara a las celebraciones del Orgullo, este año no les han permitido hacer el concierto en la plaza de la Universidad, como se hacía siempre, «porque los vecinos se quejan del ruido». Los llevan a la plaza de la Cruz Roja.

Una ley que no se cumple

Las trabas con las que los colectivos LGTBI se encuentran para desarrollar su actividad violan la normativa aprobada en 2016 por la Asamblea Regional. Según la Ley de Igualdad LGTBI, los ayuntamientos deben apoyar actuaciones de reivindicación de este colectivo, además de las celebraciones como el Orgullo, explica Jesús Costa, de No Te Prives. Además, en las bibliotecas públicas se deberían poder encontrar libros de texto de temática LGTBI. Y, lo que más problemas ha causado en la Región, las charlas de diversidad afectivo-sexual en los centros educativos. «El Ayuntamiento de Molina sí lo hace», explica Costa: «Nos ha abierto las puertas de los colegios y en las bibliotecas de los centros han puesto el listado de libros que les aconsejamos». E insiste: «No son pornografía ni son libros eróticos. Es literatura, cuentos e historias de referentes». Mar Tornero, de Galactyco, afirma con satisfacción que las charlas afectivo-sexuales tienen todo el apoyo del consistorio de Cartagena.

¿A dónde fueron las partidas para el Observatorio LGTBI?

Según la Ley de Igualdad LGTBI, la Comunidad debe tener un Observatorio contra la discriminación LGTBIfóbica. «Es el eje vertebrador de todo», comentan desde No Te Prives, porque debe cuantificar las agresiones y vigilar si hay o no discursos de odio. «Ahora lo hacemos nosotros a través de voluntarios y con un número de WhatsApp, pero lo grave es que la gente no denuncia por miedo», lamenta el activista, quien exige un presupuesto real para esta herramienta, y es que para su primer año se aprobó una partida de mil euros. «El segundo año fueron dos mil», comenta con tristeza Costa, quien se pregunta, si no hay Observatorio creado, a dónde ha ido a parar ese dinero. «Siempre dicen que están preparando una orden para establecer su funcionamiento interno... Parece el informe de cómo se llega a la Luna».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Elecciones en Murcia

Domingo 26 de Mayo de 2019

Murcia, España