11 de mayo de 2019
11.05.2019
Apuntes al natural

En marcha, de nuevo

11.05.2019 | 04:00
En marcha, de nuevo

Ahí estamos, otra vez de elecciones. Yo me pasé treinta años de mi vida sin votar y ahora no doy abasto a meter la papeleta. El 28 del mes pasado tuvimos que meter dos, la del Congreso y la del Senado, y el 26 de este mes tendremos que meter tres, la de la Comunidad Autónoma, la del Ayuntamiento y la de Europa. Y, claro, hay que tomar decisiones sobre a qué partido votar en cada cosa, porque, si uno tiene una renta de un millón de euros al año, pues que uno sabe bien qué votar, porque a mí no me fríe nadie a impuestos para pagar la Sanidad y la Educación del pueblo. Anda y que le vayan dando al pueblo y al padre del pueblo.

Sin embargo, si uno es un pensionista de la Seguridad Social, que va cada mes al médico de familia para que le recete la pastilla de la tensión y la de la próstata, pues que eso ya es diferente a la hora de votar, digo yo.

Y ya tenemos al personal político en marcha. Los que se colocaron en las pasadas elecciones ahora no van a decirnos ni pío (bueno, ni ahora, ni en los 4 años que les quedan de estar en sus escaños. A esos no les vemos el polvo por aquí ni si ardiera Murcia), pero los líderes han de comenzar otra vez a ponerse en marcha para arengar al personal, para animarnos a que los votemos, porque de algo tienen que vivir, ¿no?
Yo, cuando veo un líder que tiene un trabajo esperándolo para cuando se le acabe la política, me siento mucho mejor, pero no puedo evitar preocuparme por ellos cuando sé que no han roto nunca a trabajar en la vida privada. ¿Qué va a ser de este muchacho o de esta muchacha si no lo vota el personal?, pienso, y me dan mucha pena.

Sin embargo, les advierto que considero dedicarse a la política profesionalmente una buena decisión. A mí me hubiera gustado tener un hijo cura, otro político y otro militar, como ocurría en muchas familias pudientes en épocas pasadas. Pero no he tenido suerte. Por más que les decía: 'Tú, cura, etc.,' no me hacían ningún caso. Y así se ven ahora por su mala cabeza.

El único problema que pueden tener algunos de los aspirantes a conseguir un puesto en los ayuntamientos, en la Asamblea Regional o en el Parlamento Europeo (quién lo pillara, oiga; unos sueldos de cine) es que se crean que ya son algo, como le está pasando a alguno. Pongamos por ejemplo a Fernando López Miras, candidato por el Partido Popular, que, por cierto, si se cumplen las predicciones del CIS, el Señor no lo permita, va a hundir a su partido después de más de veinte años de ganarlo todo en esta Región, y que ha decidido que él va a debatir a donde le sale de los mismísimos, y que si tiene que faltarles el respeto a unos medios de comunicación, a sus oyentes y a sus lectores, se les falta y a otra cosa, que yo tengo que ir a un sitio a cantar Susanita tiene un ratón, o no sé qué cosa.

Esperemos que medite esas decisiones, que todavía está a tiempo de no hacer el más espantoso ridículo, como lo está haciendo, porque rectificar es de sabios y porque en ese partido hay personas a las que, sé yo, me consta, este capricho del líder le ha sentado muy mal.

Así que, como les decía al principio, estamos otra vez de elecciones, y procuraremos hacerles llegar el máximo de información sobre los seres humanos que optan a gobernarnos. Si ellos colaboran, claro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones en Murcia

Domingo 26 de Mayo de 2019

Murcia, España