Techo de gasto

Las administraciones podrán gastar el año que viene 196.142 millones, casi la misma suma que en 2021

El Gobierno afirma que el límite establecido sigue siendo un nivel "histórico" con más de 25.000 millones de los fondos europeos

Agustí Sala

Las administraciones públicas, central, autonómica y locales, podrán gastar el año que viene hasta 196.142 millones, según el techo de gasto aprobado por el Consejo de Ministros, lo que prácticamente igualar en el de 2021. El del ejercicio actual alcanzó una cota histórica de 196.097 millones gracias a unos 26.000 millones previstos por los fondos europeos 'Next Generation', incluidos por primera vez y el de 202 lo supera ligeramente.

La portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez junto con la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño; y la titular de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero han explicado lo aprobado en el Consejo de Ministros. La ministra de Hacienda ha afirmado que si los Presupuestos de 2021 fueron los de la recuperación, los de 2022 son los de "la consolidación del crecimiento y orientar el país hacia un modelo más productivo, más feminista y más justo socialmente". El techo de gasto sigue en un nivel "histórico", ha afirmado. La titular de Economía, por su parte, ha anunciado que se mantiene la previsión de crecimiento del 6,5% para este año y del 7% para el que viene y ha abierto la puerta a subir el salario mínimo a partir de septiembre, dada la buena evolución del mercado laboral.

Transferencia a la Seguridad Social

Sin contabilizar los fondos europeos asciende a 169.787 millones, con una ligera alza del 0,7%. Además se suma una transferencia de 18.396 millones para la Seguridad Social, que servirán para paliar el efecto de que el sistema deje de financiar con cargo a cotixaciones los gastos impropios, como los de gestión. La cantidad supera sustancialmente los 13.929 millones que se transfirieron el año pasado. Y finalmente, 25.622 millones de los fondos europeos, además de 733 millones del fondo React que va a Sanidad.

El techo de gasto, que el Gobierno debe fijar antes del 1 de agosto de cada año, sirve, junto con el cuadro con las previsiones macroeconómicas, como pistoletazo de salida para el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022. El límite para 2021, en términos homogéneos alcanza los 136.779 millones, pero al sumar dos transferencias extraordinarias de 18.396 y 13.486 millones de euros, a la Seguridad Social y a las comunidades autónomas para el saneamiento de sus cuentas públicas se elevó hasta los 168.661 millones de euros y finalmente, hasta los 196.097 millones al incorporar los fondos europeos. 

Igual que en 2021, las cuentas de 2022 incluyen la flexibilidad de las reglas de gasto autorizadas por Bruselas por la crisis del covid y una petición al Congreso para que lo autorice. En vez de objetivos de déficit o deuda, como este año, se establecen unas tasas de referencia. Pero esa flexibilidad "no implica que no haya responsabilidad de las administraciones en relación con la consolidación fiscal", ha enfatizado. Montero ha explicado que el déficit público para 2022 será del 5% del producto interior bruto (PIB) frente al 8,4% de 2021. en dos años se habrá reducido más de un 50%, ha explicado.

La administración central deberá pasar de un déficit del 6,3% del PIB en 2021 al 3,9% en 2022; las autonomías, del 0,7% al 0,6% y las locales, al 0%. El déficit de la Seguridad Social, del 1,5% al 0,5%. Montero, que ha asegurado que la Administración central es la que "asume la mayor parte del coste derivado de la pandemia" ha anunciado que este miércoles se celebrará el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).