La última década en España, marcada principalmente por dos graves crisis (la primera de ellas económica y la segunda sanitaria, aunque también ha acabado ocasionando importantísimos daños en el tejido económico) ha dejado en evidencia la necesidad de aprender a gestionar, de una manera más profunda y precisa, la situación financiera de manera individual.

Con el objetivo de mostrar a la ciudadanía la importancia que la salud financiera tiene, no solo en el día a día, sino también a medio y largo plazo, BBVA, junto al diario La Opinión, organizó el pasado miércoles una mesa de expertos para analizar los pilares de este buen hacer económico personal, así como la respuesta de la ciudadanía a la crisis originada por la pandemia del coronavirus en clave financiera. Esta mesa, moderada por el periodista Alejandro Lorente, contó con la participación de Alberto Guillén, responsable global de Productos Digitales de BBVA; Nicolás Gonzálvez, director del Instituto de Crédito y Finanzas de la Región de Murcia (ICREF), y Samuel Baixauli, decano de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Murcia (UMU).

Ante las dudas de significado que el término ‘salud financiera’ pudiese generar en una parte de la sociedad, los ponentes comenzaron la charla con breves y claras explicaciones al respecto. «Se suele entender de manera muy simplificada como ese equilibrio entre lo que ingresamos y lo que gastamos. Aunque no deja de ser cierto, a mí me gusta compararlo al concepto general de salud, explicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no solo como la ausencia de enfermedades, sino como un bienestar pleno (físico, emocional y psicológico)», explicó Nicolás Gonzálvez. Además, el director del ICREF destacó la importancia de «tomar las riendas de nuestras decisiones financieras, sin centrarnos únicamente en no gastar más de nuestra capacidad real».

España alcanzó en 2020 una tasa de ahorro de casi el 47%, el doble que en 2019, y el tiempo dirá si es un hecho coyuntural o realmente se trata de un cambio de mentalidad

Por su parte, Alberto Guillén afirmó que afortunadamente es un concepto que «cada vez está más en la calle», y que debe implicar una planificación y la capacidad de mirar un poco más allá del día a día. «Gozar de una buena salud financiera se puede resumir en tener tranquilidad y los recursos económicos suficientes a lo largo de las distintas etapas de tu vida», resumió el responsable de Productos Digitales de BBVA, quien también recurrió a ejemplos como la compra de una casa o un coche, o la misma jubilación, para dotar de importancia a la planificación del ahorro con miras al futuro.

Salud financiera BBVA | Alberto Guillén, Responsable de Productos Digitales de BBVA en España

«Es importante tener visión de futuro, plantearnos qué podría ocurrir a lo largo de nuestras vidas»

Alberto Guillén - Responsable de producto digital en BBVA de España

Y es que esa sintetización de la situación económica personal al aquí y ahora, esa asociación al saldo positivo entre ingresos y gastos suele ser el error más frecuente que se comete al respecto, y así lo expresó Samuel Baixauli: «Cuando hablamos de planificación, uno de los grandes errores en finanzas personales es que tenemos una ausencia de percepción de riesgos. La salud financiera es bienestar, y ese bienestar se puede trabajar mediante la planificación y la propia gestión de riesgos».

El decano de la Facultad de Economía y Empresa de la UMU también habló acerca de la necesaria educación a la sociedad con respecto a temas financieros, y más que echar en falta una asignatura específica en los centros educativos, animó a introducir todos estos contenidos en asignaturas que ya existen. «Lo que se debería hacer es adaptar los perfiles curriculares de las asignaturas que siempre van a estar ahí hacia estos temas, garantizando que los estudiantes de forma natural sean capaces de debatir. El error es llegar a cierta edad y que todos estos conocimientos suenen a algo abstracto», afirmó Baixauli, a quien se le suma Guillén, que aunque declara que «en España estamos con el paso del tiempo más formados al respecto, aún queda mucho recorrido».

Salud financiera BBVA | Resumen 1 Eva Moya

La huella de la pandemia

Por desgracia, la crisis sanitaria originada por la covid-19 a comienzos del año 2020 ha reflejado lo importante de la planificación y la anticipación en términos financieros. Saber gestionar estos riesgos y esa incertidumbre para estar preparado por lo que pueda suceder es uno de los pocos aspectos positivos que esta situación nos brinda.

Se entiende entonces, tras observar las negativas consecuencias que un hecho así puede causar, el alto grado de importancia que adquiere tener una buena capacidad de ahorro, así como desarrollar una planificación a medio y largo plazo. «Aunque no tenemos la seguridad de lo que ocurrirá en el futuro, sí tenemos la certeza de que algo no previsto siempre acaba ocurriendo», explicó Gonzálvez, animando de paso a la sociedad a contar con lo que se conoce como ‘fondo de emergencia’, no solo ya para hacer frente a grandes contratiempos, también para solventar obstáculos más comunes, como por ejemplo la reparación de algún electrodoméstico, o cualquier otro gasto que pueda desequilibrar el presupuesto del hogar. Además, también resulta digno de mención el factor psicológico durante este contexto, ya que ante elementos o situaciones terribles de incertidumbre, se crea una mella que puede afectar a nuestra capacidad para planificar e incluso nublar nuestra mente a la hora de tomar decisiones.

La salud financiera pasa de manera obligatoria por una buena educación financiera previa

Nicolás Gonzálvez - Director del Instituto de Crédito y Finanzas de la CARM

Los últimos datos extraídos de diferentes estudios financieros reflejan, además de una mejora a la hora de comprender los términos habituales de este ámbito, un cambio significativo en la tasa de ahorro, que ha alcanzado casi el 47%, el doble que en 2019. «Será interesante observar si estos niveles que se observan de 2020 se van a poder mantener, en mayor o menor medida, si hay de verdad un cambio de mentalidad, o es solamente una cuestión coyuntural a causa de la pandemia», afirmó Nicolás Gonzálvez.

Salud financiera BBVA | Resumen 2 Eva Moya

Recientemente, BBVA Research estimó en unos 60.000 millones de euros la bolsa de ahorro generada por los españoles durante el pasado año. Este ahorro inusual, propiciado por la ausencia de consumo, se destapará en los próximos meses como un cambio de hábito positivo o simplemente coyuntural. «Es importante aprovechar este momento para concienciar. Ese ahorro no se debería malgastar, sería positivo que el hábito permanezca y aprender qué hacer con ese ahorro. El cambio se ha producido, lo que hay que ver es qué pasa con ese ahorro, y si los españoles lo canalizan bien», explicó Alberto Guillén.

Tenemos que concienciarnos de planificar nuestra vida, a largo plazo, y no el momento

Samuel Baixauli - Decano de la Facultad de Economía y Empresa de la UMU

Samuel Baixauli también achacó este importante crecimiento de la tasa de ahorro a una «sobrerreacción» ante la situación de crisis, animando a la sociedad a tener prudencia ahora que el ritmo de consumo parece volver a dispararse, consecuencia directa del paulatino triunfo sobre el coronavirus. «La clave está en tener un consumo responsable, ese es uno de los principios de la salud financiera. Cuando se libere esta capacidad de consumo hay que tener cuidado y reflexionar. Valora cuánto vale tu tiempo y las horas de trabajo que hay que destinar para adquirir cualquier cantidad de dinero», pronunció el decano de la Universidad de Murcia.

Las herramientas necesarias

Uno de los principales puntos de apoyo a la hora de concienciar sobre la importancia de la salud financiera es la digitalización, reflejada a la perfección en el servicio de salud financiera disponible en la app de BBVA. «Es una de nuestras prioridades estratégicas, buscando una experiencia para el usuario mucho más intuitiva y personalizada. Este servicio está integrado en la app de BBVA, disponible tanto para clientes de la entidad como para aquellos que no lo son», agregó Guillén.

El conjunto de la mesa de expertos coincidió en la importancia del desarrollo de estas herramientas, que acaban dando facilidades para acercar cuestiones que a priori pueden parecer un poco más complejas, y que resultan un instrumento útil para el análisis , aunque el punto de partida siempre pasa por contar con una actitud proactiva.

La planificación y una correcta visión de futuro se confirman como la hoja de ruta a seguir

Los protagonistas del webinar sobre salud financiera no quisieron dejar pasar la oportunidad que ofrecía esta mesa de expertos, y ya en las conclusiones de la charla, cada uno de los ponentes aprovechó para lanzar a la sociedad algunos consejos que pudieran servir como primeros pasos a la hora controlar de manera positiva la economía individual.

Todos coincidieron en que la planificación se presenta como el primero de los pilares a la hora de disfrutar de una buena salud financiera. «Resulta básico conocer los ingresos y gastos de cada uno, además de si nuestro consumo es responsable. A partir de ahí, debemos contar con una cierta capacidad de ahorro», explicó Alberto Guillén. También destacó la importancia de la visión de futuro, «planteándonos qué podría ocurrir a lo largo de nuestras vidas, y cómo podríamos organizarnos para vivir el día de mañana con tranquilidad».

Por su parte, Nicolás Gonzálvez incidió en la necesidad de ofrecer una correcta educación financiera, sobre todo desde edades tempranas, y en la importancia de una buena relación entre las instituciones públicas y las privadas (administraciones, universidades, entidades financieras, etc.). «A nivel individual, también es fundamental hacer un diagnóstico de cuál es nuestra situación de ingresos y gastos. En base a la creación de estas expectativas realistas, podremos gozar de una buena salud financiera, pues no nos frustraremos en el futuro», añadió el director del Instituto de Crédito y Finanzas de la Región de Murcia.

Mirar más allá del día a día también fue apoyado por Samuel Baixuali, quien animó a «un consumo responsable y a concienciarnos de planificar nuestra vida, y no el momento», además de «revisar muy bien la necesidad de cualquier gasto». 


Así fue el webinar completo