La Bolsa española ha cerrado el primer mes del año con ganancias del 1,20%, gracias al ánimo con el que ha acogido el mercado el nuevo plan de compra de deuda masiva del Banco Central Europeo (BCE), y ello, a pesar de haber perdido en la última sesión de enero el 0,99 %, arrastrada por la banca y Grecia.

Con la prima de riesgo en el entorno de 112 puntos básicos, el principal selectivo español, el Ibex, 35 ha cerrado la sesión de hoy en 10.403,30 puntos, el 0,99 % menos, con lo que en la semana se anota pérdidas del 1,68 %.

De esta manera, el Ibex 35 ha registrado las mayores pérdidas entre las principales plazas europeas, ya que París ha bajado el 0,59 %; Milán, el 0,44 %; Londres, el 0,90 % y Fráncfort, el 0,41 %.

Pese a terminar a la baja, la Bolsa comenzó el día con ganancias, después de que ayer Grecia se mostrara algo más dispuesta a llegar a un acuerdo sobre su deuda.

Además, en la apertura se conocía que la economía española había crecido el 1,4 % en 2014, mientras que el IPC agudizó el descenso.

No obstante, poco después, el mercado se dio la vuelta arrastrado por la banca, en concreto, por CaixaBank, que presentó resultados por debajo del consenso del mercado, y Bankia, que pospone la presentación de sus resultados de 2014, ante la falta de decisión del FROB sobre el reparto de cargas por las contingencias de la venta de acciones de la entidad en su salida a Bolsa.

Como consecuencia, el Ibex 35 se vio abocado a las pérdidas, que se vieron incrementadas tras publicarse que la tasa interanual de inflación de la zona euro fue de nuevo negativa en enero, del -0,6 %.

Afectado por la alta volatilidad, el mercado nacional volvió a cotizar en positivo en algún momento de la sesión.

Una tendencia que duró poco ante la afirmación del nuevo ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, que aseguró que el ejecutivo del país no reconoce a la troika de acreedores (BCE, FMI y Comisión Europea) como interlocutor válido en las negociaciones sobre el programa de rescate.

Igualmente, dijo que no tiene intención de pedir una prórroga del citado rescate del país y recordó que el programa electoral de Syriza no admite que la deuda pueda ser pagada, aunque ha ratificado la intención de continuar en el euro.

Todas estas afirmaciones arrastraban definitivamente al Ibex 35 al terreno de las pérdidas, que se vieron agravadas por Wall Street, que abrió a la baja después de publicarse el dato de crecimiento de la economía de EEUU, que lo hizo a un ritmo anual del 2,6 % en el último trimestre de 2014, lo que supuso una desaceleración tras el avance del 5 % de julio a septiembre.

De los grandes valores del Ibex 35, Repsol ha bajado el 1,38 %; Santander, el 1,08 %; Iberdrola, el 0,87 %; Inditex, el 0,57 %; Telefónica, el 0,56 % y BBVA, el 0,18 %.

Dentro del IBEX 35, CaixaBank ha liderado las pérdidas al bajar el 4,19 %, tras presentar resultados anuales por debajo de las previsiones, seguida de Sabadell, que ha perdido el 3,69 %, y Bankia, el 3,65 %. En el lado de las ganancias ha destacado Técnicas Reunidas, que ha subido el 1,83 %.

Prisa ha liderado las pérdidas del mercado continuo al bajar el 7,48 % y San José, las ganancias, al revalorizarse el 8,54 %.