En la presentación de este informe, el socio de Deloitte Jesús Navarro destacó que las expectativas que tienen los empresarios sobre un incremento de la demanda de productos y servicios también se retrasa al año 2011 o posteriores, frente a la mejor valoración que hacen los directivos financieros extranjeros -como de Bélgica, EEUU, o de Oriente Medio-, que en el 70% sitúa esta recuperación en 2010. No obstante, el informe revela que casi 5 de cada 10 grandes empresas prevé incrementar los flujos de caja en los próximos doce meses, "previsiblemente porque se actuará sobre una reducción de costes", explicó Navarro. Asimismo, un 80% de los encuestados se quejó de las dificultades de sus empresas para contratar y despedir, de los altos costes del despido y de la falta de flexibilidad.