"Quiero decir que, cuando hay un acontecimiento de esta naturaleza no puede quedar sin consecuencia tratándose de responsabilidades", dijo Sarkozy al ser interrogado por la prensa durante una visita a la Universidad de París-Sur. "Cada uno debe interrogarse sobre sus responsabilidades", insistió.

Al ser preguntado si aludía al director de Société Générale, Daniel Bouton, que presentó su dimisión, aunque ésta no fue aceptada, Sarkozy respondió que no quería hacer "un juicio personal sobre las personas", sobre todo cuando atraviesan "dificultades".

"Estamos en un sistema --puntualizó-- en el que, cuando hay una fuerte remuneración, lo que es sin duda legítimo, y hay un problema grave, no se pueden eximir responsabilidades".