La eléctrica Iberdrola presentó ayer, a través de su consejero delegado, Ignacio Sánchez Galán, los resultados de un primer semestre satisfactorio para el grupo. Las fuertes inversiones previstas -de 993 millones de euros- y realizadas por Iberdrola en su Plan Estratégico 2002-2006 han permitido que en estos seis primeros meses de año la compañía aumente un 12,5 por ciento su beneficio neto, hasta 653 millones de euros. Apostando por una estrategia a largo plazo, Iberdrola ha buscado un incremento de su capacidad productiva, apostando por las energías renovables, los ciclos combinados y el impulso de sus negocios en Latinoamérica.