25 de septiembre de 2020
25.09.2020
La Opinión de Murcia
Caminando juntos por la Región de Murcia

Águilas: el Mediterráneo en estado puro

"Pocas ciudades te ofrecen mirar al mar cara a cara, en libertad", expresa María del Carmen Moreno, alcaldesa de Águilas

25.09.2020 | 04:00
El puerto de Águilas, uno de los atractivos principales de la ciudad
Imprescindible

Playas de Matalentisco, La Carolina, La Higuerica y Calarreona Plaza de España Isla del Fraile Castillo Mirador de la Calica

Dónde comer

- Casa del Mar, La Veleta, El Faro y Poli
- Tiburón, Zoco del Mar y Arrecife Resto Bar
Nota: probar el arroz a la piedra

Si no conocen Águilas les recomiendo que no sigan leyendo: reserven un fin de semana y comprobaran por qué digo esto. Y es que pasear por sus playas es sentir la libertad, como dice su alcaldesa, Mari Carmen Moreno: «Darse un baño estos días en sus aguas cristalinas, da la vida».

La ciudad que alberga los mejores carnavales del mediterráneo, lo que quiere decir que sus internacionales fiestas están entre las mejores de España, es nuestra propuesta de la semana. Aunque pudieron celebrar los carnavales este año, acaban de anunciar que los de 2021 quedan suspendidos, salvo que la esperada y ansiada vacuna del coronavirus obre algún milagro.

El único que miró históricamente de cara al mar

Águilas es el único municipio de la costa murciana que miró desde sus históricos inicios al mar cara a cara, y eso se siente al pasear por sus calles y plazas, acercarse a su puerto, recorrer sus vírgenes playas o al saborear su arroz a la piedra, un plato único por su sabor especial. Ahora, en apenas una hora de viaje, se puede llegar a esta ciudad desde Murcia o Cartagena, lo que sin duda le otorga un valor añadido para visitar el pueblo que vio nacer al gran Paco Rabal.

La recomendación de hoy nos lleva a una ciudad portuaria que guarda demasiados encantos, fruto de los vestigios que han ido dejando los antiguos pobladores que a lo largo de la historia han habitado esta hermosa bahía. No sólo podremos disfrutar de unas hermosas calas de aguas cristalinas y arena fina, sino que podremos descubrir una ciudad que tiene vida propia. Águilas es mucho más que carnavales y verano, es también historia y cultura.

Amanecer con Cabo Cope de fondo

Comenzar la mañana descubriendo las primeras luces del día con Cabo Cope de fondo, desde la Playa de la Cola, para apreciar toda la inmensidad de este cabo, que forma parte del Parque Regional de Cabo Cope y Puntas de Calnegre, es un lujo que uno no debe perderse. Las rutas que se pueden realizar a lo largo de esta costa formarían parte de otro reportaje.

También podemos iniciar el día desde la playa de los Cocedores del Hornillo para ver como levanta el sol en la Isla del Fraile (donde se ha hallado recientemente restos de una necrópolis islámica y construcciones romanas), y separada de la Playa del Hornillo por el impresionante embarcadero del mimo nombre, construido por una empresa británica, y que se usaba para la carga de mineral proveniente de la minas del Alto Almanzora a través del ferrocarril; queda pendiente una gran restauración y puesta en valor del embarcadero.

Molino de Sagrera en Águilas
En esta playa también encontramos el Centro de Interpretación del Mar (CIMAR). Se trata de un barco de pesca visitable, musealizado, muy aconsejable para ir en familia, que incluye un acuario y la reproducción de una vivienda de pescadores. También merece visita en otro momento del día, si tenemos tiempo, la musealización del túnel de descarga del Embarcadero de El Hornillo, que nos aporta fotos y paneles explicativos sobre su construcción y uso.

Podemos dejar el coche en las inmediaciones del Auditorio y Palacio de Congresos Infanta Elena, un imponente edificio de reciente construcción que se divisa desde toda la bahía de levante. Desde ahí continuaremos caminando a lo largo de la Playa de las Delicias recorriendo su paseo marítimo para culminar en el zona del puerto donde tomar algún tentempié en las terrazas de bares tradicionales, donde ofrecen gran variedad de tapas (Bar Sol y Mar, Bar Felipe).

El monumento al carnaval a la entrada del puerto, representando a Ícaro, nos invitará a entrar a la ciudad pasando por la Plaza de Alfonso Escámez y la de Antonio Cortijos, donde se representan gran cantidad de actos culturales en los meses de verano.

La ruta del Barrio de los Pescadores, indispensable

Si tenemos tiempo, antes de adentrarnos en el centro de Águilas, es recomendable visitar un espectacular mirador de la ciudad, realizando la ruta del barrio de los Pescadores, por calles estrechas y sinuosas guiadas por unas escaleras que recientemente han sido decoradas y acceder al Molino de Sagrera, junto al que se encuentra el Mirador de la Calica y el Centro de Difusión Turística de Águilas. Desde allí se puede disfrutar de unas espectaculares vistas del Castillo de San Juan de las Águilas, el puerto, toda la bahía de levante cerrada por el Pico del Aguilica y el Faro del mismo nombre.

Otro punto a destacar en esta zona del puerto es el monumento al ferrocarril en la plaza Isaac Peral, una locomotora construida en 1889 (Glasgow, Escocia), transportada en barco por piezas hasta Águilas, que funcionó desde 1890 hasta 1967 como parte del F.C. Lorca-Baza- Águilas, de nombre 'Mimosa'.

Plaza de España de Águilas
Pasando por su Plaza de Abastos (recomendable), continuaremos a la derecha para llegar hasta la Plaza de España, donde se encuentra el Ayuntamiento con una fachada de estilo neomudéjar del siglo XIX que resulta muy original. La 'Ágora' o plaza pública en la época de los romanos se encontraba situada en el mismo lugar. De la época de los romanos también parece que procede el nombre de la ciudad de Águilas, que bautizaron el cerro en el que se construyeron una primera atalaya con el término latino Aquilae.

Hay que destacar el conjunto de edificios modernistas que rodean esta plaza, con fachadas que nos evocan a la riqueza que pudo tener esta ciudad con los negocios de la minería y el esparto. En la calle Conde Aranda podemos visitar el Museo Arqueológico, donde descubriremos los vestigios de otros pobladores que habitaron en el Neolítico, Cultura del Argar, Fenicios, época romana, dominación musulmana, y otros.

El Castillo del Conde de Aranda

Por la tarde, podemos aprovechar para hacer una visita al castillo de San Juan de las Águilas, musealizado, y recrearse en sus impresionantes vistas sobre la bahía de Levante y de Poniente; incluso en días claros podemos divisar parte de la costa de Almería. Se construyó en 1754 como torre defensiva contra los ataques berberiscos. Y fue desde este castillo desde donde el Conde de Aranda visualizó lo que hoy es la ciudad.

Pero si hay algo que hace especial esta ciudad, es recorrer su desnuda costa en libertad. Iniciaremos la ruta en el paseo Marítimo de Aguilas, en dirección a San Juan de los Terreros. Cruzaremos playas con un encanto especial como la de Matalentisco, que forma una especie de piscina marina natural; playa de Cocón, Calarreona, Higuerica y La Carolina. Durante su recorrido además descubriremos otros vestigios de otra época.

En este caso se trata de búnkeres de la Guerra Civil española, recientemente restaurados, que corresponden a los sistemas defensivos de la costa española. Destacan el Bunker de Matalentisco I y II , el Bunker de Calarreona. Se trata de construcciones semiexcavadas en el terreno que se utilizaban como vigilancia y defensa.

Bahía de Levante en Águilas

El atardecer en cualquiera de estas calas es una experiencia difícil de olvidar. Si aún quedan fuerzas después de una ducha, la ciudad vive la noche de forma especial, gracias sobre todo a una programación cultural bien trabajada.

Los Carnavales de Águilas, de obligatoria visita


Dónde está Águilas


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook