11 de agosto de 2020
11.08.2020
La Opinión de Murcia
Verano

La vida en el río Segura empieza en Los Torraos

Mejorar y conservar las acequias de la huerta murciana a su paso por Ceutí, así como la recuperación del bosque de ribera para favorecer la cría de animales como la nutria, es el objetivo de la recién creada asociación Thader Lutra

11.08.2020 | 04:00
La vida en el río Segura empieza en Los Torraos

Pedro está sentado cerca de una acequia milenaria, frente al primer motor eléctrico que hubo en el río Segura, acompañado de ranas y libélulas, cuyo vuelo le deja embobado varios minutos. A su alrededor la huerta tradicional murciana se abre paso encerrada en un meandro del río. Agricultor, trabajador en un concesionario de coches, voluntario de Protección Civil y, de un tiempo a esta parte, la persona que quiere ver llena de vida las acequias de Los Torraos.

De la mano de agricultores, ecologistas, científicos y las administraciones, Pedro Manuel Pérez Hernández, presidente de la recién creada asociación Thader Lutra, quiere llevar a cabo una puesta en valor del ecosistema de bosque de ribera en el río Segura en Ceutí y la mejora y conservación de las acequias huertanas, unos rincones repletos de biodiversidad. Pedro explica que se quiere centrar en la parte más salvaje de esta localidad, un tramo del río donde se divide la Acequia Mayor de Alguazas, que llega de Archena, y cuyas dos ramificaciones cruzan la huerta de Ceutí, «justo en un punto conocido como Partior, de ahí el nombre del proyecto, donde hemos avistado especies que hasta no hace muchos años eran imposibles de ver en esta parte del Segura».

Gracias a las cámaras de fototrampeo de la asociación y las cedidas por la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), se han conseguido grabar la presencia de nutrias en las orillas del río Segura y en las acequias, que durante meses fueron acondicionadas para que sirvieran de 'toboganes' donde poder establecer un punto de entrada en el agua y un sitio seguro donde protegerse.

Recientemente, la asociación ha logrado captar la presencia de una familia con dos crías pequeñas que previsiblemente nacieron en invierno, y cuya presencia en la zona ya es un «muy buen indicativo de la calidad del agua del río y la que discurre por las acequias». Lograr que las nutrias (Lutra lutra) criasen en esta parte del segura era el sueño de Pedro, un sueño que tenía proyectado para septiembre con el acondicionamiento de esta zona del Segura en Los Torraos pero que se ha adelantado. «Nuestra intención es mejorar el hábitat para todos los animales que viven en el entorno del río, tanto tejones, zorros, jinetas o garduñas, más reptiles, anfibios y aves». Pero el animal estrella para esta asociación es la nutria: «La presencia de este animal nos dice que las aguas que corren por nuestras acequias son de muy buena calidad».

Tras lograr una pequeña subvención de 1.000 euros por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura para el mantenimiento de cauces, Thader Lutra quiere tratar la invasión de cañizo en las acequias y orillas del río para plantar árboles típicos del bosque de ribera como ya se ha hecho aguas abajo en un proyecto de recuperación a gran escala en el Segura, entre Ceutí y Lorquí.

Las cámaras de la asociación han logrado captar a todas horas del día la presencia de una gran cantidad de fauna en las acequias y sobre todo en aquellas zonas del río que tuvieron que ser recuperadas por los importantes daños que ocasionó la DANA de 2019. El hallazgo de excrementos y huellas de nutrias hace tiempo les llevaron a pensar que en esta hábitat convivían varios ejemplares.
Pedro pide también la colaboración de la Universidad de Murcia, así como de la comunidad científica para que aporten ideas de mejora y conservación de este tramo del río para ser un lugar más apetecible para la fauna del Segura.

Conservación de las acequias

En su lucha particular por poner en valor la huerta de la Región, Pedro Pérez pide a los huertanos como él colaboración para potenciar esta forma de cultivo tradicional, reducir la huella de carbono, que se adapten a las normativas europeas sobre sostenibilidad y eficiencia del agua para «evitar el abandono» de estas tierras.

En pocos sitios, dice, se pueden ver dos cauces de acequias tan bien mantenidos como los que discurren por Los Torraos, por lo que pide ayuda para no malograr estos canales de agua para riego tradicional y evitar cortarlas, sellarlas o que lleguen a un estado lamentable de conservación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook