12 de julio de 2020
12.07.2020
La Opinión de Murcia
Planes

Se alquila piscina particular en Murcia

"Lo tengo claro: voy a repetir con otro cumpleaños. Te sientes muchísimo más seguro solo con tu gente"

11.07.2020 | 21:12
Un grupo de jóvenes disfruta de una piscina privada, que alquiló para pasar el día.

Tras el confinamiento, los bañistas se han lanzado a la reserva de espacios privados para pasar un día a remojo, celebrar fiestas y, sobre todo, evitar contagios. En la Región, esta nueva forma de Airbnb funciona a través de anuncios y por el boca a boca

El coronavirus crea nuevas alternativas para pasar un verano seguro a remojo. El miedo al contagio, el cierre de piscinas municipales y las restricciones sanitarias provocan que los bañistas busquen lugares privados para pasar el día solo con los más allegados.

El alquiler de piscinas entre particulares se ha disparado en toda España tras el confinamiento. En la Región, a través de las plataformas creadas específicamente para alquilar, tablones de anuncios y, sobre todo, por el boca a boca, los anfitriones ofertan sus casas o segundas residencias con piscina y el resto de instalaciones a un módico precio.

Gustavo, un joven murciano, se sumó a la iniciativa tras ver en televisión el 'boom' de alquiler de piscinas en Madrid debido a la pandemia y comenzó a alquilar su piscina en Los Garres, a diez minutos de Murcia.

Tras el éxito, decidió la semana pasada hacerse anfitrión en la aplicación Swimmy y también empezó a promocionarse en anuncios de Internet hace unos días, «y solo unas horas después ya tenía cuatro personas que solicitaban mi piscina para celebrar una fiesta», comenta. «En junio funcionaba solo por el boca a boca. La mayoría son para celebraciones de cumpleaños». Este anfitrión incluye en el precio hamacas, barbacoa, jardín, duchas, aseo y hasta dj, si es para una fiesta. «Tengo diez reservas para julio y ya me están escribiendo para alquilar en agosto», asegura este joven al que la gente le contacta por sus anuncios en Internet: «Me viene bien, porque en la aplicación Swimmy me cobran una comisión del 12%».

La primera clienta que tuvo el anfitrión murciano fue Maite Salas. «Queríamos celebrar dos cumpleaños de una forma diferente porque teníamos ganas de salir después del confinamiento», dice Maite. Alquilaron la piscina el 25 de junio, fueron 30 personas, «el anfitrión no nos dejó más por las medidas del covid», y, aunque le pareció caro, piensa repetir porque «estás solo con tu gente y te sientes más seguro». Las piscinas incluyen sus terrazas y aseos y duchas, las que disponen de ellos. Puedes añadir extras como una paella, barbacoa, etc.

APPS PARA ALQUILAR

Este nuevo sistema de alquiler de piscinas ha despegado por la covid-19. «Se espera que este verano aumenten las reservas porque tienen una gran ventaja frente a las piscinas municipales», manifiesta Anaïs Ferrández, directora de comunicación de la plataforma más conocida en España, Swimmy. Esta empresa francesa se fundó hace tres años y ya han realizado más de 9.000 alquileres entre Francia y España. «En España llevamos dos años y a partir del 11 de mayo se han disparado los alquileres de piscinas. La mayor demanda de piscinas fue la semana del 25 de mayo cuando España se encontraba en las fases dos y tres. Donde más se alquilan piscinas es en Madrid y Sevilla», afirma.

En Murcia puedes alquilar cuatro piscinas en los alrededores de la capital a través de esta aplicación, que cobra un 12% de comisión por el mantenimiento de la web y su seguro de responsabilidad civil, ya que «la gente muestra preocupación por si hay problemas, pero nunca ha pasado nada grave, nadie se ha ahogado», garantiza su directora de comunicación. Swimmy informa de que los propietarios suelen ser mujeres de clase media-alta y la gente hace las reservas para celebrar cumpleaños, despedidas de soltera o pasar un día en familia.

La piscina de María Tolinos en Las Parcelas (Las Torres de Cotillas) puedes alquilarla en Swimmy. María tiene un centro de ocio infantil (La Granja de María). «Alguien me dijo el verano pasado que me uniera a la plataforma ya que en mi piscina doy cumpleaños y celebraciones a los visitantes de la granja», cuenta María, que se registró con la intención de conseguir nuevos clientes, «Todavía no ha venido nadie a través de la app y llevo ya dos años». María oferta en la web una hora de piscina a 10 euros con un máximo de 20 personas, pero dice que su intención no era cobrar por horas, sino por días y personas.

La Granja de María también está registrada en la start-up que comenzó en pleno confinamiento, Piscilovers. Esta aplicación no es muy conocida en la Región porque solo lleva dos meses en funcionamiento. La única oferta en Murcia es su piscina, un problema que reconoce Sara Orozco, Co-CEO de la empresa: «Tenemos muchos usuarios que están deseando alquilar, pero necesitamos más anfitirones para cubrir la demanda.»

Esta empresa barcelonesa fue idea de Sergi Baquero en el mes de abril de cara «a los ciudadanos que este verano se queden sin piscina ante la reducción del aforo de las públicas o el cierre de las de sus urbanizaciones.»

Han tenido 15 reservas desde sus inicios. «El único problema que veo es que, al igual que en un Airbnb, la gente no se fía de dejar entrar gente desconocida a su casa», piensa Orozco. En Piscilovers el propietario se lleva de forma íntegra el precio por hora acordado, pero recarga un 20% de comisión al usuario y el seguro cubre todos los daños.

DESINFECTA LA PISCINA

Con el objetivo de evitar contagios, las empresas simplemente pueden enviar unas pautas de higiene y desinfección. Sara Orozco, da consejos en su blog para la desinfección y medidas de seguridad. «No podemos obligarles porque son sus piscinas privadas, pero son medidas altamente recomendables.»

La directora de comunicación de Swimmy confía en los anfitirones de su plataforma, pues «es lógico que los primeros interesados en desinfectar sus piscinas son los dueños».

En las recomendaciones hacen hincapié en la desinfección de bordes, las escaleras de metal, y los juegos para los niños. La desinfección se puede hacer con lejía, alcohol, agua o amoníaco. También sugieren el uso de gel hidroalcohólico y mascarilla en la entrada.

El anfitrión de Los Garres, para evitar contagiarse en su propia casa, desinfecta « con una máquina de agua a presión y a la piscina le añado más cloro».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook