12 de julio de 2019
12.07.2019
Rutas con niños

El verano en una palabra: feria

La ilusión es algo que brilla con más fuerza que nunca en la infancia, y los ojos de cualquier niño se van directos a las atracciones

12.07.2019 | 11:44
Las fotos en la feria son un buen recuerdo de las vacaciones.

Las luces siempre nos llaman la atención por años que pasen, el efecto atrayente de las lámparas de colores de manera intermitente nos invita a observar y detenernos en el lugar del que proceden. El verano va asociado en cierto modo a una palabra y esa es feria. No hay playa o pueblo, ya sea de interior o de costa, que no cuente con una feria para ambientar las tardes en las que la gente suele salir hasta bien entrada la noche.

No necesariamente han de ser las fiestas de un pueblo en concreto, en cuanto la gente se va a las playas, mucho antes de que llegue todo el mundo, los feriantes ya están preparando las zonas en las que instalarse. De un año para otro suelen ser las mismas familias, enfocados a un tipo de público familiar e infantil que desea distraer las horas de la tarde.

Lo importante es que encuentren una buena explanada no muy alejada de las zonas de mayor concurrencia, o al menos de paso, para poder atraer al mayor número de público. En general las atracciones se van renovando de un año a otro, algunas son realmente reliquias porque tras múltiples capas de pintura y luces siguen siendo las mismas con las que empezaron muchos años atrás.

Si donde solemos pasar los días de vacaciones hay una feria, y vamos a estar unos cuantos días, recomiendo sacar oferta de tickets para días siguientes. Los precios de los viajes oscilan alrededor de los 2,5 y 3 euros como norma general, por lo que si vamos a repetir feria, ahorramos comprando oferta de algunos más por 10 euros. Hay que preguntar si se pueden combinar los tickets entre atracciones, y asegurarnos antes de comprarlos qué atracción es la que más les gusta.

Para evitar rabietas indeseadas a la hora de marcharnos, un buen consejo es hablar de antemano con los peques en qué atracciones se van a montar, digamos que pactamos previamente el número de atracciones por noche. Los niños (mira aquí algunos planes para hacer con los pequeños en verano) no tienen fin al entrar en un recinto ferial, y si no van mentalizados de los límites, podemos salir con el bolsillo temblando, por lo que es conveniente repartir los viajes entre varios días.

La ilusión es algo que brilla con más fuerza que nunca en la infancia, y los ojos de cualquier niño se van directos a las atracciones, es su mecanismo de juego el que se activa. Compartir estos pequeños momentos con ellos sirve para disfrutar de los momentos de tarde y noche, con tranquilidad y sin prisa. A veces es posible combinar feria y cena fuera de casa, o feria y helado o simplemente feria y paseo, que ya es bastante.

Los niños se lo pasan mejor cuando van en grupo, si podemos hacer la salida con un grupo de amigos van a disfrutar el doble porque la combinación entre el grupo de iguales se hace mucho mejor. Los padres terminamos hablando de nuestras cosas, y los niños de las suyas. Cada edad con sus planes, pero todos con el mismo tema al fin y al cabo, pasar un rato agradable fuera de los horarios de trabajo y preocupaciones diarias.

Durante este mes de julio contamos con las fiestas de la Virgen del Carmen en San Pedro del Pinatar para el próximo día 16. Del 12 al 15 de Julio serán las Fiestas del Melón en Torre Pacheco. Siendo desde el 14 al 25 de julio en Lorquí, las fiestas en honor a Santiago Apóstol. Por último, en Calasparra las Fiestas de los Santos mártires San Abdón y San Senén serán los días 28 y 29 de julio.

Y en todas las poblaciones en las que la Virgen del Carmen o Santiago Apóstol sean patronos, igualmente contaremos con fiestas y ferias alrededor. De hecho, el origen de las atracciones de este tipo se puede remontar en la historia a ese carácter medieval con el que ya se agrupaban los comerciantes para atraer al gran público al paso por ciertos lugares.

Para ir a la feria, es aconsejable llevar calzado sujeto, las chanclas no son muy recomendables porque se les caen en las atracciones y no queremos que se despisten. Llevar cuidado con las colchonetas y hacer siempre caso a las indicaciones del personal que está a cargo de las mismas. Asegurarse siempre que los arneses están bien sujetos cuando quedan suspendidos y saltan, si son el colchonetas individuales que no salten de dos en dos, sino de uno en uno y en la zona especialmente indicada para salto. Asegurarse también que cuando se sienten en cualquier atracción que se eleve, o de giros rápidos, los asientos estén en perfecto estado y a la más mínima duda se consulte con el responsable.

Os recuerdo que las fotos en la feria son un escenario muy típico para los recuerdos de vacaciones; si las guardamos, podemos hacer una evolución de cómo van creciendo los peques y cómo vamos cambiando los mayores con el paso de los años. Es muy divertido ver cómo empezamos yendo nosotros de pequeños con nuestros padres, y terminamos siendo nosotros ya de padres, y los abuelos con nosotros, haciendo el relevo generacional familiar.

Si puedes pararte un rato con tus niños en la feria, no lo dudes, es el momento y es ahora. Nosotros les hacemos un favor a los feriantes para que, como quien dice, hagan el agosto y nosotros pasemos las tardes y noches lo mejor posible.

Una cosa es segura, tras una jornada de paseo y feria, los niños llegan a casa rendidos. Si no acaban antes con nosotros tras un largo día, podremos disfrutar al menos del descanso tras un largo día.

Consejos

- Pacta de antemano las atracciones a las que se van a montar.
- Combina feria con helado, paseo o cena fuera de casa.
- Si vais en grupo podéis beneficiarios de las ofertas de los tickets con los precios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook