15 de febrero de 2019
15.02.2019
La Opinión de Murcia
Artes escénicas
'Mucha tontería'

Berto Romero: 20 años de carrera dan para unas risas

El Teatro Circo de Murcia recibe este fin de semana a uno de los cómicos más en forma del panorama actual

15.02.2019 | 04:00
Berto Romero: 20 años de carrera dan para unas risas

Después de cuatro años recorriendo el país con su show Sigue con nosotros y acumulando sold outs en todos los teatros, Berto Romero ha vuelto renovado a los escenarios. La media naranja televisiva de Andreu Buenafuente ha dejado atrás y se ha lanzado a la carretera con un monólogo en el que repasa 20 años de carrera sin volver a los gags que le han colocado en la primera línea del humor patrio tanto a través de la pequeña pantalla como sobre las tablas de un teatro siguiende las dinámicas del stand up.

Ahora, en medio de la gira y entre programa y programa, Mucha tontería –que es como ha decidido titular el cómico catalán este espectáculo– aterriza en el Teatro Circo de Murcia para quedarse durante todo el fin de semana, empezando esta misma noche. Y, pese a todo, Berto, que atraviesa quizá su mejor momento de popularidad, ha agotado absolutamente todas las entradas, un hito solo reservado a los grandes.

Así, el numeroso público que asista viernes, sábado o domingo al TCM podrá disfrutar con un show cuyo título –avisan desde la organización– es «a la vez una declaración de intenciones y una precisa descripción de su trabajo sobre los escenarios durante estas dos últimas décadas». Nuevas historias, nuevas canciones –le acompañará un guitarrista para darse ambiente al asunto– y «alguna que otra sorpresa» construyen el menú del fin de semana en el Teatro Circo.

El monólogo –producido nuevamente por MPC y El Cansancio junto con la colaboración, un año más, de la Sala Barts de Barcelona– ha recibido las mejores críticas de prensa y público y, como en Murcia, ha contado sus fechas por llenos allá donde ha ido. Y es que Berto sigue dando en el clavo con anécdotas, unas reales, personales, y otras inventadas –de cada uno depende discernir a qué rama pertenece cada una–, con las que consigue pulsar la empatía del patio de butacas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook