07 de diciembre de 2018
07.12.2018
Rutas para ir con niños

Puente marinero

En la zona del Faro de Navidad se dan cita estos días espectaculares barcos

07.12.2018 | 04:00
Puente marinero
CONSEJOS
  1. Pide hacerte fotos con los barcos en el Club de Regatas de Santiago de la Ribera.
  2. Pide un buen asiático en el restaurante El Chalé.
  3. Fotografía la mejor puesta de sol sobre el espigón en el Faro de Navidad.

Uno de los fines de semana más ansiados a lo largo del año es aquel que incluye un puente de por medio, como es el caso de esta semana. Para todos los que estamos por la zona, sin más viaje que el que nos pueda permitir la imaginación y el bolsillo, tenemos rincones realmente maravillosos que se pueden disfrutar muy cerca de casa. Uno de ellos es el Faro de Navidad, en Cartagena.

Si alguna vez has visto en series de televisión barcos de ensueño en los que se rodaban auténticas aventuras, o aquellos en los que el poder adquisitivo es ciertamente inimaginable, los tenemos totalmente al alcance: no de nuestra mano, pero sí de nuestra vista, en Navantia. Hay un lugar en el que reparan barcos, y, si hasta ahora los veíamos a lo lejos, desde la zona del puerto de Cartagena hay un lugar idóneo para verlos y admirarlos.

Estos días se puede apreciar uno de los veleros de propiedad privada más grandes del mundo: el Sailing Yatch A.; a los ojos de un niño perfectamente podría decir que, si le quitan los mástiles, parece sacado de una película de Star Wars. Sólo tiene un precio aproximado que ronda los 400 millones de euros, comprensible dentro de lo que engloba en sí el propio velero. Debe de ser realmente espectacular por dentro, si ya de por sí lo es por fuera, una visita de auténtico placer en el que el dinero no es un problema.

Más allá de estos caprichos marineros, también reparan otro tipo de barcos. Sirva la visión de este lugar para explicarle a los niños que, al igual que llevamos los coches al mecánico para que les revise el aceite o el motor, hay un sitio muy especializado en la Región de Murcia, como Navantia, que es especialista en la reparación de barcos de grandes dimensiones.

La zona del Faro de Navidad es un lugar que se divisa cuando se entra al Puerto de Cartagena. Hay dos faros a la entrada del puerto, y aunque parece más retirado e incluso podemos llegar a pensar que no es accesible, está arreglada la zona para el paseo y el deleite del paisaje. Espectacular todo el paseo, con bancos para sentarse, mirar el paisaje y relajarse con el sonido del viento y del mar cuando chocan las olas en los rompeolas.

Para llegar allí hay que ir en dirección a Navantia, como si fuésemos a la Algameca Chica, y nos desviamos a la zona de la izquierda siguiendo la carretera que nos lleva al faro. Se puede aparcar sin problema alguno, exceptuando a la hora del aperitivo y comidas, puesto que hay un restaurante y Club Naútico que se llenan siempre a esas horas. El restaurante El Chalé hace un caldero realmente bueno, con una carta variada y con platos combinados para los niños, pero sobre todo con unas vistas en la terraza a pie de mesa espectaculares.

Con niños es mejor tener siempre un sitio cerca para picar algo y, si llevas el bocata para pasar el día, es el lugar idóneo para tomar un café o un asiático con los críos y los amigos en un ambiente muy marinero. Cuando llegamos nos encontramos siempre a gente pescando, con sus cañas, cubos llenos de peces, y todo lo que usan los pescadores que se pasan largas horas en esa zona. Si nos asomamos al agua, podemos ver muchos erizos de mar junto a las rocas, al igual que la cantidad de peces que hay. Se huele a mar, pero, sobre todo, se tiene una perspectiva de la bahía de Cartagena realmente bonita. Hay una colonia de gatos que viven por allí, que siempre se arriman y se dejan acariciar al paso de los viandantes. Si te llevas una mesa y unas sillas, puedes pasar la tarde pescando con la familia y llevarte a casa una buena colección de peces para hacer fritos o a la plancha. Pero si lo que realmente te gusta es la fotografía espera a hacer la visita al caer la tarde, a partir de las cinco empieza el cielo a hacer su combinación de luces, y a eso de las seis y media podemos encontrarnos con un cielo que no necesita más filtro que el que nos regala la propia naturaleza.

A los niños más pequeños recomiendo no perderlos de vista por la cercanía del agua; el resto, es muy recomendable que se suban a la zona del espigón para ver con mayor perspectiva el paisaje. Siempre tendremos algún buque de mercancías en el horizonte, poniendo rumbo a cualquier parte del mundo.

Si te mueves por la zona de Santiago de la Ribera, este fin de semana se disputa el XL Trofeo Armada Española, XIV Trofeo Azor Ambiental, VII Trofeo Memorial Almirante D. Marcial Sánchez Barcaiztegui Aznar, de la Clase Snipe. Unos cincuenta y ocho barcos se darán cita en las aguas del Mar Menor, junto a este emblemático club naútico de Santiago de la Ribera. Siendo un club privado, en las competiciones de este tipo, puedes acceder a la zona en la que están los barcos y disfrutar tanto del club como del ambiente.

Tanto si navegas como si no, el mar es el mejor telón de fondo para este puente, y quizás el viaje que aún no habías planeado lo tengas al alcance de tu mano este mismo fin de semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook