11 de agosto de 2018
11.08.2018
Aquel verano de...1988

Ramón Gómez: "Cuento los veranos como las series, por temporadas"

Comenzó a tocar el bajo a los 18 años y con su grupo de pop independiente, ´Claim´, presentará el próximo noviembre su nuevo disco, ´Sofá Paraíso´

11.08.2018 | 04:00
Ramón Gómez Ruiz, en su casa de Bahía, en el Puerto de Mazarrón, el verano de 1988.

Murcia, 1987. Licenciado en Arquitectura, con un Máster en Gestión Cultural, trabaja en su estudio ´dos42´ pero su gran pasión es la música. Comenzó a tocar el bajo a los 18 años y con su grupo de pop independiente, ´Claim´, presentará el próximo noviembre su nuevo disco, ´Sofá Paraíso´. Es comisario y dinamizador cultural de ´Murcia Inspira´, de Cervezas Alhambra, y hoy actúa en la Plaza del Trigo de Sonorama, en Aranda de Duero.

El pasado abril se casó con Paula y tiene ese brillo en los ojos de recién casado. Compagina su trabajo como arquitecto con su otra gran pasión, la música con la que esta noche está cumpliendo uno de sus sueños, actuar en Sonorama, en Aranda de Duero (Burgos). Con Ramón Gómez Ruiz, bajista de Claim, hablamos de música, de sus aspiraciones culturales y sobre los mejores veranos de su vida.

¿Cuándo te incorporaste a Claim y qué es?
Me incorporé a Claim, una banda indie murciana compuesta por Adrián Riquelme, Gonzalo Magaña, Juandi Pascual y yo, en 2015 para grabar nuestro primer EP Barbados. Este próximo noviembre presentamos el largo que se llamará Sofá Paraíso, con once temas.

¿Qué vamos a encontrar en el nuevo disco?
Va a ser un disco muy chulo que incluye tres temas ya conocidos desde enero hasta ahora, con un sonido nuevo mucho más pensado en los directos que el anterior. Un disco muy conceptual que va a tener canciones en mayúsculas.

¿Cuándo fue tu último concierto y cuándo el próximo?
El último fue en Cieza, en la presentación del Festival Ribera de Segura, y esta noche tocamos en la Plaza del Trigo del Sonorama, en Aranda de Duero, Burgos. Un escenario mítico para nosotros porque de ahí han salido los grupos más grandes de la música indie.

¿Cuándo empezaste a tocar?
Con 18 años, mi hermano tenía una guitarra eléctrica; bueno, la compramos entre los dos, pero él era muy bueno tocando y me ´sugirió´ que me comprase un bajo para acompañarle. Desde que me lo compré, nunca he aprendido a tocar la guitarra (risas), parecen lo mismo pero son súperdistintos.

¿Cuál es tu meta en la música?
Cuando entré a Claim era tocar en Sonorama, que hoy la cumplimos. Lo chulo ha sido el camino hasta llegar aquí, muy gratificante. El siguiente reto será actuar en la sala Riviera de Madrid, pero eso me da un poco igual. Estamos abriendo caminos inexplorados y es fascinante.

Y el mundo de la cultura, tu otra gran pasión...
Haciendo la revista digital Magma, con David Cano en el año 2014 se me despertó el gusanillo por la cultura y por eso hice el Máster de Gestión Cultural, que me ha permitido acabar como comisario de Arquitectura y dinamizador cultural del proyecto de Cervezas Alhambra ´Murcia Inspira´, con una serie de eventos interesantísimos durante los próximos tres años en Murcia. Vamos a tener a los mejores arquitectos del momento y trataremos de enseñar la riqueza patrimonial de Murcia.

¿Si tuvieras que elegir entre las tres facetas, con cuál te quedas?
Lo que más me gusta es ser músico, sinceramente; pero la arquitectura me ha permitido poder desarrollar las tres facetas a la vez.

¿Cuál ha sido el mejor verano de tu vida?
Cuando acabé la carrera, porque duró cinco o seis meses. Los veranos para mí son ir a Mazarrón. Tenía una pandilla de 20 desde los 13 años. El verano son ellos, la familia y la pandilla. Contamos los veranos por temporadas, como las series de televisión. Debemos ir por la 16 o 17 temporada.

¿Qué recuerdas de esos veranos de tu infancia?
Sobre todo, jugar al fútbol. Recuerdo siempre mucha gente en la casa de la playa, que parecía un hotel. Venían muchos amigos de mis padres a tomar cerveza, a comer y a dormir. Los baños en la playa de Bahía, el Bali Hai, o cuando nos colábamos en las piscinas de Pueblo Salado.

¿Cómo llevas este verano?
Trabajando mucho en mi estudio de arquitectura o ´tele trabajando´ desde Mazarrón, preparando Sonorama, y después iré con mi mujer una semana a Castellón a ver a su familia para después dedicar dos semanas a grabar el nuevo disco en plena huerta murciana, en Ama Estudio, con Raúl de Lara.

¿Cuáles son tus playas favoritas?
Benicasim me encanta. Voy mucho por la zona de Cabo de Gata, pero las playas más impresionantes que he visto en mi vida son las de El Algarve, en Portugal. De aquí, Bolnuevo es la número uno, Percheles, Calnegre, La Azohía y Águilas.

¿Recuerdas alguna canción del verano?
Mi padre siempre ha sido muy de Queen, Led Zeppelin o los Beatles, pero desde hace poco se ´ha convertido´ al indie español, anoche por ejemplo estaba sonando Standstill en casa. Con una pandilla tan grande como la mía tenía muchas influencias de grupos diferentes. Eso sí, las visitas al Rockola de la Azohía eran obligadas.

¿Chiringuito o sombrilla?
Chiringuito, aunque suene mal. Me aburro en la sombrilla.

¿Cuál es tu aperitivo favorito?
Unas patatas con mejillones en el chiringuito de Playa Grande.

¿Fue en verano tu primer amor?
No lo puedo contar (risas). Se me juntaron tres en un verano; pero sí, el primero fue en Mazarrón. A Paula la conocí en la universidad, en Valencia, hace doce años, era mi compañera de colegio mayor.

¿A qué edad aprendiste a montar en bici?
Desde siempre, en Mazarrón, en el callejón de al lado de mi casa con mi padre. Debía tener 4 o 5 años. Me acuerdo de estar lleno de moratones. Iba en bici a todos lados, la típica BH, que me la robaron. Luego tuve una Orbea de montaña.

¿Lees en verano?
Sí, desde pequeños nos obligaban a leer en la siesta. El año pasado leí el libro La Edad Media de Leonardo Cano y este estoy con En el camino, de Jack Kerouac.

¿Has practicado nudismo en alguna ocasión?
Muchas veces, siempre que puedo, en las calas e incluso en la playa después de alguna fiesta. Parece mentira que cambie tanto la sensación de bañarnos con o sin bañador, que es un simple trapo. Luego soy muy pudoroso, el único requisito es que no haya nadie alrededor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine