10 de agosto de 2018
10.08.2018
Fiestas

Una región de fiestas

Si todavía no conoces los festejos de la comunidad murciana catalogados de Interés Turístico Nacional, a continuación te las presentamos

10.08.2018 | 21:18

Este año se han sumado dos eventos a la listas de los declarados de Interés Turístico Nacional en la Región, que cuenta ya con 8 de ellos.
Los últimos en subirse al carro han sido los Mayos de Alhama y el Festival Internacional de Jazz de San javier, que culminó su XXI edición a finales del pasado mes de julio y que destaca por su categoría de ´festival´ junto a las fiestas que cuentan con este reconocimiento.

1. Festival Internacional de Jazz de San Javier

El Festival Internacional de Jazz de San Javier se ha convertido en el octavo evento declarado de Interés Turístico Nacional en la Región. Puede resultar sorprendente la cabida de este festival dentro de esta categoría de fiestas, ya se trata de un evento totalmente distinto, que no es una festividad en sí mismo.

Este año se ha celebrado la XXI edición de un festival que tuvo su origen en el año 1998. Tiene lugar durante el mes de julio con la participación de grandes figuras del mundo del Jazz de diferentes corrientes y ya suma más de 2.000 músicos en más de 400 grupos.

San Javier ha tenido la suerte de contar con grandes artistas del género de la talla de Chick Corea, George Benson, Van Morrison o Marcus Miller.

2. Los mayos de Alhama

Se trata de una fiesta en la que numerosos ´mayos´ son los protagonistas durante el primer fin de semana del mes en el municipio de Alhama.

Y qué son los mayos, se preguntará mucha gente, pues se trata de monigotes con forma de persona que recrean distintas escenas acompañados con carteles en un determinado contexto y en muchas ocasiones con dichos y vocablos de la zona. Estos muñecos suelen ir vestidos con ropa de época, recreando oficios antiguos típicos así como situaciones críticas, en muchos casos de actualidad, a modo de sátira. Por ello, tras la Guerra Civil y durante más de 40 años desapareció, hasta que en 1982 se acordó recuperar la fiesta, de la que no se tiene claro su origen ya que no hay referencias escritas hasta la década de los años 20 del pasado siglo.

Además, se celebra un concurso que otorga una serie de premios a estos ´mayos´. En concreto, a los tres mejores en las categorías de crítico, tradicional y original, en un fiesta organizada por vecinos y asociaciones de barrio.

Esta fiesta ha sido declarada de Interés Turístico Nacional este año.

3. Las Cuadrillas de Barranda

Se ha consolidado como una de las principales manifestaciones de música tradicional, por lo que obtuvo el reconocimiento de fiesta de interés Turístico Nacional en 2011.

Se celebran en la pedanía de Caravaca de la Cruz, Barranda, el último fin de semana de enero. Cuadrillas, rondas y pandas de distintas provincias llenan las calles con una variada muestra de la música y el baile de la cultura popular.
Este año se ha cumplido la 40 edición con numerosas charlas, presentaciones de libros y representaciones teatrales, además de talleres de baile suelto tradicional y de iniciación al toque de pandereta y platillos.  

Su origen está ubicado en el año 1979 con la iniciativa del párroco del lugar en el momento, Ramón García, y el maestro Jesús María García, con la idea de celebrar en la localidad el denominado "Festival Comarcal de Música de Cuerda". Se trata, en este tipo de festivales, del más antiguo de España.

4. Semana Santa de Cieza

La Semana Santa de Cieza tiene sus primeras manifestaciones nazarenas a finales del siglo XV y se presenta como una de las de mayor interés religioso, turístico y cultural de la Región, declarada de Interés Turístico Nacional en noviembre de 2011.

Cuenta con más de 450 años de antigüedad, con dieciocho cofradías que destacan por el colorido de sus túnicas, además del desfile de los 'Armaos', con sus armaduras e indumentaria romanas que no pasan desapercibidas. Se trata de una celebración en la que lo religioso y lo festivo convergen, con autos sacramentales y procesiones pasionales por un lado y procesiones infantiles y conciertos por otra parte.

Esta fiesta cuenta, según la página web de Murcia Turística, con una de las mejores "colecciones de imaginería del país de los siglos XX y XXI, con obras de Álvarez Duarte, González Moreno, Capuz, José Planes, Palma Burgos, Hernández Navarro, Carrillo Marco, Antonio Bernal o Romero Zafra". Del mismo modo, la música tiene un valor fundamental en esta Semana Santa con 40 composiciones originales con pasodobles, marchas e himnos propios.
Las procesiones que más público tienen son el Prendimiento del Martes Santo, la Procesión del Descenso de Cristo a los Infiernos, el Sábado Santo y la Cortesía el Domingo de Resurrección.

5. Semana Santa de Jumilla

La semana Santa de Jumilla fue declarada de Interés Turístico Nacional en el año 2003.

Su origen se remonta al siglo XIV, por lo que es una de las más antiguas de la Región, junto a la de Cieza.
El Auto Sacramental de "El Prendimiento" es uno de los momentos más característicos de esta semana, junto a la tardes de las mantillas el Jueves Santo y al desfile de los Armaos con su característico caracol el Domingo de Resurreción.

Por otro lado, las procesiones más características recomendadas por Murcia Turística son la del Silencio, que se celebra Martes Santo de madrugada, "por ser la más pintoresca", ya que va recorriendo callejones estrechos y oscuros con la iluminación de cirios, acompañado por el sonido de las cadenas arrastradas por el suelo que rompen con el silencio que se mantiene. Junto a esta, otra de las más conocidas es la del Calvario, que tiene lugar la mañana de Viernes Santo, con la marcha fúnebre. El mismo viernes, por la noche, tiene lugar el Santo Entierro, una de las escenas más importantes que se pueden ver en la festividad jumillana.

6.Noche de los Tambores de Mula

Este día tan especial se enmarca en la Semana Santa de Mula, en concreto, la madrugada del Martes Santo. Comienza a las 12 de la noche hasta el Miércoles Santo a las 4 de la tarde, cuando los tambores resuenan en la también llamada "tamborada", desde la plaza del Ayuntamiento. Para participar solo hace falta un tambor y la típica túnica negra que se suele llevar.Además de esta noche, el Viernes Santo por la mañana y el Domingo de Resurrección también son protagonistas los tambores dentro de los horarios que se establecen por el Ayuntamiento.

Esta tradición se remonta al siglo XIX, aunque los primeros documentos en los que aparecen hacen precisamente alusión a su prohibición, ya que su carácter popular fue criticado con la prohibición de andar por la calle con tambores si no era dentro de una procesión. Tras la dictadura, esta fiesta comenzó a ser respaldada por la autoridades.
Fue reconocida de Interés Turístico Nacional en 2009.

7. Moros y Cristianos de Murcia

Esta fiesta se celebra en la ciudad de Murcia desde 1983, en el mes de septiembre, recuperando un tradición que tiene sus raíces muchos años atrás, en el siglo XV cuando se realizaban pasacalles con músicos junto a los que desfilaban juglares, moros y cristianos.

De esta forma, en la actualidad se recrea un escenario donde los murcianos se visten de ´moros´ y ´cristianos´. Las fiestas se extienden a lo largo de varios días aunque se centran en el sábado,´Día de la Entrada´, cuando se hacen pasacalles; domingo ´Dia de la Fundación´, cuando tiene lugar la Embajada Mora en la Plaza de la Catedral; y lunes, cuando se representa la 'Embajada Cristiana' y se escenifica la entrega de la llaves de la ciudad. Estos días, son anteriores a la Romería de la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Fuensanta.
En 2012 fue reconocida esta fiesta de Interés Turístico Nacional.


8.Fiestas patronales de la Purísima Concepción de Yecla

Estas fiestas, por sorprendente que parezca, tienen origen en el contexto de la Guerra de Cataluña, en 1642, cuando los yeclanos fueron llamados al frente. Gracias al desarrollo de la contienda, finalmente estos no tuvieron que entrar en batalla y regresaron sanos y salvos.Para agradecer que no tuvieran ninguna baja, y movidos por el sentimiento religioso, los 61 yeclanos decidieron subir al Santuario del Castillo donde se daba culto a la Virgen del Castillo, disparando los arcabuces con la pólvora que no se había utilizado durante la contienda.Así. esta misma tradición se sigue repitiendo todos los años,aunque hubo algunos años de pausa debido a la prohibición de la pólvora.

Uno de los momentos principales es la ascensión al castillo de los llamados ´arcabuceros´ para proceder a la Bajada de la Virgen el día 7 de diciembre. Se trata de uno de los días más célebres, junto al día siguiente, el 8, dia de la Inmaculada Concepción, donde se lleva a la patrona en procesión por las calles de Yecla. El Día de la Subida, los arcabuceros vuelven al castillo con la virgen.

La fiesta se ha actualizado en diferentes aspectos, contando con una app móvil con la que poder seguir toda la actualidad, además de poder realizar un seguimiento a la virgen para saber dónde se encuentra gracias a un localizador GPS.
Estas fiestas fueron declaradas de Interés Turístico Nacional en el año 2002.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook