15 de julio de 2018
15.07.2018
Igualdad

La mujer toma el mando de los videojuegos

Los grandes estudios resaltan a los personajes femeninos en sus propuestas para el año en la feria más importante del ocio interactivo, que ha mandado un mensaje a su público: los videojuegos ya nunca más serán eso de las maquinitas

14.07.2018 | 17:53
La mujer toma el mando de los videojuegos

La feria de referencia en el mundo de los videojuegos, E3, acaba de celebrarse en Los Ángeles. Allí se configuró la oferta de juegos de los próximos meses e incluso años. La del 2018 pasará a la historia por ser la primera en la que se escuchó hablar de cómo será la próxima generación de consolas.

Ellas juegan

La feria más importante del ocio interactivo terminó mandando un mensaje a su público: los videojuegos ya nunca más serán eso de las maquinitas. No deja de ser irónico, que en la fiesta de la industria, otrora un lugar donde las azafatas ligeras de ropa reclamaban tanta atención como las novedades del año próximo, haya sido el lugar elegido por muchas compañías para visibilizar a los personajes femeninos. Eran otros tiempos, pero ya superados, en los que el cuerpo de la mujer se utilizaba como un reclamo cualquiera para vender más copias. Tomb Raider, Assasin's Creed, Battlefield o Gears of War son ejemplos de grandes sagas en femenino, plural. No obstante, el que más llama la atención, no solo por sus dimensiones, sino por su forma de presentarse, tocando otro tema tabú como la homosexualidad. Hablamos de The Last of Us 2.

El videojuego de Naughty Dog apuesta por dar protagonismo a Ellie, una mujer abiertamente lesbiana. Ya lo demostró en la primera parte, en un contenido descargable que fue toda una maravilla. Allí, la pequeña descubría su sexualidad, enamorándose de su mejor amiga. Esta vez, la acompañante de Joel, que ya no es tal, porque será la protagonista principal de la aventura; fue el reclamo perfecto para la firma nipona, al mostrarla dándose un apasionado beso con una compañera. Todo en una industria, no lo olvidemos, en la que la violencia más visceral está permitida, pero donde el sexo, y no digamos ya el sexo homosexual, siempre se ha censurado.

Por otra parte, además de las reivindicaciones sociales, cabe destacar que el 2018 ha sido el año de los Battle Royal. El éxito de Fortnite es envidiable y ello ha llevado a decenas de empresas a tratar de imitarlo. Prácticamente, no habrá un juego de disparos en los próximos meses en los que no se imite la propuesta del título de Epic Games. En los videojuegos, también existen modas y gallinas de los huevos de oro.

EA jugará la Champions

La conferencia de esta compañía americana daba el pistoletazo de la salida de las exposiciones de las grandes firmas. EA basa su músculo en los deportes. Y por ahí, no defraudó. Este año, FIFA 19 arrebata la licencia de la Liga de Campeones a su rival, Pro Evolution Soccer. Todo un golpe de efecto para un juego que tendrá a Ronaldo en la portada, nadie sabe con qué camiseta. El resto de la intervención de los americanos se basó en Anthem y Battlefield V. El primero es lo nuevo de Bioware, los creadores de Mass Effect, últimamente en horas bajas. Nos pondrá en la piel de cuatro soldados del futuro, cuyos trajes son intercambiables, en función de la situación. Sale el 22 de febrero. La otra gran apuesta de esta conferencia fue Battlefield V; el juego bélico esta vez se pasa a la Segunda Guerra Mundial, estará protagonizado por una mujer y tendrá un modo battle royal. Por último, cabe destacar un nuevo título de la saga Star Wars; se localizará entre los episodios III y IV. Llegará al mercado en verano de 2019, aunque por ahora, se desconoce qué clase de título será.

Microsoft apuesta por una batería de buenas intenciones

La compañía de Bill Gates tiró la casa por la ventana en Los Ángeles con 33 anuncios en su conferencia. Su exposición se basó en una batería de anuncios, que aunaron juegos multiplataforma, exclusivos de renombre y suculentas propuestas para su oferta online. No pudo empezar más fuerte, presentando el regreso de su franquicia por antonomasia: el regreso del Jefe Maestro con Halo Infinite. La primera, en la frente.

En cuanto a los exclusivos de Xbox One, también vuelve Gears of War, con su quinta parte y una entrega con muñecos Funko Pop (pequeñas réplicas de personajes de películas o juegos, con una cabeza muy grande). Forza Horizon 4, la franquicia de conducción más potente de los americanos, también exhibió su músculo gráfico y se confirmó que se jugará a 60 fps y a 4K. En la conferencia de Microsoft tuvieron un destacado apartado Shadows of the Tomb Raider; la próxima aventura de Lara Croft, y Crackdown 3, ese GTA al estilo de dibujos animados, que se mostró en forma de tráiler.

En multiplataformas, la empresa de Bill Gates tampoco escatimó esfuerzos. Mostró: Ciberpunk 2017, Fallout 76, Metro Exodus, Kingdom Hearts 3, The Division 2 y Jump Force, un crossover entre los animes de Dragon Ball, One Piece, Naruto y Death Note. Parece un juego de lucha más que otra cosa. En definitiva, una disertación rayando lo sobresaliente para tratar de ganar la guerra de consolas con PS4.

Bethesda avanza a las nuevas generaciones

La conferencia de Bethesda fue dicotómica. Estuvieron todas sus sagas de renombre: Fallout, DOOM, Prey, The Elder Scrolls y Wolfenstein. Incluso, anunció, por primera vez en 25 años, en una franquicia remozada desde cero. Y aún así, decepcionó a los expertos. Probablemente, la exposición fue demasiado larga. Le sobró media hora para anunciar dos verdaderos bombazos. El primero, casi un secreto a voces: The Elder Scrolls VI era uno de los juegos que se rumoreaba que iba a estar y así fue. Y el segundo, se trata de Starfield, una nueva saga de carácter espacial y futurista, que Bethesda emprenderá desde cero. Y ese comienzo desde ceero era una eventualidad que no se producía desde hace 25 años. Por cierto, que estos dos juegos, que apenas estuvieron en forma de un diminuto avance, están pensados para la próxima generación de consolas. Lo único que no se sabe es cuándo llegará dicha generación.

Ubisoft, un 'Assasin's Creed' con aroma a '300'

El estudio francés volvió a cimentar su éxito en la que es su saga más conocida. Después de visitar el antiguo Egipto, la cultura clásica vuelve a tomar peso en Assasin's Creed. Esta vez, la saga de los asesinos se centrará en la Grecia de Sócrates, concretamente, en las Guerras del Peloponeso entre Esparta y Atenas. Al igual que ocurrió en Syndicate, Odyssey nos propondrá elegir entre dos espartanos, un hombre y una mujer, que tendrán que tomar complicados caminos en su aventura; toda una gran excusa para presentar la gran novedad de esta entrega: un sistema de decisiones. Ubisoft también mostró en su conferencia un nuevo tráiler de uno de sus juegos más esperados: Beyond God and Evil 2. Se ha comprobado que la aventura protagonizada por Jade y compañía será en realidad una secuela del original. Su propuesta se desarrolla dentro de un mundo abierto, donde se podrá establecer contactos con especies de extraterrestres, cada uno con su cultura.

Sony es un videojuego: 'The Last of Us 2'

En esta feria E3, Sony arriesgó en una conferencia ambivalente. Por una parte, los medios especializados de Los Ángeles pudieron recorrer diferentes escenarios, ambientados en cada uno de los títulos. Mientras tanto, en el streaming, esos huecos se rellenaron con farragosas tertulias. Quizás no fue la mejor exposición de la compañía nipona. Pero ver en movimiento The Last of Us 2 bien mereció la pena.

La secuela del que fue el mejor juego de Play Station 3 se promocionó en movimiento. Durante algo más de diez minutos, Ellie, que esta vez asume el papel de protagonista del videojuegos, demostró que ya es toda una guerrera en ese mundo apocalíptico arrasado por un extraño virus, en el que tan peligrosos son los zombies como los supervivientes. Con una demostración interactiva, The Last of Us 2 se descubrió con un hipertrofiado sistema gráfico, una propuesta subversiva, por su violencia y por mostrar sin tapujos a un personaje homosexual en una industria que a veces peca de puritana.

No tiene fecha de salida, pero en Los Ángeles, Sony arrancó una cuenta atrás para millones de fans que sólo esperan poder echarle el guante. Y más cuando descubrieron que el resto de la exposición de la empresa responsable de Play Station apenas aportó grandes novedades. El remake, 20 años después, de un clásico, Resident Evil 2, fue lo más jaleado en una feria en la que la ininteligible firma de Kojima con Death Stranding volvió a dar mucho que hablar. Por vez primera, el juego protagonizado por Norman Reedus se puedo ver en movimiento. Las conclusiones son claras: nadie sabe de qué va pero cada vez gusta más. Sony despidió su conferencia dentro del E3 con dos nuevas sagas: Ghost of Thusima, un juego de samurais, y lo nuevo del estudio Remedy, Control. El anuncio de Nioh 2 gustó más que el papel que jugó el próximo título de Spiderman. Demasiado peso para una aventura de la que ya se saben demasiados detalles.

Nintendo también tendrá 'Fortnite'

Fortnite es el videojuego de moda, del que todo el mundo habla, el battle royal que arrasa también estará en Nintendo Switch. A coste cero, el título más jugado del momento llega a la consola de la gran N. Esa fue prácticamente la gran novedad, en una feria en la que la firma nipona siempre acostumbra a pasar de puntillas, como si la cosa no fuera con ella. En una exposición con falso directo, al más puro estilo del programa Supervivientes, Nintendo no anunció nada que no se supiera entre los aficionados. Super Smash Brosh: Ultimate será el próximo gran exclusivo de una consola, Switch, que tendrá que espabilar si no quiere perder las grandes sensaciones con las que llegó al mercado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook