Baloncesto

El UCAM esquiva el derecho de tanteo al tener los deberes hechos

El club universitario no se acoge a esta normativa con ningún jugador al contar con contrato en vigor todo el grueso de su plantilla

Jelínek, la única salida tras finalizar su compromiso

La plantilla del UCAM Murcia tras finalizar el último partido de la final de la ACB ante el Real Madrid.

La plantilla del UCAM Murcia tras finalizar el último partido de la final de la ACB ante el Real Madrid. / ACB PHOTO/S.GORDON

José Pablo Guillén

José Pablo Guillén

El derecho de tanteo es una normativa que permite a los clubes de la Liga Endesa mantener a los jugadores que finalizan contrato, al poder igualar cualquier oferta que se presente por ellos y mantener así la prioridad frente al resto de los equipos. Dieciséis jugadores de la ACB fueron inscritos ayer a esta norma tras finalizar la temporada 2023-2024, y ninguno del UCAM Murcia CB. Esto se debe a la sencilla razón de que el conjunto universitario cuenta con el grueso de su plantilla con contrato en vigor, por lo que no puede acogerse a esta regla en ningún caso específico.

Y es que el equipo murciano no solo ha hecho cosas diferentes sobre el parqué este curso, donde ha cuajado la mejor temporada de su historia, sino que también las ha realizado fuera de la pista. Las renovaciones de piezas importantes, como son los casos de Howard Sant-Roos, Rodions Kurucs, Troy Caupain o Dylan Ennis, que se suman también a la del entrenador Sito Alonso, o las incorporaciones con vistas al futuro que firmaron por lo que restaba de campaña más otro año asegurado, como ocurrió con Jonah Radebaugh o Arturs Kurucs, han permitido al UCAM poder conservar buena parte de su bloque para la próxima campaña y no tener la necesidad de negociar o acogerse a normativas como las del derecho de tanteo.

Tan solo existían un par de casos en los que el equipo murciano se hubiera podido acoger a esta regla. Primero el de Marko Todorovic, que finalizaba contrato tras su llegada en diciembre para suplir la ausencia de Simon Birgander, y que se había revalorizado tras convertirse en una pieza importante en los esquemas de Sito Alonso al recuperar su mejor versión en la Liga Endesa tras su paso por China. Sin embargo, el pívot montenegrino, que no pudo disputar el play off por el título por una inflamación en el tendón de Aquiles, finalmente renovó su compromiso por una temporada, más otra opcional, el pasado sábado, unos días antes de que se abriera el derecho de tanteo.

El otro caso de la plantilla era bien distinto. David Jelínek finalizaba su contrato, y unos días después de la conclusión de la final ante el Real Madrid anunciaba su adiós después de dos temporadas en Murcia. El pasado verano renovó por un año más, hasta junio de 2024, pero el UCAM no ha recurrido al derecho de tanteo sobre Jelínek, al dar por cerrada su etapa y la búsqueda del jugador de un nuevo destino con mayor protagonismo y minutos. Por lo que es libre para recalar en cualquier equipo de la Liga Endesa.

El caso Sleva

No obstante, la situación contractual de Dustin Sleva es con la que menos margen de maniobra cuenta el UCAM. El club murciano no ha podido inscribir al ala-pívot en el derecho de tanteo al contar con un año más de contrato, tal y como publicó este diario. Sin embargo, en este segundo año, el jugador tiene una cláusula de salida que le permitiría cambiar de aires con tan solo abonarla. Por lo que eso impide al UCAM tener la oportunidad de igualar cualquier otra oferta que le presente otro equipo de la Liga Endesa, y así mantener su prioridad frente al resto de clubes de la competición que quieran hacerse con sus servicios. Por esta razón no apareció ayer el nombre del norteamericano en la lista del tanteo, ya que otro motivo sería que el UCAM no quisiera contar con el jugador el próximo curso, algo impensable visto su rendimiento y conexión con el proyecto. Tampoco se encuentra el nombre de Moussa Diagne, al que el club tiene decidido ejecutar la opción que le renovaría su contrato de manera automática por un año más y mantener así su actual juego interior junto a Birgander y Todorovic, tal y como publicó este diario. n