FC Cartagena

El nuevo rumbo del Cartagena con Abelardo en el timón

El proyecto albinegro para la temporada 24-25 arrancará la pretemporada el 8 de julio de la mano de un técnico que anda pendiente de la confección de la plantilla

Abelardo en su etapa en el banquillo del Alavés.

Abelardo en su etapa en el banquillo del Alavés. / E.P.

Salva Castiñeyras

El FC Cartagena solo quiere mirar al frente y lo hace con la máxima ilusión. Tras el adiós de Julián Calero y el cierre de una temporada histórica que acabó en milagro, el club cartagenerista encarrila su quinta temporada en el fútbol profesional español. Sin embargo, vuelve a verse obligado a reinventarse para luchar por su propia supervivencia un año más en el fútbol profesional.

El adiós de Calero era un secreto a voces desde hace semanas. Tras su espectacular hazaña en Cartagena, era evidente que recibiría numerosas propuestas, algo que finalmente se concretó con su salida al Levante. La dirección albinegra, tras la negativa de Julián a renovar en Cartagena, se movió rápidamente para no dejar desprotegido el futuro inmediato del club. Así, apareció la sorprendente e inesperada figura de Abelardo Fernández, el técnico gijonés que llega para dar continuidad a un bloque y estilo que salvó de la quema al FC Cartagena en la temporada 2023-24.

Abelardo es el elegido para liderar la nueva etapa del FC Cartagena. El gijonés de 54 años, que será presentado oficialmente a mediados de la próxima semana, ha estado trabajando en la confección de la plantilla albinegra desde que fuera anunciado como nuevo entrenador el pasado jueves 6 de junio. La pretemporada para el FC Cartagena 2024-25 arrancará el próximo 8 de julio, con la plantilla citada para pasar las pertinentes pruebas médicas y para que, en los días consiguientes, den comienzo los entrenamientos en la Ciudad Deportiva José María Ferrer.

Ocho jugadores, la base

Para esa fecha, Abelardo debería tener más o menos definido el núcleo de su equipo. Por ahora, solo hay siete futbolistas con contrato vigente que serían los cimientos del nuevo proyecto. Estos baluartes son Gonzalo Verdú (2025), Iván Calero (2025), Luis Muñoz (2025), Juan Carlos Real (2026), Juanjo Narváez (2025), y los recién renovados Andy Rodríguez (2025), Alfredo Ortuño (2026) y Jairo Izquierdo (2026). Las renovaciones de Pedro Alcalá y Damián Musto también son cruciales. El central mazarronero Alcalá y el club estarían en perfecta sintonía para extender su vínculo, aunque aún deben limar asperezas en cuanto a los términos económicos y la duración del nuevo contrato.

Por la parte que le toca a Damián Musto, su contrato incluye una renovación automática basada en los partidos jugados la temporada pasada, pero ambas partes (club y jugador) tienen la potestad de rechazar esta extensión de forma unilateral. Una próxima reunión con Belmonte resolvería el entramado y entonces será cuando Musto decidirá si continúa defendiendo los colores albinegros por una temporada más o si, al igual que Mikel Rico, opta por colgar las botas.

Abelardo, con una temporada firmada, llega a Cartagena con un currículum cuanto menos exótico. Técnico con personalidad abrumadora, que consiguió un ascenso casi tildado también de ‘milagroso’ a Primera División con un Sporting de Gijón sancionado sin poder fichar por una sanción de LaLiga. No contento con eso, consigue con ese mismo plantel (más tres cesiones) la permanencia en Primera, para ya en su tercer año acabar siendo cesado a mitad de campaña.

Al Cartagonova llegará acompañado de Juan Antonio Morga, preparador físico y segundo entrenador que ya le ha acompañado en sus experiencias tanto en Vitoria como en Gijón. Para la preparación física el propio Cartagena también ha puesto en la mesa a Paco Imbernón, activo del club desde hace varias campañas y que ha trabajado junto a Morga en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera. Abelardo ya ha expresado al club, en las reuniones previas a su fichaje, su total confianza en el cuerpo técnico que la entidad blanquinegra ha propuesto.

La filosofía Abelardo

Abelardo no deja a nadie indiferente. A Cartagena llega un técnico conocido a nivel nacional por su fuerte personalidad y presencia mediática, además, el nuevo míster blanquinegro aterriza con un plan claro y una filosofía de juego bien definida con el claro objetivo de seguir dando continuidad y alas al proyecto cartagenerista en Segunda División por un año más.

Durante su etapa en el Sporting, Abelardo apostó por un firme y clásico 4-4-2. Su enfoque se centraba en mantener las líneas muy juntas en defensa, con bandas rápidas y una delantera compuesta por un delantero alto y otro más móvil que le acompañe. En el Sporting de Gijón que ascendió en aquella 2014-15, por ejemplo, Miguel Ángel Guerrero era entonces el que complementaba a un Pablo Pérez que hacía el trabajo de altura. Por las bandas usaba habitualmente a Carmona por un lado y a Jony Rodríguez por el otro, en busca de velocidad, transición y desequilibrio al contraataque.

El nuevo técnico del Cartagena tiene preferencia por mediocentros de corte defensivo, que tengan gran facilidad para achicar metros entre líneas y reducir al máximo las oportunidades del rival. Abelardo valora jugadores capaces de robar balones y distribuirlos a los costados o buscar directamente a la delantera. Un ejemplo de esta predilección es la cesión de Fran Villalba al Málaga durante la estancia de Abelardo en Gijón. Los mediocampistas más creativos solía dejarlos a un lado en este sector.

En defensa, Abelardo opta por jugadores físicamente fuertes, que puedan contribuir tanto en la contención como en el juego aéreo. No tiene reparos en jugar en largo, aprovechando la referencia de ese delantero alto que actúe como faro del equipo en la parcela ofensiva. Además del 4-4-2, a Abelardo le hemos visto introducir variantes tácticas como el 4-1-4-1, adaptándose a las circunstancias del partido, pero sin perder la esencia de esas defensa profunda con líneas juntas para salir y aprovechar las situaciones de contraataque.

El estilo de Abelardo parece casar perfectamente con los perfiles de jugadores clave para el FC Cartagena 23-24. Figuras como Pedro Alcalá y Gonzalo Verdú, con su solidez defensiva, son ideales para el esquema del nuevo entrenador. Andy Rodríguez, le viene como anillo al dedo, sumando su experiencia, despliegue físico y por su puerto su especialidad a balón parado.

La llegada de Abelardo podría ser también un motivo más para que Musto se siga sintiendo útil e importante y renueve un año más. Luis Muñoz, Ortuño, Calero son más que válidos, e incluso Narváez o Juan Carlos Real podrían ser valorados por el nuevo técnico para darle chance en sus esquemas.

De esta forma, se puede ver este nuevo Cartagena 2024-25 como una propuesta continuista del cuadro que logró una permanencia súper sufrida a la par de celebrada. Abelardo puede abrazar los mimbres y trabajo que Calero dejó a su espalda, pero inyectando varios matices personales y añadiendo algo más de juego directo.