Baloncesto

El UCAM Murcia quiere que la fiesta de la final contra el Real Madrid continúe

El equipo universitario, con el Palacio de los Deportes lleno, busca un triunfo que dé emoción a su desigual lucha con conjunto blanco, que ha basado hasta ahora su dominio bajo los aros

Dylan Ennis lanza a canasta en el segundo partido de la final. | AFP 7/EUROPA PRESS

Dylan Ennis lanza a canasta en el segundo partido de la final. | AFP 7/EUROPA PRESS

Dioni García

Dioni García

El UCAM Murcia CB no tenía en su hoja de ruta superar los cuartos de final con el factor cancha en contra ante el Valencia y lo consiguió. El UCAM Murcia CB no tenía en su hoja de ruta superar las semifinales con el factor cancha en contra ante el Unicaja y lo consiguió. Por eso, que nadie lo dé por muerto pese a llegar hoy al Palacio de los Deportes, al calor de una afición que llenará las gradas, con un 2-0 en contra en la final frente al Real Madrid.

Los de Sito Alonso quieren seguir haciendo historia y por su cabeza no pasa acabar el play off sin lograr ni una sola victoria en una pista que convirtió en casi inexpugnable en la temporada regular. Esta noche (20:30 horas, Movistar) quiere volver a mostrar su gen competitivo para derrotar al equipo blanco y forzar un cuarto encuentro que se jugará viernes también en Murcia.

No es el UCAM un equipo que baje los brazos. Tiene orgullo y carácter. Los madridistas han basado sus triunfos en los dos choques en el WiZink Center en el poderío bajo los tableros. No tiene Sito Alonso un ‘anti Tabares’ o un ‘anti Poirier’ en su plantilla porque tiene lesionados a los dos que les pueden hacer ‘cosquillas’ -Marko Todorovic y Simon Birgander-. Su inferioridad en el rebote ha sido manifiesta hasta la fecha en esta serie final. En el primero, que acabó 84-76, fue de 43 capturas por 31; y en el segundo (79-63), el lunes, 44 contra 37.

El UCAM ya sabe lo que es ganar esta campaña en el Palacio al Real Madrid. ¿Por qué no puede volver a hacerlo? Fue el 14 de enero, en el arranque de la segunda vuelta, y se impuso por 73-61 en un choque donde Dylan Ennis, con 18 puntos, fue vital al igual que Dustin Sleva (14). Los blancos llegaron con importantes bajas, entre ellos Tavares y Poirier, pero la clave estuvo en que los universitarios desesperaron con su defensa a los jugadores de Chus Mateo. Y hoy volverá a ser clave esa defensa en zona de ajustes que tantos quebraderos ocasionó a Valencia y Unicaja, pero que con el Madrid, debido a que sus recursos son casi infinitos, no ha tenido un efecto tan letal.

En cualquier caso, el UCAM dio la cara en los dos encuentros disputados en Madrid. Nunca se fue de los partidos. Y cuando el rival adquirió ventajas importantes, se reenganchó con uñas y dientes. Ese espíritu guerrero y de rebeldía necesita volver a sacarlo hoy para salvar ese ‘match ball’.

«Ya sabemos que a un rival como el Madrid no le podemos ganar por talento y hay que pelear duro y cometer menos errores. Es un gran equipo y cuanto tienes un fallo te castiga», dijo Moussa Diagne después del segundo partido en Madrid, tras el que admitió que «la situación está difícil pero debemos luchar por ello. Llegamos hasta aquí y debemos continuar».

Que los dos interiores, Yannis Morin y Moussa Diagne, no se carguen pronto de faltas personales -el lunes en Madrid estaban ya los dos con tres faltas en el segundo cuarto-; que los mejores tiradores exteriores del equipo, Ludde Hakanson y Troy Caupain, logren incrementar su aportación; y tener un mayor control del rebote defensivo, son algunas de las claves para un duelo de hoy que, pase lo que pase, será una gran fiesta del baloncesto, con el pabellón lleno hasta la bandera. Porque el UCAM 2023-2024 no solo se ha ganado el respeto y la admiración de sus aficionados, sino de todo el baloncesto nacional, como el Girona en el fútbol.

El UCAM, aunque parezca utópico, no está derrotado. Hoy quiere volver a demostrarlo, como hizo ante el Valencia en el tercer partido o frente al Unicaja en el quinto. Que la fiesta continúe es el reto que se ha marcado un vestuario unido que aún no quiere irse de vacaciones.