Fútbol

La columna vertebral del FC Cartagena, pendiente de una renovación incierta

Pedro Alcalá, Musto, Jairo y Ortuño esperan su turno tras el único acuerdo exitoso del club hasta ahora alcanzado con Andy Rodríguez

Pedro Alcalá y Alfredo Ortuño se abrazan tras un gol en el Cartagonova.

Pedro Alcalá y Alfredo Ortuño se abrazan tras un gol en el Cartagonova.

Alfonso Asensio

Alfonso Asensio

El Fútbol Club Cartagena de la 2024-2025 no cuenta con demasiadas certezas. A nivel institucional, la continuidad de la actual directiva está en el aire y a nivel deportivo sólo se ha dado una pincelada a lo que puede ser la futura plantilla. Únicamente seis futbolistas tienen contrato con el club a partir del 30 de junio y la columna vertebral depende de una renovación incierta: Pedro Alcalá, Damián Musto, Jairo Izquierdo y Alfredo Ortuño esperan su turno después de un primer acuerdo alcanzado con Andy Rodríguez.

Existe ciertamente un pilar sobre el que se ha asentado el Cartagena de esta temporada recién terminada. Algunos de esos nombres, muy pocos, tienen contrato en vigor para la campaña siguiente. Son, por ejemplo, Iván Calero y Andy Rodríguez, recientemente renovado. Otros muchos aún no saben cuál será su lugar cuando eche a rodar de nuevo el balón en la pretemporada.

En defensa, el mazarronero Alcalá ha sido un baluarte incluso cuando el equipo se caía a pedazos. Además, cerró Pedro su tercera campaña consecutiva en el Cartagonova de manera muy especial, convirtiéndose en el primer capitán albinegro tras la marcha de Marc Martínez en invierno, abanderando la remontada cartagenera y alcanzando la cifra redonda de cien partidos con la camiseta del Cartagena.

La vinculación entre el defensa y el club finaliza el próximo día 30 y su marcha supondría una enorme pérdida tanto deportiva como sentimental. Ha disputado 37 encuentros este curso a su mejor nivel desde que llegó en 2021, viendo únicamente 8 cartulinas amarillas. No hay motivo por el que no renovar a un Alcalá que ya negoció con el club el pasado verano para ayudar a cuadrar la masa salarial.

Tan imprescindible ha sido la figura de Pedro Alcalá como la de Damián Musto en el centro del campo. El argentino de 36 años ha firmado una segunda campaña soberbia con los albinegros con 36 partidos y sin una sola lesión. Ha ido de menos a más y ha demostrado que sigue teniendo mucho fútbol en sus botas, no obstante, su renovación también pende de un hilo.

A pesar de haber alcanzado los partidos previstos en su contrato para cumplir la renovación por objetivos, existe en su contrato una cláusula que permite a cualquiera de las partes rescindirlo de manera unilateral. De esta forma, todo depende igualmente de un acuerdo que deben alcanzar el futbolista y la directiva de la entidad, la cual se encuentra en un momento de inestabilidad. El jugador declaró durante la gala de premios de la Federación de Peñas del FC Cartagena que debe hablar con el presidente: «Tengo pendiente una charla con Paco Belmonte. Mi intención es continuar. Quiero seguir un año más y si es posible en el Cartagena», afirmó.

El tinerfeño Jairo Izquierdo también finaliza contrato, pero en su caso, sin opción de renovación por objetivos. Fichado en verano de 2022, su segunda experiencia con los cartageneros ha sido clave en el cumplimiento del objetivo.

A pesar de que su aportación ofensiva ha sido menor que la de el pasado año, su participación ha sido mayor y más determinante. La adaptación del carrilero al esquema implantado por Calero le ha convertido en una pieza clave y ha hecho brillar sus cualidades al contragolpe. En plena madurez deportiva, Jairo es uno de los jugadores que puede recibir ofertas de clubes con mayores pretensiones y la negociación se torna un aspecto clave. De hecho, ya ha recibido el interés del Levante, club al que se marcha Julián Calero, según varios medios valencianos.

Por último, Alfredo Ortuño es otro de los imprescindibles del equipo que se puede ver sin contrato en unas semanas. Tras su fichaje en 2021, el club lo renovó por otras dos campañas después de sólo seis meses en sus filas, mostrando la buena relación y la confianza que impera entre ambas partes. Sus goles -ha alcanzado este curso los 100 con la camiseta albinegra- han terminado salvando al equipo del descenso y ahora es el club quien debe corresponder a su buen trabajo.

El yeclano, como Musto, ha declarado en varias ocasiones que desea seguir en Cartagena y sería raro verle abandonar el Cartagonova tras su mejor año goleador como albinegro con 11 tantos y 3 asistencias en 43 partidos.