El FC Cartagena se estrella en una final por la permanencia (3-0)

El equipo de Julián Calero realiza uno de sus peores partidos de la temporada frente al Huesca, que gana ventaja como rival directo y deja a los albinegros aún más colistas

Damián Musto conduce el balón ante la presión de un contrario

Damián Musto conduce el balón ante la presión de un contrario / LOF

Alfonso Asensio

Alfonso Asensio

Desastroso partido del FC Cartagena en El Alcoraz frente al Huesca en el último encuentro del año. El choque directo por la salvación podía acercar a los albinegros al objetivo de cara a la segunda vuelta, pero les deja más hundidos en la última posición y con una gran desventaja con respecto a un rival que lucha por el mismo objetivo. El frío inicio de los cartageneros permitió el crecimiento de un tibio Huesca, que logró tres goles en apenas diez minutos para sentenciar el duelo: Villarrasa, Hugo Vallejo y Kortajarena aprovecharon un filón en la banda derecha del Cartagena, defendida por el canterano Sabater ante la ausencia de Iván Calero, para hacer los tantos que hunden al cuadro del Cartagonova.

El encuentro en El Alcoraz comenzó con unos primeros instantes de mucho ímpetu por parte de ambos equipos. Un ímpetu que a penas duró un minuto y que dio paso a un largo tramo difícil de digerir. El frío de Los Pirineos dejó helados a los futbolistas y su estática actitud imposibilitó cualquier acercamiento a portería a la vez que los sistemas utilizados por Antonio Hidalgo y Julián Calero se anularon entre sí.

Antes del primer cuarto de hora, una emergencia en la grada alertó al colegiado principal, Guzmán Mansilla, que paró el encuentro para que los servicios médicos presentes en el estadio atendieran a un aficionado. Tras cuatro minutos de parón, el juego se reanudó con buenas noticias y sin mayores problemas.

La detención del juego pareció beneficiar al Cartagena, que ordenó ideas y mejoró con balón, pero la presión alta del cuadro local hizo rifar la pelota a los albinegros. Lautaro no cumplió su papel ganando balones arriba y el contrario mejoró su presencia ofensiva.

Antes de cumplirse la media hora de partido, el conjunto azulgrana avisó con una conducción de Javi Martínez desde la derecha que dejó atrás a varios defensores, pero quedó en nada tras la apertura a Blasco. En la siguiente jugada de ataque llegaría el primer tanto de los oscenses:

Comenzó por el mismo perfil la jugada Loureiro, hundiendo a la zaga albinegra. Cuando esta se cerró en su área, abrió escorado a la izquierda para Joaquín Muñoz, quien bailó con la pelota para ganar el espacio para el centro y la puso al segundo palo bombeada. Ignasi Villarrasa entró sólo en carrera para poner el interior de su zurda y alojarla dentro de la meta de Marc Martínez, que salió a su encuentro, pero que se vio superado por el palo corto para recibir el 1 a 0 en el 30.

No había encajado el Cartagena el primer golpe cuando recibió el segundo, sólo cinco minutos después. La permisividad en el costado zurdo, donde el canterano Sabater se vio completamente superado, dio a Hugo Vallejo el espacio necesario para conducir en diagonal al área y disparar cuando saltaba la defensa. El tiro del extremo con el interior de la derecha mientras caía salió muy potente y encontró la red en el palo largo para hacer el 2 a 0 en el minuto 35.

El Huesca se convirtió en un vendaval ofensivo y se gustó sobre el césped mientras hundía al Cartagena en su área. Así llegó el tercero, sólo cuatro minutos después, tras un auténtico jugadón. El balón se movió de derecha a izquierda sin que la zaga albinegra pudiera interceptarlo y en el costado zurdo la agarró Villarrasa, que regateó antes de jugar con Vallejo. Este la pisó para sortear a los contrarios y se apoyó de nuevo en Villarrasa para la pared por bombeada. Vallejo recibió y centró raso para Kortajarena, que la esperaba en el pico del área pequeña para rematar y hacer el 3 a 0 antes del 40.

En el 45 tuvo el Cartagena su primer acercamiento con un centro lejano que Muñoz controló en el área, pero que quedó en agua de borraja y, tras un descuento de nueve minutos, llegó el descanso que los albinegros pedían con ansias. El balance ofensivo visitante fue de dos tiros, ambos fuera y ambos de Juan Carlos Sabater para finalizar jugada.

En los vestuarios entendió Calero el error cometido con su once e introdujo a Mikel Rico por Sabater y a Iván Ayllón por Verdú. Corrigió el sistema colocando a Alarcón como lateral diestro en una defensa de cuatro integrada por el chileno, Alcalá, Fontán y Jairo.

En la segunda mitad, el conjunto cartagenerista tuvo una breve reacción que se mantuvo hasta la hora de juego. En ella, los de Calero consiguieron encerrar en su campo al Huesca y pudieron conectar algún remate a portería gracias a Ayllón en dos ocasiones, sin éxito. A pesar del resultado, no dejó de intentarlo el cuadro visitante con varios acercamientos en los minutos finales con un rival muy replegado.

El nivel general del equipo fue muy pobre y la imagen en El Alcoraz, pésima. La dura derrota resta aún más opciones de las pocas que aún guardaba el Cartagena de cara a la salvación. El huesca consigue la ventaja como rival directo por una permanencia que se aleja un punto tras el empate del Villarreal B contra el Oviedo.