En una desgraciada alineación de los astros, el segundo equipo del Fútbol Club Cartagena y el conjunto juvenil parecen seguir el camino de la primera plantilla en cuanto a resultados en este mal inicio de temporada. El filial es colista mientras que el juvenil sólo salva el farolillo rojo por la diferencia de goles.

Los de Pepe Aguilar se han quedado estancados en la última posición de la tabla después de cuatro jornadas en las que sólo han podido cosechar un punto. Ese único punto lo ganó frente al San Roque de Lepe en la primera fecha -1 a 1- y desde entonces no ha vuelto a puntuar: cayó derrotado por 3 a 0 ante el Sevilla Atlético, perdió en casa contra el Vélez por 1 a 2 y en La Condomina ante el UCAM Murcia con un resultado de 3 a 0. Dos goles a favor y nueve en contra dejan muy tocado al filial en el arranque liguero.

El juvenil lleva un camino similar. Cuatro partidos y ni una sola victoria. Todo han sido derrotas para el equipo que entrenaba David Garnés y que recogió Juanjo Brau. Ganaron en La Manga Club el Alboraya -0 a 1- y el Elche -1 a 5- mientras que los albinegros perdieron en Valencia 5 a 0 y en Albacete 4 a 1.

La dinámica de ambos equipos es negativa, aunque todavía hay margen para corregir el rumbo. En el arranque de la temporada 2023-24, el Cartagena lo ve todo negro y nada blanco.