Fútbol

El FC Cartagena huele la sangre de un Real Valladolid herido

Ambos equipos lucharán esta tarde por tres puntos de oro tras comenzar con mal pie el curso

Alcalá, Kiko Olivas y Musto, en un entrenamiento. | FC CARTAGENA

Alcalá, Kiko Olivas y Musto, en un entrenamiento. | FC CARTAGENA / Alfonso Asensio

Alfonso Asensio

El Fútbol Club Cartagena se mide, en medio de una difícil situación clasificatoria, a uno de los rivales más fuertes de la Segunda División. Se juega los tres puntos el conjunto albinegro nada más y nada menos que contra el Real Valladolid, recién descendido de la máxima categoría. No obstante, tampoco llega el cuadro pucelano de la mejor manera.

Los vallisoletanos son décimooctavos con cuatro puntos -uno más que el Cartagena- y su entrenador, Paulo Pezzolano, se encuentra entre la espada y la pared. Duelo de necesitados en el José Zorrilla en el que los locales sólo dan por buena la victoria mientras que a los visitantes les valdría con un empate.

Los cartageneros han tenido un horrible inicio de temporada. Con una única victoria en cinco partidos, el equipo es vigésimo sumando únicamente tres puntos. Los de Víctor Sánchez del Amo perdieron en su debut frente al Eldense, cayeron también contra el Andorra en el Estadio Nacional y sufrieron su tercera derrota consecutiva contra el Levante.

La épica remontada en La Cerámica contra el Villarreal B fue como una bombona de oxígeno para el cuadro albinegro con los tres primeros puntos del curso, aunque el Real Zaragoza volvió a bajar los ánimos del equipo una semana más tarde venciendo de vuelta en el Cartagonova.

La contundencia en ambas áreas está siendo la asignatura pendiente de los cartageneros en este tramo inicial. En cinco jornadas, el equipo ha encajado nueve goles, siendo el segundo peor en ese registro, mientras que sólo ha marcado cinco.

Este balance negativo se ha visto reflejado en casi todos los partidos. Por un lado, el equipo es capaz de desarrollar una buena propuesta de juego y generar las ocasiones necesarias para ganar, sin embargo, no es capaz de materializarlas. Por otro, el bloque no concede demasiadas ocasiones, pero no sabe evitar los goles cuando le atacan e incluso ha encajado varios por errores propios.

Al otro lado del campo se situará el Real Valladolid. Un Real Valladolid irreconocible y repleto de dudas al que su propia exigencia está consumiendo. El conjunto de Pucela sólo ganó en la primera jornada de liga, al Sporting -2 a 0-, sumó tres derrotas consecutivas frente a Zaragoza -1 a 0-, Alcorcón -0 a 2- y Albacete -2 a 0- y volvió a sumar otro punto la pasada semana contra el Elche -1 a 1-.

Las cuatro unidades que atesora el equipo del José Zorrilla no son suficientes para la persecución de su objetivo, que es indudablemente el ascenso directo. Esto ha llevado a Pezzolano al disparadero y los rumores de ultimatum ya corren por los aledaños del estadio. De no vencer al FC Cartagena, el entrenador uruguayo podría ver muy comprometida su continuidad.

En cuanto a los onces, es posible que Víctor Sánchez mantenga a Marc Martínez en la portería pese a sus últimos errores. En defensa, Pedro Alcalá, Kiko Olivas y Fontán podrían ocupar el centro mientras que Jansson puede ser el carrilero derecho y Arnau Solà el izquierdo. Por delante, Jony Álamo tiene la confianza del entrenador y, junto a él podría volver Musto. Arriba, Hevel se situará previsiblemente por detrás de Ayllón y Ortuño en un 5-2-1-2. Calero regresa con el equipo mientras Jony Rodríguez sigue su puesta a punto.

Pezzolano, por su parte, podría salir con Jhon en portería; David Torres, Boyomo y Gustavo en línea de tres con Rosa y Escudero como carrileros; Juric y Monchu en el doble pivote; Iván Sánchez en la media punta; y arriba Marcos André y Kenedy.

Pezzolano: «Cada pitido a nosotros mismos es energía para el rival»

El entrenador del Real Valladolid, Paulo Pezzolano, atendió a los medios de comunicación antes del encuentro de su equipo contra el FC Cartagena y mandó un claro mensaje a su afición para que apoye a los jugadores. «Los aficionados son conscientes del pasado, hay una ola muy, muy negativa y se hace todo más negativo», admitió.

«Hoy yo le puedo decir que se desahoguen conmigo desde el minuto cero, pero que apoyen a los jugadores. Se nota mucho cuando se apoya el equipo y los jugadores lo sienten mucho dentro del campo», comentó el entrenador. «Cada pitido a nosotros mismos es dar energía al rival», añadió.

También valoró al cuadro albinegro. «es un equipo sólido, que ha recibido muchos goles, pero que han rebotado en un zaguero, no fue tanto la virtud del rival porque no le generan mucho», comentó sobre la defensa. Demostró Pezzolano haber estudiado también la delantera cartagenera, «Tiene dos puntas. Un punta te aguanta más el balón, van a todas, presionan mucho, van los dos juntos. Equilibran el equipo muy agresivo hacia un sector. Eso es el Cartagena, muchas transiciones», comentó convencido de su análisis para concluir la rueda de prensa previa al partido.