Empate que sabe a muy poco del FC Cartagena ante el Burgos en un encuentro desnivelado por la expulsión de Toni Datkovic a los 26 minutos, pero igualado en cuanto a opciones de vencer. Luis Carrión reorganizó a su equipo tras la tarjeta roja directa y no sólo consiguió disminuir la ventaja visitante, sino que terminó superando a su rival. Un tibio Burgos no supo cómo hacer daño a los cartageneros y el tramo final fue de claro dominio albinegro, donde el equipo local estuvo a punto de lograr el gol de la victoria. Las tablas penalizan a los dos perseguidores del Albacete, ya que se marchan a cuatro y siete puntos de distancia de la última plaza que ofrece acceso a la promoción de ascenso.

Con ambos conjuntos conscientes de lo que se jugaban, el inicio de partido tuvo cada movimiento medido en una fase de control excesivo. El Burgos fue el primero en acercarse a la meta contraria con un tiro muy desviado de Bermejo tras un robo en campo contrario y el Cartagena contestó con la buena conducción de Martos en ataque que terminó con el primer saque de esquina del partido. A los cinco minutos se iba a producir la mejor ocasión de toda la primera mitad a favor del Cartagena: Grego Sierra se hizo un lío de último hombre y Jairo le comió la tostada para servir el balón a Borja Valle, que se fue sólo en carrera contra Caro. Sin embargo, el delantero no pudo aprovechar la oportunidad después de recortar al meta ya que se quedó sin ángulo y su posterior tiro lo detuvo Córdoba en el área pequeña.

Adoptó el Cartagena una posición más replegada para salir a la contra con rapidez y otro pase de Jairo casi planta de nuevo sólo a Valle, pero Caro estuvo atento para salir fuera del área y hacerse con el balón. A partir de entonces, las ocasiones de uno y otro equipo fueron más puntuales y no llevaron el peligro necesario para abrir la lata en el primer acto: De Blasis a punto estuvo de conseguir un gol olímpico de córner y Curro disparó desviado tras recortar en el balcón del área.

Cuando se alcanzaba el ecuador de la primera parte llegó la acción que marcó el partido desde muy pronto. En una jugada sin aparente peligro, Datkovic salió del centro de la defensa hasta el medio del campo escorado a la banda izquierda y realizó una entrada a destiempo sobre Aitor Córdoba por detrás cuando controlaba un balón. El árbitro del encuentro, Mateo Busquets, no lo dudó ni un segundo y enseñó la tarjeta roja al croata para mandarlo al vestuario antes de tiempo.

La expulsión obligó a corregir su equipo a Luis Carrión colocando a Martos en el centro de la zaga y a Jairo en el lateral. A pesar de lo que podía parecer, la inferioridad numérica no desequilibró la balanza y el choque continuó igualado hasta el descanso. Los albinegros perdieron fuerza en ataque y recularon ante el paso adelante de los burgaleses. Aarón apareció para detener una doble ocasión de Curro Sánchez y Navarro, pero los de Carrión terminaron el primer tiempo en campo contrario colgando centros que llegaron a incomodar a los visitantes.

El segundo tiempo siguio el guion establecido y la expulsión continuó sin penalizar demasiado a los cartageneros. De hecho, los del Cartagonova terminaron siendo superiores a su rival en el cómputo global. El equipo de Julián Calero comenzó golpeando con un pase filtrado a Gaspar Campos y su posterior disparo potente que Escandell tapó en el primer palo, pero no supo generar mucho más a pesar de introducir a Castel en la punta del ataque. Alcalá, Ortuño y Eteki dieron aie fresco al Cartagena después de la hora de juego y, junto a Franchu, que entró más tarde, mejoraron al equipo en el tramo final. Sin embargo, no fue suficiente. La mejor opción llegó en una jugada personal de Franchu, que llevó el balón de una banda a la otra para que Ortuño finalizase la jugada con un tiro demasiado escorado a las manos de Caro.

Pêpê sustituyó a Musto en el último cambio cartagenero y aportó su calidad para el último arreón, que tuvo en los pies de Franchu y Ortuño el tanto de la victoria. Primero fue el argentino el que se sacó una jugada con magia para romper a su par y poner en un compromiso al guardameta contrario y minutos después la tuvo el yeclano en la cabeza, rematando desviado un centro en el área pequeña cuando se encontraba libre de marca.

La última ocasión de Valcarce, que se marchó rozando la escuadra, puso el punto y final al choque. El empate no deja contento a ningún equipo, ya que ambos ven cómo se aleja el sueño del play off. La victoria del Albacete en esta jornada aleja la sexta posición a cuatro puntos de los albinegros y a siete de los burgaleses.