Se jugaba el Fútbol Club Cartagena seguir en la persecución de la sexta posición con hasta siete bajas en el equipo, varias de ellas de futbolistas claves, y no falló ante el CD Lugo con un gran partido. Quedó el conjunto albinegro en las manos de los menos habituales y éstos no defraudaron. Farru, Yan Eteki y Darío Poveda aprovecharon su oportunidad desde el inicio mientras que Ortuño, Rico, Franchu, Ferreiro y Sangalli se unieron desde el banquillo para llevar al equipo hacia la victoria. Con unas actuaciones más destacadas que otras, el Cartagena consiguió su objetivo, pero también recuperó la competencia de toda su plantilla, un aspecto que había perdido en ciertos momentos de la temporada.

Se daba en el Cartagonova un partido complicado para el Cartagena. El hecho de que fuera el colista el que visitaba el estadio albinegro no era sino un peligro añadido por sus urgencias y la desconfianza en la parroquia albinegra aumentaba a tenor de las bajas. Miguelón, Martos, Alcalá, Vázquez, Musto, Ureña y Sadiku no estaban disponibles para Luis Carrión, lo que generaba cambios obligados en el once y un banquillo de excepción.

Aparecieron en la pizarra tres nombres poco habituales: Farru, Eteki y Poveda. Cada uno de ellos completaría una línea afectada por las ausencias. Con trabajo, los tres terminaron siendo piezas destacadas del encuentro.

En primer lugar, el canterano José María Pérez ‘Farru’ se desquitó del grave error en La Cerámica que llevó al equipo a encajar el cuarto gol con un partido soberbio en defensa. El central actuó como lateral izquierdo ante la baja de Martos y no sólo cumplió a la perfección, sino que fue importante a la hora de detener las rápidas contras rivales. Terminó el partido con el 89 por ciento de acierto en el pase, 2 despejes, 3 entradas exitosas, 10 duelos ganados de 14 y una sola falta en los noventa minutos.

Algo menos de trabajo tuvo Yan Eteki debido al gran control del partido del Cartagena. Aún así, dejó sus mejores minutos con la camiseta albinegra en su primera titularidad. Tras 71 apariciones con balón, Eteki se marchó en el 62 para dejar su aportación en un 86 por ciento de acierto en el pase, 1 pase clave y 8 duelos ganados de 15.

Fue Darío Poveda la figura más visible de los cambios, y es que el delantero generó casi todo el peligro de su equipo con constantes desmarques y combinación con la zona de ataque. Pese a sus errores en definición -erró una clara ocasión de gol-, la insistencia le acabó dando el premio del gol en su segunda titularidad y terminó el partido con 32 apariciones, 3 disparos -solo uno a puerta- y 89 por ciento de pase con éxito.

El banquillo también dio alegrías a la parroquia albinegra aprovechando sus minutos. Ortuño tuvo media hora y generó la jugada del segundo gol. Franchu agitó el partido con sólo diez minutos y terminó marcando el 2 a 0. Menos brillantes estuvieron Ferreiro, Rico y Sangalli, aunque su participación también supone una buena noticia para el equipo en su situación actual de pocos minutos. En definitiva, el Cartagena no sólo sacó tres puntos importantes frente al Lugo, sino que también recuperó la imprescindible competitividad de la plantilla de cara a un final de liga caliente.