El UCAM Murcia CB se complicó este miércoles él solo su camino en la Basketball Champions League. Con su derrota ante el SIG Strasbourg (82-70) se quedó sin opciones de finalizar esta fase como líder de su grupo, cuando todavía resta una jornada por disputar, por lo que deberá tomar el camino largo si quiere seguir vivo en la competición europea. O lo que es lo mismo, tendrá que superar una eliminatoria en enero -al mejor de tres partidos- para acceder a la segunda ronda. En un mes ya cargado de partidos correspondientes a la Liga Endesa, el UCAM sumará también este ‘Play-In’ en el que todavía no conoce su rival, pero del que se jugará su factor cancha ante el Tofas Bursa dentro de dos semanas para finalizar en la segunda posición de su grupo y contar así con un tercer partido en el Palacio de los Deportes en caso de que se tenga que disputar ese duelo de desempate en la eliminatoria de enero.

Los de Sito Alonso se quedaron sin este privilegio de acceder automáticamente a la siguiente fase después de caer en Francia en un partido muy irregular, sobre todo en la faceta ofensiva. Y es que las precipitaciones en la segunda mitad, con lanzamientos rápidos en los primeros segundos, la falta de acierto en la primera, especialmente desde el perímetro, y una escasa fluidez en su juego en general fue lo que condenó al cuadro murciano anoche, a pesar de mostrar mejores sensaciones en defensa que en las de sus últimos encuentros.

El UCAM, pese a no dominar el marcador durante la media hora de juego, encaró los últimos diez minutos con todas las opciones abiertas al situarse tan solo cuatro puntos por debajo de su rival después de una buena reacción en ese tercer cuarto. Sin embargo, un nefasto parcial de salida dinamitó el choque a favor del SIG Strasbourg, que será el club que acceda a la siguiente ronda como líder.

La apuesta de salida con dos bases en pista, Travis y Bellas, permitió ver a un UCAM mucho más entonado en defensa, pero no le abrió más opciones en ataque. Keene, máximo anotador del encuentro, con 25 puntos, comenzó a hacer daño y a marcar territorio junto a Mitchell (10-9). Con las rotaciones, el equipo murciano mantuvo su listón atrás aunque tuvo más dificultades para anotar en juego, sobre todo desde el triple (14-12). Todo lo contrario a lo que ocurrió desde el tiro libre, donde el UCAM se mostró intratable con 9/10 en este cuarto (18-15).

Dos canastas consecutivas de Radovic abrieron un segundo cuarto en el que la falta de acierto desde el perímetro continuó lastrando a los murcianos (22-19). Sito Alonso dio entrada de nuevo a Bellas y Trice para intentar solucionar los problemas en la fluidez ofensiva, pero el técnico universitario tuvo que agotar su primer tiempo muerto al tomar ventaja el Strasbourg (26-19). Anderson y Trice cortaron la mala racha, y fue el base el que abrió por fin la lata desde el triple, después de un 0/10 desde esa distancia. El UCAM no aprovechó su última posesión, y una canasta con tiro libre adicional de Cavaliere parecía que iba a ser el punto final. Sin embargo, la última palabra fue de un Tomás Bellas que logró convertir rápidamente un inverosímil triple sobre la bocina para cerrar la primera mitad (37-32).

Al partido le costó de nuevo entrar en un ritmo algo más constante, lo que no beneficiaba nada al UCAM tras otro triple de Keene (42-35). El atasco en ataque, sobre todo desde el triple, fue castigado por el SIG Strasbourg y Lansdowne provocó el tiempo muerto de Sito Alonso tras ampliar la diferencia a diez puntos (45-35). El equipo murciano se enganchó gracias a un parcial de 5-0 que el acercaba a su rival. Las buenas sensaciones las confirmó también McFadden desde el perímetro, lo que provocó el tiempo muerto del Strasbourg (47-43). El UCAM se reencontró con el acierto desde la línea de tres y el escolta acercó todavía más a los de Sito Alonso a tres minutos para que finalizase el cuarto (49-48). No obstante, la cuarta falta de Sadiel Rojas podía hipotecar a la larga la reacción visitante al condicionar la rotación. Aunque el UCAM llegó en buena posición a los últimos diez minutos gracias a su acierto en el tiro libre (58-54).

Pero todo se vino abajo en un abrir y cerrar de ojos, tras el parcial de salida de este cuarto de 8-0 para los locales (66-54). El SIG Strasbourg no permitió que se le escapase la victoria en este tramo, pese a los intentos de los universitarios por acercarse, y supo administrar su ventaja ante un UCAM que pecó de precipitación en muchas ocasiones cuando todavía tenía tiempo por delante para voltear la situación (82-70).