Se cobró el fútbol su deuda con el Fútbol Club Cartagena en el momento menos oportuno. Después de salvar los muebles en el último minuto de las dos últimas jornadas, no repitió al cuadro albinegro una tercera vez. Mereció el Cartagena la remontada ante el Eibar por su convicción y mereció el regalo en forma de tres puntos en Andorra por su resistencia, pero no encontró el mismo camino ayer contra el Villarreal B a pesar de que Fortuna, diosa de la suerte, se lo puso en bandeja. Después de un horrible partido frente al Villarreal B, una pena máxima dejaba al Cartagena a tan solo once metros de lograr un punto importante, pero Alfredo Ortuño no la puso entre los tres palos.

La fatiga se convirtió un factor diferencial en la tercera jornada intersemanal del curso y el equipo de Carrión, con la única rotación de Calero, pagó las consecuencias. Fue mejor el conjunto visitante y en su dominio encontró el gol en una genialidad de Haissem Hassan para regalar el tanto a Pacheco. Reaccionó el Cartagena en el descuento, pero ni si quiera de penalti fue capaz de batir la meta contraria fallando Ortuño en el último suspiro. La derrota no permite recortar puntos sobre el líder, pero mantiene a los cartageneristas en el play off a dos jornadas para el término de la primera vuelta.

Dudas desde el inicio

Comenzó el partido con algunas dudas el cuadro albinegro y en los primeros cinco minutos fue el filial amarillo el que tomó la iniciativa gracias a un Hissem Hassan que orquestó el ataque de los suyos con varias llegadas por la banda izquierda. Recuperó sensaciones el Cartagena momentáneamente y empezó a generar oportunidades como la de Alfredo Ortuño en el seis, que recibió escorado en izquierda dentro del área y disparó fuera en el primer acercamiento cartagenero. Se hizo el Cartagena con el dominio de la pelota hacia el décimo minuto y de nuevo Jairo, el mejor del cuadro local en la primera parte, generó otra jugada de gol que Ortuño no pudo aprovechar enviando la pelota muy cerca del palo tras recortar por dos veces a un defensor dentro del área.

A pesar de las facilidades amarillas, no estuvo lo suficientemente incisivo el equipo para buscar el gol y una pérdida en campo contrario pudo costar el primero del Villarreal B. Se confió Datkovic en un balón que salvó Haissem sobre la raya, se confió la línea defensiva con la llegada del francés hasta el fondo y se confió Delmás ante un Sergio Lozano que buscó el centro raso con intención. Por suerte para el Cartagena, su disparo salió rozando la madera.

El ritmo de llegadas bajó y la presión del Cartagena no fue la mejor. Varias pérdidas en circulación permitieron la amenaza de Álex Forés en dos ocasiones sin éxito que evidenciaron la permisividad y el desorden de las líneas albinegras. Para más inri, Kiko Olivas se lesionó en una jugada común y tuvo que abandonar el terreno de juego para dejar aún más frío a su equipo, que fue superado en los últimos diez minutos de la primera mitad. Sergio Lozano lo intentó finalizando demasiado alto un centro peligroso y con un tiro en la frontal que obligó a Aarón a sacar la manopla.

Con malas sensaciones se marchó el Cartagena al descanso y de igual manera comenzó la segunda parte. La premisa de los locales tras la reanudación fue adelantar la línea de presión, pero no funcionó y el equipo de Carrión dejó demasiados espacios en un centro del campo que mostró síntomas de fatiga. En consecuencia, el gol visitante no se hizo esperar más de diez minutos, cuando Haissem le rompió la cintura a Datkovic para poner un balón perfecto al área pequeña donde Pacheco solo tuvo que poner el interior de su pie izquierdo para poner el 0 a 1.

Estuvo muchos minutos en ‘shock’ el Cartagena tras el gol y la entrada de Franchu y Tejera no cambió el partido. El filial valenciano controló el tiempo del juego a su antojo y su ataque gozó de espacios para hacer más daño, pero no volvió a encontrar el camino al gol ante un Cartagena que no reaccionaba. Carlo estuvo a punto de hacer el segundo para su equipo tras una buena combinación cerca del área y Aarón salvó el tanto en propia de Datkovic tras una cesión errónea en los minutos finales. No fue hasta el 90 cuando se reactivaron los albinegros en la búsqueda del empate y una doble oportunidad pudo poner el 1 a 1, pero Iker Álvarez detuvo con el cuerpo un mano a mano con Franchu y sacó después un remate raso de Sadiku en la segunda jugada que llegó a tocar el poste.

Ni de penalti

En mitad del descuento llegó la jugada que pudo cambiar el resultado y dar un punto al Cartagena, pero la suerte dio la espalda a los de Carrión esta vez. Franchu intentó alcanzar un saque de esquina que se perdió por el segundo palo cuando cayó sobre el césped agarrado por un defensor. Pasados dos minutos, el colegiado señaló la revisión en el VAR de la acción anterior y terminó señalando el penalti claro por agarrón, sin embargo, Ortuño ajustó demasiado su remate y la envió por encima del larguero perdiendo la oportunidad de rascar un punto en el último suspiro.

El final del partido certificó la derrota del Cartagena ante un Villarreal B que gana su segundo encuentro a domicilio de la temporada. No aprovecha el cuadro alinegro el tropiezo de Las Palmas en Oviedo y se aleja a cuatro puntos del liderato.

El entrenador del Fútbol Club Cartagena, Luis Carrión, compareció en rueda de prensa tras el encuentro para trasladar sus sensaciones a los medios de comunicación. Dolido por el resultado, el catalán admitió que el equipo estuvo mal y dio su versión de lo ocurrido sobre el campo. «No hemos estado nada bien en el partido. Aún estando imprecisos hemos controlado algo el encuentro, pero en la segunda parte hemos empezado mal y ha llegado el gol. Después hemos tenido más corazón que cabeza, pero no ha sido nuestro mejor día», resumió.

Carrión explicó más en profundidad las claves del encuentro y no culpó al cansancio del resultado. «Hemos perdido el balón muy rápido, hemos tenido imprecisiones y ellos son un equipo con mucho ritmo. Los dos últimos partidos han sido iguales y eso nos ha pesado, pero es muy fácil hablar del físico cuando pierdes y no creo que sea así», afirmó. «Nos han dominado lo suficiente para llegar cansados al final y así es como nos han ganado», añadió el técnico.

El de Barcelona tuvo tiempo para puntualizar la decisión del lanzador del penalti tras verse a Sadiku preparado para golpear y cambiar después la responsabilidad a Alfredo Ortuño. «Tenemos un papel en el que hoy ponía el primero a Ortuño, después Pablo y después Sadiku. Suelo dejar libertad para el que tiene confianza y eso no tiene que generar ningún problema. Se ha fallado y ya está. Ha metido todos los que ha lanzado, igual que Sadiku y fallar ese penalti no es ningún problema para mí», concluyó el entrenador del FC Cartagena, Luis Carrión.