El UCAM Murcia CB ha vuelto a tropezar con la misma piedra. Si desde el regreso por el parón por las Ventanas FIBA lleva incidiendo Sito Alonso en la importancia de mejorar y entrar bien al partido, sobre todo defensivamente, el conjunto universitario volvió a caer en el mismo error. Y es que diez minutos es lo que ha durado de nuevo el partido en el Buesa Arena, después de que el UCAM encajase un parcial de 29-12 en el primer cuarto que ha acabado condicionando el resto del encuentro (102-73).

Cierto es que el cuadro murciano llegaba aún más mermado al choque, con la baja a última hora de Nemanja Radovic por un proceso febril, dejando aún más tocada la posición de ala-pívot desde que se lesionó Ryan Luther. Sin embargo, ni siquiera la motivación a hacerle frente a los contratiempos ni la energía renovada que suponía contar con un nuevo jugador, como Rati Andronikashvili, quien no participó hasta bien entrada la primer parte, cambió la cara a un UCAM débil, vulnerable y muy lejos del equipo que se esperaba a estas alturas del campeonato.

El primer golpe volvió a dejar KO a los de Sito Alonso. Al igual que ocurrió en el WiZink Center, el nefasto primer cuarto condicionó los treinta minutos restantes para un UCAM indolente y sin capacidad de reacción en casa de uno de los equipos más potentes de la Liga Endesa. Ni siquiera el intentar llevar al límite a otro rival de Euroliga, que afrontó el pasado jueves su correspondiente jornada en esta competición, mientras que los universitarios 'descansaron' esta semana en la Champions, sirvió para poner algo más a un equipo murciano que vuelve a ver muy tocada su imagen para afrontar los importantes compromisos restantes en el mes de diciembre.

El miércoles, 7 de diciembre, visitará al SIG Strasbourg para defender la primera plaza del grupo A en la Basketball Champions League, mientras que el sábado 10 será el Real Betis el que visite el Palacio de los Deportes en la Liga Endesa.

Primer cuarto

Los problemas en defensa para el UCAM Murcia aparecieron demasiado pronto. A pesar de estar avisado, y de tener en cuenta que debía mejorar en el arranque por lo visto en anteriores jornadas, los universitarios tropezaron con la misma piedra en los primeros tres minutos y Sito Alonso se vio obligado a solicitar el primer tiempo muerto tras el 11-2 de salida. Mejoró algo el UCAM tras la charla del técnico, mostrándose algo más acertado en ataque con Travis Trice como líder e intentando frenar al Baskonia durante este tiempo (16-10). Sin embargo, con la entrada de Henry a pista, el cuadro vitoriano fue una apisonadora durante este tramo del encuentro al que se sumaron Costello y Hommes. Ellos lideraron un parcial de 10-0 ante un UCAM que contó con Sakho y Diop en pista juntos, debido a que Pustovyi no participó en este cuarto y la ausencia de Radovic (29-12).

Segundo cuarto

El partido bajó las revoluciones ofrecidas en los primeros diez minutos, aunque en este escenario tampoco se mostró cómodo el UCAM. El Baskonia lograba enlazar buenas jugadas y su superioridad en el rebote era clave para ejecutar más lanzamientos que los universitarios (36-17). El 0/5 en triples para el UCAM también comenzaba a pensar demasiado en la diferencia en el marcador, y a cinco minutos para el descanso Sito Alonso intentó cambiar el guion con la entrada de Andronikashvili y Klavzar (40-21). El conjunto murciano trató de estar más ordenado en este tramo del encuentro y tres tiros libres de Sadiel Rojas le acercaron algo en el marcador (43-28). El UCAM logró enlazar buenas acciones en ataque, aunque no tuvo suerte ni acierto en varias de ellas para recortar y la distancia se mantuvo al término de la primera parte (49-30). 

Tercer cuarto

La segunda parte arrancó con un parcial de 10-3 tras los triples de Kurucs y Giedraitis de nuevo (59-33). James Anderson cortó la mala racha para el UCAM Murcia, pero Hommes seguía haciendo daño desde el exterior y provocando una auténtica sangría que hacía prácticamente imposible que los universitarios pudieran meterse en el partido cuando todavía restaban unos 17 minutos para su final (64-36). Los de Peñarroya consiguieron elevar la máxima ventaja hasta el +30, antes de un triple lejanísimo de Trice. Y es que las canastas del base fueron lo único salvable de un UCAM incapaz de levantar cabeza en el Buesa Arena (67-42). De nada sirvió el intercambio de canastas y una leve mejoraría del UCAM si a falta de tres minutos para finalizar el cuarto el Baskonia ya tenía 26 puntos más en su casillero (75-47). Giedraitis, con un 5/5 en triples, clavó el enésimo puñal al conjunto universitario, elevando la diferencia hasta los 36 puntos cuando todavía quedaba un cuarto por disputar (85-51). 

Último cuarto

La amenaza de superar la barrera de los cien puntos estaba más cerca que nunca tras una técnica de Rojas y los puntos de Enoch y Howard (90-56). Lo mejor de este tramo fue poder ver a los jugadores menos habituales en acción un partido ya totalmente decidido, sin intensidad y sin apena ritmo (98-65). El Baskonia, que parecía un tren sin control hasta este momento, se contuvo para no hacer más sangre. Howard se tuvo que retirar, dolorido en el hombro tras una mala caída, y el Baskonia alcanzó los cien puntos con los tiros libres de Dani Díez (102-73).