El FC Cartagena se trae la victoria de Andorra en un partido enormemente competido y en el que tuvo que resistir sobremanera para aguantar el empate. Aarón Escandell se erigió en héroe de los suyos parando todo lo que llegó a su portería e Isak Jansson dio el triunfo al Cartagena en el último segundo aprovechando un regalo de Adriá Altimira. Se impuso en el partido el conjunto local, pero la suerte favoreció a los visitantes para ofrecerle tres puntos de oro en la lucha por el play off que le dejan cuarto en la clasificación.

En medio de un frío imponente a los pies de Los Pirineos dio comienzo el partido entre andorranos y cartageneros en lo que se presuponía un encuentro de alto nivel y que no defraudó. Ambos equipos salieron con las espadas en todo lo alto y el Cartagena fue el primero en amenazar con un remate de cabeza de Borja Valle en fuera de juego que metió el miedo en el cuerpo a los locales cuando tan solo habían transcurrido 30 segundos de partido. A partir de entonces comenzó un enorme duelo por ver quién era capaz de imponer su juego, algo que solo se decidió por momentos con mucha alternancia en todos los ámbitos.

Después de una peligrosa jugada en el área albinegra que Sinan Bakis no pudo finalizar se estableció sobre el terreno de juego una enorme presión del Andorra y una clara idea del Cartagena de elaborar desde atrás muy arriesgada que le puso en problemas en varias ocasiones. Los cartageneristas fueron de menos a más en la circulación de balón e incluso estuvieron brillantes en algunos momentos, pero la lenta velocidad en transición permitió al Andorra defender con relativa facilidad y no generó llegadas de claro peligro en la primera mitad.

Al cuarto de hora tuvo el Andorra la posibilidad de ponerse por delante, pero Escandell apareció para salvar a los suyos. Mika Marmol salió desde el centro de la defensa en conducción pasando líneas defensivas sin oposición y puso un peligroso pase a Sinan a la carrera. El turco controló, pisó área y cruzó un potente disparo raso, pero el meta valenciano sacó una manopla salvadora para detener el chut. Los de Carrión trataron de responder, pero la recuperación alta de Jairo terminó en agua de borraja después de no poder encontrar a De Blasis en el punto de penalti.

La más clara del Cartagena llegó de nuevo en una jugada invalidada por fuera de juego cuando Tejera encontró a Sadiku desmarcado en banda derecha y su pase de la muerte fue rematado por Borja Valle fuera. Pasados los primeros veinte minutos, los locales probaron con más insistencia a Aarón Escandell y le obligaron a intervenir hasta en cuatro ocasiones muy claras de los tricolor. Entre tanto, la banda izquierda de Jairo y Datkovic fue la más prolífica del Cartagena, pero no logró crear una jugada de verdadero peligro.

Así se llegó al descanso y el comienzo de la segunda mitad fue una continuación de lo visto hasta entonces. La portería de Aarón fue el objetivo de un absoluto bombardeo con disparos lejanos frustrados por el guardameta de Carcagente: Jacobo y Adrián Altimira se probaron sin éxito antes de una triple ocasión que a punto estuvo de convertirse en el 1 a 0. Bloqueó la zaga albinegra dos tiros dentro del área y el tercero, de volea por parte de Aguado, lo sacó Escandell con un paradón por alto.

Introdujo Carrión a Sangalli y Ortuño por Tejera y Sadiku con la intención de cambiar las tornas, pero el Andorra siguió a lo suyo merodeando la portería albinegra. Alcalá desbarató una conducción en solitario de Jacobo, Valera disparó muy desviado desde la frontal tras una pérdida de Sangalli y Escandell salvó por enésima vez el gol con un paradón a tiro de Iván Gil que terminó tocando en el poste antes de que la segunda jugada finalizase dentro de la red, pero en claro fuera de juego de Sinan Bakis.

A pesar del constante asedio tuvo el Cartagena una de las más claras del partido en una acción puntual de Borja Valle por la derecha con un centro raso que Calero no pudo rematar y que se paseó por el área pequeña. Con las variaciones sobre los onces por parte de ambos entrenadores el partido perdió en intensidad en el tramo final, donde ninguno parecía capaz de encontrar la claridad para hacer el tanto de la victoria. Retrasó líneas el cuadro albinegro en los últimos minutos dando entrada a Musto para fortalecer el centro y a Franchu e Isak para amenazar al espacio y cuando ya moría el partido se llevó la victoria el Cartagena gracias a un regalo de la zaga andorrana.

Ortuño envió un balón largo a Isak Jansson al espacio cuando Altimira se lanzó al suelo para tratar de ceder la pelota a su portero sin mayores complicaciones. No obstante, Lizoain también salió a por ese balón y el toque de su compañero dejó la pelota muerta al sueco, que remató sin portero en la última jugada del partido para certificar la victoria del Cartagena y tres puntos importantísimos en la lucha por el play off. Resistió el conjunto de la ciudad trimilenaria el ataque andorrano a la perfección y terminó encontrando la victoria gracias a ello en un competido partido de fútbol que pone cuarto al FC Cartagena