Segunda temporada del Molina Basket en la Liga EBA tras su brillante segunda parte de la competición del pasado curso, donde realizó unos grandes play off por la permanencia, con los de Javi Piqueras consiguiendo la permanencia deseada con gran solvencia.

El proyecto II en la categoría nacional tiene una clara vocación de continuidad y, sobre todo, es un premio merecido a los jugadores que tan gran éxito consiguieron el ejercicio anterior en un equipo plagado de juventud y cantera.

Hasta once son los componentes de la plantilla renovados de la pasada temporada, posiblemente un caso insólito en el baloncesto nacional, con unos jugadores que suman a su insultante juventud, una experiencia que se hará notar en el campeonato, donde ya los molinenses han cerrado las cuatro primeras jornadas con un 3-1: derrota en el debut en casa ante el poderoso Benidorm, y victorias en los derbis regionales ante Infante y Begastri, y en la pista del Gandía.

En el capítulo de fichajes, solo tres jugadores se reincorporan, mas que fichan, a la disciplina del Molina Basket, pues tanto Javi Vázquez, procedente de Irlanda y que con anterioridad estuvo en la cantera del Estudiantes, como Jorge Cruz, que regresa de Italia, y Dani Sánchez, de Rumanía, vuelven al pabellón Serrerías tras el programa Erasmus.

El mencionado Jorge Cruz, tras su paso por Siena, Ángel Manuel Lugo y Germán Yepes son los encargados de dirigir al equipo en la pista. Javier Velasco y José Ibáñez, dos jóvenes de 21 años, son los escoltas, mientras que en el puesto de alero están Mario Mármol, que a sus 35 años de edad es el más veterano de una plantilla cargada de juventud, Gregory René Cadme, Francisco Hernández, de solo 18 años, y Carlos Espasa, que a sus 29 años sigue anotando desde el perímetro tras pasar por Begastri, UCAMMurcia B, Basket Cartagena y Myrtia.

En el juego interior, Javi Piqueras cuenta con los ala pívots José Manuel Lorca y Javier Vázquez, con experiencia internacional tras pasar un año en el Killester BC irlandés. Y por último, los ‘cincos’ son Pablo José Sánchez, que con sus 2,08 metros es el techo del equipo y que aporta veteranía tras muchas temporadas en la cantera del UCAMMurcia y en su equipo de EBA, y Daniel Sánchez, que con solo 21 años sigue creciendo a pasos agigantados.

El objetivo para los de Molina de Segura es seguir avanzando en la categoría sin ponerse techo, pues la garantía de una de las canteras más prestigiosas de la Región les da licencia para seguir creciendo temporada tras temporada con uno de los presupuestos más bajos del campeonato. Y pese a ello, ya está dando mucho que hablar esta campaña, pero siempre contando con los jugadores de la casa. 

Joaquín García Box sigue al frente de una directiva incansable

El incombustible Joaquín García Box sigue al frente de la directiva del conjunto de Molina de Segura. A su lado tiene a Miguel Gómez Beteta como vicepresidente; Francisco Llinares es el secretario, quien también tiene la función de tesorero junto al exjugador Emilio Bujeque; y los vocales son Javier Vázquez, Augusto Tavelli, Héctor Martín y Francisco Hernández. Todos ellos se vuelcan en la promoción del baloncesto en Molina.

Con Andrés Burgos siempre presente

Andrés Burgos, a la derecha, en su etapa de jugador.

El pasado mes de febrero, la familia del Molina Basket sufrió una pérdida irreparable. La sonrisa de Andrés Burgos, de forma repentina, se apagó a los 22 años de edad. Durante muchas temporadas fue jugador del club y se había convertido en un colaborador incansable. Burgos, que era natural de Granada, comenzó a jugar cuando llegó con su familia a Molina de Segura en el CB Molina. Después, para seguir estando con sus amigos, al final de la edad cadete, se alistó al Molina Basket, donde dejó desde el primer momento su impronta. Tras la pandemia y debutar como senior en categoría nacional, decidió dar un paso atrás en un gesto noble porque sus amigos habían subido al conjunto de Liga EBA y él consideraba que no tenía nivel para jugar en esa categoría. Pero Burgos no dejó de colaborar con el club por dejar de ser un integrante más de la plantilla. Para estar junto a ellos decidió crear la peña Emebé, que acudía a todos los encuentros y animaba desde la grada sin cesar. Era su forma de apoyar a los amigos. Simpático, afable, social y siempre con una sonrisa, fue todo un ejemplo y estará en el recuerdo de la gran familia del baloncesto molinense.

EL TÉCNICO: Javi Piqueras

Javi Piqueras, maestro de Educación Física, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, cumple su segunda temporada en el banquillo del Sercomosa Molina en Liga EBA. Ha crecido junto al club como entrenador y es uno de los artífices de la prolífica cantera de la ciudad de la conserva. Además, también ha sido entrenador de las selecciones regionales en varios campeonatos.