Victoria del FC Cartagena en El Alcoraz con un gran partido del equipo de Luis Carrión a pesar de su fragilidad defensiva. Los albinegros dominaron gran parte del encuentro a través de un gran Pablo De Blasis y un enorme trabajo de Alfredo Ortuño en la punta del ataque. Comenzó adelantándose el Cartagena desde el punto de penalti gracias al delantero yeclano, que también recibió la falta dentro del área, recibió el empate a pies de Kanté antes del descanso y en la segunda mitad se volvió a adelantar el cuadro visitante, de nuevo con Ortuño como protagonista. Un destello de calidad de Gerard Valentin mezclado con buena suerte puso de nuevo las tablas, pero Sadiku dio el triunfo al Cartagena, otra vez de penalti, en el último minuto de partido.

Partido loco en El Alcoraz que comenzó con un Huesca más convencido y un Cartagena algo dubitativo. La presión del equipo de Ziganda propició varios errores de los albinegros en la salida de balón que le pudieron costar caros, aunque los locales no supieron aprovechar los regalos de Marc y Calero. Soko tuvo la primera con una volea de córner en el segundo palo y De Blasis se probó con un tiro lejanísimo que salió cerca del larguero en los primeros minutos.

Comenzó a cambiar las tornas el conjunto de Luis Carrión cerca del ecuador de la primera parte sacudiéndose la presión contraria y aprovechando un grave error del Huesca. De Blasis robó una pelota peligrosa en la frontal y recibió la falta de Tomeo cuando se marchaba a portería. Pedro Alcalá lanzó la falta directa encontrándose con el poste en su camino en la más clara de la primera parte. 

A pesar de recibir un susto después de un centro de Ratiu que Kanté no consiguió conectar en el área pequeña, el Cartagena había igualado la balanza en cuanto a sensaciones y fruto de ello llegó el gol cartagenero a la media hora de juego. Ortuño tiró de experiencia, se adelantó en un mal control de Anglada en el área y recibió la patada cuando el defensa trataba de despejar. El de Yecla se encargó de enviarla a la escuadra para poner el 0 a 1.

Tras el gol, el equipo de Luis Carrión se sintió cada vez mejor y comenzó a conectar posesiones más largas con presencia en campo contrario y un hiperactivo Calero en la derecha, no obstante, durante los mejores momentos de los albinegros llegó el tanto del empate. En una acción aislada, Soko recibió en tres cuartos de campo, aceleró y puso un centro vertical que Kanté envió adentro sin dejarla caer de volea tras ganarle la espalda a Pablo Vázquez.

Terminó la primera mitad con mejor inercia el Huesca, pero el Cartagena comenzó la segunda arrollador. Jairo y Calero, con una posición muy adelantada, comenzaron a generar problemas para el Huesca e incluso el madrileño golpeó al palo de cabeza tras un centro del tinerfeño. Ziganda introdujo a Gerard Valentin, Kevin Carlos y Sielva para mejorar a su equipo, atosigado por el cuadro albinegro, pero lejos de conseguirlo llegó el segundo tanto visitante. Mikel Rico la bajó en la frontal del área, filtró para Calero de cuchara y el lateral centró raso para Ortuño, que la esperaba en el área pequeña para rematar con fuerza y superar a Andrés Fernández pasada la hora de partido.

Después del segundo tanto, el Cartagena controló completamente el partido durante muchos minutos y el Huesca fue incapaz de generar peligro. No obstante, cuando el encuentro llegaba a su fin, otra acción puntual devolvió el empate al electrónico. Gerard Valentin arrancó lejos del área, se coló por detrás de un permisivo Datkovic y centró con potencia con la suerte de encontrar el desvío de Vázquez al palo corto y dos rebotes en Marc Martínez que terminaron con la pelota dentro.

No se rindió el Cartagena a pesar del golpe y en el descuento logró el gol de la victoria, de nuevo de penalti. Jansson se marchó por banda con calidad, la puso atrás para Tejera y Kento cometió falta sobre el catalán. Esta vez fue Sadiku, que había entrado por Ortuño, el encargado de certificar la victoria con un buen golpeo raso a la izquierda.

Logra los primeros tres puntos de la temporada el Cartagena y se quita de encima la ansiedad de visitante que sufrió el pasado curso. Arregla así el conjunto cartagenero el mal inicio ante la Ponferradina con un gran partido en El Alcoraz, aunque sigue teniendo deberes en la faceta defensiva, que corregirá con la comodidad que ofrece la victoria.